http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

20 de abril de 2017

TERRY ME VA, EN PLAÇA MOLINA LO HAN BORRADO...A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...20-04-2017...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA
El anuncio de TERRY,de los años 60, lo han borrado...!!!





A continuación foto de Galderich Piscolabis( te la he robado , con tu permiso, un abrazo gracias.)
Fa res a Pça. Molina plorant per la pèrdua. Espero que l'Skol de la gasolinera de Balmes estigui més protegida...




Ya no existe, el TRIS-TRAS...TODO ABAJO...!!!







Y a edificar mas pisos...!!!

15 de abril de 2017

ANTIGUES FOTOS, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...15-04-2017...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA
Forns de coure i vidre de Cristalleries Planell i molts dels obrers amb el puny enlaire. Autor, Francesc Carbonell Barberà. Anys 30 del segle XX. Arxiu Municipal del Districte de les Corts.
El 1984 s'hi celebrava la fira d'artesans en el marc de la Festa Major del Clot. Gràcies a tots.
De compres als Encants Vells o Fira de Bellcaire, a la Plaça de les Glòries. Desembre de 1987.
A la fotografia, del 1947 i autor desconegut, s'hi celebrava un homenatge a la vellesa. Arxiu Municipal del Districte de Gràcia.
Imatge d'autor desconegut de l'any 1935 pertanyent a la Col·lecció Club Excursionista de Gràcia conservat a l'Arxiu Municipal del Districte de Gràcia.
La falda de Montjüich
Us mostren, una fotografia dels anys 80' conservada a l'Arxiu Municipal de l'Eixample, durant una manifestació reivindicativa en defensa de les dones.

Foto dels anys 60-70 del segle XX,Barceloneta.
1940,Autor , Josep Bartolí Guiu, AHCB.
1950- 1970, Diumenge de Rams.
1962. Autor desconegut. Cedida per Bar Hidalgo. Fons de Recuperació de la Memòria Històrica Gràfica. Arxiu Municipal del Districte de Sarrià-Sant Gervasi.
1986. Construcció de la Torre Mapfre i  les obres de la Vila Olímpica per les Olimpíades de Barcelona.



11 de abril de 2017

LA VELLA CUARESMA, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...11-04-2017...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA
Penjada a la finestra superior, es pot veure la figura de la Quaresma amb set cames. Casa Apel.les Mestres.

La Vella Quaresma és la representació gràfica del temps quaresmal, que va de dimecres de cendra fins a Setmana Santa. El període penitencial dins la litúrgia catòlica es caracteritza pels dejunis i les abstinències, pel que popularment es coneix com fer magre. Tot plegat és una preparació ascètica per a la Pasqua.
Joan Amades i La Vella Quaresma 

Així, no és estrany que aquest interval de temps on la reflexió, el penediment, l’examen de consciència i la tristor prenen protagonisme es representi iconogràficament per una vella xaruga, amb cert aire desagradable i cara de pocs amics. Les singularitats que defineixen el personatge són que té set cames i duu un bacallà a la mà i un cistell de verdures, normalment bledes.

La vella, molt representada en la imatgeria popular impresa, té una funció de calendari que per mitjà de les cames ens duu a la Setmana Santa. Cada setmana se li arrenca o talla una cama i en arribar al final és cremada per analogia amb el seu predecessor el carnestoltes per un foc destrueix simbòlicament el període. Hi ha llocs on es procedeix a serrar la vella, que es fa quan la Quaresma arriba a la meitat (a la quarta cama). Grups d’infants fan captes de diners o aliments i fan veure que serren un bastó o l’estampa de la Vella Quaresma tot seguint el ritme d’una cançó. Amb el que es recull de la capta s’organitza un berenar col·lectiu.

