LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

4 de febrero de 2016

BAR NÚRIA DE LA RAMBLA, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...4-02-2016...!!!

Imagen de un fragmento de la carta escrita por Carme Mauri sobre el bar restaurante Núria


Una carta inédita saca a la luz los orígenes ocultos del mítico bar Núria de la Rambla


Una hija de los fundadores relata en una misiva los desconocidos primeros años de la vida del negocio que celebra 90 años con múltiples actividades

Fachada del bar restaurante Núria en 1926 (Archivo Núria)

Foto antigua de la fachada del Restaurante Núria en la Rambla (Restaurante Núria)


Fachada del bar restaurante Núria en 1926 




JESÚS SANCHO 03/02/2016 21:00 | Actualizado a 04/02/2016 11:24
El emblemático bar restaurante Núria de la Rambla, justo enfrente de la fuente de Canaletes, está de aniversario y no faltan las sorpresas. Este jueves inicia una serie de actividades para conmemorar su 90 aniversario con una carta que se ha dado a conocer donde se explica los primeros años más desconocidos del mítico local. La autora del documento es Carme Mauri, hija de uno de los fundadores del negocio, Francisco Mauri.

La reapertura del local en 2014 tras una amplia reforma captó la atención de los medios que algunas informaciones situaban sus orígenes en 1930. Pero para Carme Mauri, hija de uno de los fundadores del restaurante, los números no le cuadraban. Carme leyó el artículo de la reapertura del Núria en La Vanguardia en su edición del 6 de marzo y se animó escribir una carta a los actuales propietarios para explicar la fecha exacta de la apertura del establecimiento en 1926, cuatro años antes de lo que se decía.


 bar restaurante Núria en 1926 (Archivo bar restaurante Núria)
La carta, que ahora los actuales responsables han decidido darla a conocer, la escribió en 2014 cuando tenía 98 años. Sitúa la inauguración del Núria un mes de febrero de 1926, un hecho confirmado tal como se hacía eco de la noticia La Vanguardia en su edición del domingo 7 de febrero de 1926. “Ayer, a las cinco de la tarde, y ante numerosa y distinguida concurrencia, se celebró la inauguración del nuevo establecimiento denominado ‘Nuria’ admirablemente instalado en la Rambla de Canaletas, núm.18, en el local que antes ocupaban los almacenes ‘El Globo’”, informaba entonces La Vanguardia.

El Núria instaló el primer tirador de cerveza de Barcelona
Carme, ya fallecida, explicaba en la misiva con todo detalle que el negocio se inspiró en los mejores locales de París de