És interessant l’anàlisi de la iconografia d’aquest personatge per tot el que representa i el fet que, com en les imatges del santoral, els seus atributs no són casuals i pretenen transmetre un missatge concret. Per un cantó ja hem vist que les cames de la Vella funcionen com un calendari, per tant, informen del moment concret en què ens trobem. Per l’altre cantó el bacallà i les verdures ens recorden que ens trobem en època de dejuni i abstinència de carn. Tot plegat conjugat per la representació d’una vella que acabarà destruïda pel foc. En la lectura simbòlica la vella podria representar el final de l’hivern que sucumbeix a l’arribada de la primavera i el temps pasqual de resurrecció. Per tant, la Vella Quaresma estaria en sintonia amb les representacions hivernals.

Coneixem representacions de la Vella Quaresma realitzada per gravadors que amb diverses tècniques com la xilografia, o més tard la litografia o la calcografia, van trobar en el tema costumista quaresmal un motiu per exhibir el seu mestratge en les diverses arts gràfiques. Però també n’hi havia de molt senzilles i humils que es limitaven a ser una silueta retallada de paper de diari. Com a reclam de venda, les peixateries i parades de pesca salada realitzaven un calendari similar al de la Vella amb un bacallà sec on es penjaven set bacallanets petits o set arengades.

Actualment malgrat que el temps de Quaresma ha perdut intensitat per la laïcització de la societat, la Vella Quaresma continua vigent i adopta noves formes de representació i de celebració, com pot ser el cas de s’Àvia Corema a Maó, o el Serra la Vella d’Ullastrell. En les dues poblacions esmentades una geganta és la Vella Quaresma, una evolució que és garant de la supervivència del personatge. Algunes escoles també han adoptat aquest personatge entre el Carnaval i les vacances de Setmana Santa per treballar diversos aspectes del currículums escolars.




7 de abril de 2017

LA MATERNITAT D'ELNA, Elisabeth Eidenbenz ,A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...7-04-2017...!!!






Trabajó como maestra en diferentes colegios de Suiza y Dinamarca hasta que decidió integrarse en la Asociación de Ayuda a los Niños de la Guerra.

Llegó a Madrid el 24 de abril de 1937 como voluntaria para ayudar a madres y niños del campo de concentración francés durante la guerra civil española, formando parte de un envío de ayuda humana y material. Tras la caída de la república, los exiliados se tuvieron que refugiar en los campos franceses, en los que muchos de ellos murieron por desnutrición, enfermedades y demás tipos de miserias. Debido a ello cualquier mujer embarazada estaba condenada a perder a su hijo, o peor, morir ella en el parto. Por ello Elizabeth decidió convertir un palacete abandonado, próximo a la localidad de Elna (y junto al campo de Argelès-sur-Mer) en un hogar de maternidad.

1939. Al crit de “Alceu el puny, camarades! els homes es preparaven per ser retratats al Camp d'Argelers.



Monolito playa Argeles
La maternidad de Elna. Fuente, flickrhivemind.net


Al principio se mantuvo la maternidad gracias a donaciones voluntarias que llegaban de Europa, pero tras el comienzo de la II Guerra Mundial, los fondos disminuyeron y comenzaron a llegar refugiados de Francia y el resto de Europa. Principalmente eran mujeres judías que huían de la ocupación nazi. Por ello, la maternidad se vio obligada a tener que asociar la maternidad con la Cruz Roja y acatar la política de esta sobre neutralidad. Esto le impedía a la maternidad acoger refugiados políticos, sobre todo judíos, y por ello se decidió falsear la identidad de gran parte de ellos con el fin de burlar estas leyes. Fueron muy hostigados por la Gestapo, llegando a ser detenida Elizabeth en una ocasión.
Diversas escenas de la maternidad de Elna. Fuente, google.


Salvaron aproximadamente a 400 niños españoles y 200 judíos procedentes de Europa.


Retirada en la población de Rekawinkel, a 30 km de Viena (Austria), a partir de 2002 le comenzó a llegar el reconocimiento a su labor, con la publicación de varios libros sobre su gesta y la concesión de varias distinciones individuales. Falleció en Zúrich el 23 de mayo de 2011, a la edad de 97 años


5 de abril de 2017

US RECOMANO VEURE AQUESTA GRAN PEL·LÍCULA SOBRE L'ESPANYA DELS ANYS CINQUANTA,BONÍSSIMA US AGRADARÀ, SEGUR, MALGRAT ELS peperos QUE LI HAN FET BOICOT, ÉS LA REALITAT DEL QUE VA PASSAR, US LA RECOMANO,A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...5-04-2017...!!!


No se porque le han hecho boicot a esta película, yo, personalmente os la recomiendo...Verdades como puños, divertida, y la escena final remata esta gran película.





LA REINA DE ESPAÑA supone la vuelta a la comedia de Fernando Trueba “Una gran parte de mis película son comedias. Llevaba un tiempo alejado del género. Ahora tenía una necesidad física, moral, de volver a la comedia. De volver a escuchar la risa del público, de la gente”.


La película cuenta la historia del retorno a España de la gran estrella Macarena Granada (Penélope Cruz), quien tras haber triunfado en Hollywood regresa a nuestro país para incorporarse, en el papel de Isabel la Católica, a uno de los increíbles rodajes que vinieron a filmar los americanos a partir de 1956, una vez terminado el bloqueo internacional a la dictadura. Al enterarse Blas Fontiveros (Antonio Resines), que no había vuelto a España desde que se fuera a dirigir La niña de tus ojos 18 años atrás, decide regresar y encontrarse con algunos de sus viejos amigos. Su llegada desata una serie de acontecimientos que pondrán a prueba el rodaje de la superproducción.

Cinco días después de su estreno, la búsqueda más frecuente en Google acerca de La reina de España es "boicot". Esta estadística indica que los medios han escrito mucho sobre el boicot promovido en contra de la película, una protesta popular para castigar a su director, Fernando Trueba, por asegurar que no se ha sentido nunca español. Las declaraciones, vertidas durante su discurso al recoger el Premio Nacional de Cinematografía el año pasado, le perseguirán toda su vida. Pero no por su trascendencia, sino porque toca el hueso de un tema escabroso y aparentemente irreconciliable (la identidad nacional) y por lo tanto enciende las redes. Un fuego que, sin excepción, siempre se traduce en cientos de miles de visitas para la web que lo azuza.
Amplificar una polémica, por muy reducida que sea, alimenta el tráfico de una web en varias tandas: un par de usuarios dejan comentarios llenos de rabia acerca de algún tema de actualidad. Horas después el medio en cuestión se hace eco de que "las redes sociales arden con la polémica", incluyendo un par de tuits tan indignados como anónimos que regalan su minuto de gloria al autor. Miles de personas entran en la noticia. Días después, esos mismos medios titulan a todo color que "la polémica hunde a La reina de España en taquilla". Miles de personas entran en la noticia.
Todas las interpretaciones de Penélope Cruz, ordenadas de peor a mejor
La reina y su corte: así retratamos a Penélope comiendo paella
Lo peligroso de esta dinámica es que en este caso todo indica que dicha polémica no habría existido de no haber recibido publicidad por parte de esos medios. La iniciativa, promovida con un póster en el que están sucediendo muchas cosas a la vez y todas enmarcadas por la bandera española, tiene 600 retuits en Twitter. El hashtag #BoicotTrueba no se ha alzado ni con medio centenar adeptos. El tuit compartido por Fran Rivera (originalmente escrito por un bot) ha sido retuiteado 300 veces. En un país de 47 millones de habitantes, cuesta creer que esta difusión haya llegado al número de espectadores suficiente como para arruinar la trayectoria comercial de La reina de España: 400000 euros ante un presupuesto de 11 millones, el mismo dinero que recaudó hace 18 años la primera parte, La niña de tus ojos. Los mismos medios a los que no les tiembla el pulso para responsabilizar al boicot de este fracaso en el titular de la noticia, ni siquiera se molestan en argumentarlo dentro del texto. ¿Y cómo lo sabemos? Porque hemos hecho click en el artículo.
La reina de España no es la primera película en suscitar una polémica extracinematográfica. Tampoco será la última. La resurrección del dichoso comentario de Fernando Trueba, publicado hace más de un año y convenientemente recuperado ahora, no ha cambiado la forma de pensar de nadie. Sólo ha reafirmado en su posición a todos aquellos que consideran que el cine español está lleno de rojos, y que los artistas que critican al gobierno son unos desagradecidos. "Pues para recibir subvenciones bien que se considera español", reflexionaban algunos. "Que devuelva el dinero", pedía Fran Rivera. Jordi Évole, por su parte, expresó sus ganas de ver la película "y más cuando veo a fachas que quieren boicotearla", un tuit que no sólo mea fuera del tiesto, sino que lo hace a discreción y sobre heridas abiertas. Incluso un artículo del blog HoyCinema (ABC) le recordaba al director que "de bien nacidos es ser agradecidos".
Fernando Trueba no recibe dinero público porque sea patriota, sino porque es un artista que ejerce su profesión en España, al igual que en 1992 el británico Ridley Scott recibió 200 millones de pesetas por rodar 1492: la conquista del paraíso. Y no, Trueba no puede devolver un dinero que evidentemente no se quedó en su cuenta corriente: las subvenciones públicas que ha recibido (concedidas por el Ministerio de Cultura por obligación expresa de la Unión Europea), entre 400000 y 800000 euros por película, fueron a parar, entre otras partidas presupuestarias, a los sueldos de todos los que trabajaron en La reina de España. Esos profesionales y artistas, y no Trueba, serán los mayores perjudicados por el fracaso de la película. Se sientan o no españoles.
De los 11 millones de euros que ha costado la película, más de 10 no son subvencionados sino aportados por empresas privadas comprometidas con la industria del cine español. Reducir los motivos de su fracaso al boicot es un titular tan llamativo como irresponsable, porque ninguna película quiebra por una sola razón, sino por un cúmulo de variables.
¿CÓMO DEMONIOS VA UNA PROTESTA EN LAS REDES A CONSEGUIR DERRIBAR UNA PELÍCULA EN UN PAÍS EN EL QUE EL 91% DE HABITANTES VE LA TELEVISIÓN Y EL 0.8% TUITEA SOBRE ELLO?

Puestos a especular, cabe atribuir el fracaso de La reina de España al hecho de que no le está gustando a casi nadie, lo cual ahuyenta al público potencial que aún dudaba si verla o no. La comedia folclórica, un clásico de nuestro cine (Las cosas del querer, Yo soy esa) pertenece a otra época y no atrae al público joven; en España no existe tradición de secuelas; hoy triunfa un formato de comedia muy distinto, millennial y gamberra; La niña de tus ojos no conserva tanto tirón como pensábamos; ni Fernando Trueba ni Penélope Cruz, por muy famosos que sean, resultan valores seguros en la taquilla; y la mayoría de las producciones cinematográficas de Atresmedia, a diferencia de las de Mediaset, fracasan comercialmente: nadie ha pedido boicot para la admirada Que Dios nos perdone, y aun así se ha estrellado en taquilla. Pero por encima de todo, el fallo de La reina de España ha sido no conquistar al público de más de 50 años, que ni utiliza internet ni le interesan las polémicas, pero que simplemente no ha querido ir a ver la película.
Fernando Trueba y el reparto de 'La reina de España' en el estreno de la película.
Fernando Trueba y el reparto de 'La reina de España' en el estreno de la película.© Gtresonline
¿Cuántos de los boicoteadores tenían previsto ver La reina de España? Ahora ya no importa. Resulta más fácil creerse la teoría del boicot, tanto para ajenos como para propios. Fernando Trueba disfruta estos días de una ronda extra de entrevistas y publicidad gracias a la controversia. Para él es más fácil defenderse como una víctima que asumir que su película sencillamente no ha interesado. Con un poco (o un mucho) de suerte, La reina de España se beneficiará de un efecto rebote que la convierta en un emblema de la libertad de expresión. Desde que Donald Trump atacó el musical de Broadway Hamilton, la venta de entradas (ya de por sí imparable) se ha disparado, por el mismo motivo por el que el New York Times ha ganado 132000 suscriptores nuevos (10 veces más que en el mismo periodo de 2015) desde que el presidente electo aseguró que el periódico está condenado a hundirse. Y a tenor de los números que ha hecho en su primer fin de semana, convertirse en una especie de declaración de intenciones (¿antifacha?) es la única baza comercial que le queda a La reina de España para sobrevivir.
Resulta inexacto y atrevido responsabilizar a las redes sociales de los éxitos o los fracasos de un producto según convenga, por mucho que el titular sea tentador. Si la llamada al boicot más emblemática de nuestra historia reciente, la ejecutada contra los productos catalanes en general y el cava en particular, no ha hundido la industria de Cataluña en la miseria económica, ¿cómo demonios va una protesta en las redes a conseguir derribar una película en un país en el que el 91% de habitantes ve la televisión y el 0.8% tuitea sobre ello? El reality show de drag queens Rupaul's Drag Race (en España, Rupaul reinas del drag) "incendió las redes sociales" en su estreno, arrasando con un trending topic que se tradujo en un 0.6% de cuota de pantalla y menos de 100 000 espectadores.
#FelizLunes es trending topic nacional cada lunes y eso no hace que el día vaya mejor. Las redes sociales pueden reflejar los sentimientos de cierto número de personas, pero no tienen poder masivo, aunque algunas aseguren que son capaces de matar exalcaldesas. Sobre todo porque la tendencia generalizada es centrarse más en la negatividad que en la alegría (tras tuitear #FelizLunes la mayoría de los usuarios se pasa el lunes quejándose de cosas), y los que disfrutan con un artículo se limitan a darle "me gusta" o compartirlo en su muro, dejando la sección de comentarios destinada para el odio. En líneas generales, dirigimos nuestra felicidad a la vida real y concentramos nuestra negatividad en las redes sociales.
A principios de año una plataforma propuso que Elsa, la protagonista de Frozen, tuviera una novia en la secuela. Evidentemente hubo reacciones en contra, por parte de padres preocupados por tener que explicarle a sus hijos qué es una lesbiana. Pero fue la repercusión mediática de estos comentarios homófobos (incluso de los que encabezan sus opiniones con "yo no soy homófobo, pero") lo que animó a miles de internautas a sumarse a esta ola de rechazo contra la teórica homosexualidad de la princesa: nadie se lo había planteado hasta que los medios no etiquetaron la historia como una "polémica", término que automáticamente requiere que todo el mundo se posicione. El asunto habría caído sordo como un árbol solitario en el Amazonas de no ser por lo jugoso que resultó para los medios. Y los responsables finales de dicha decisión, Disney y los directores, no participaron en ningún momento en el proceso de creación y propagación de la controversia. Ni falta que hacía.


Si tenemos en cuenta los antecedentes ideológicos de Disney, cabe esperar que Elsa finalmente no tenga novia en Frozen 2. El motivo es, sencillamente, que Hollywood sabe que es más rentable pasarse de conservador que de subversivo: el público más progresista tolera mejor el cine tradicionalista que viceversa. Sin embargo, muchos medios se apresurarán a asegurar que "Disney cede a la polémica y no convierte a Elsa en lesbiana". Y en ese momento, algún usuario anónimo indignado leerá el titular y se le ocurrirá una polémica nueva.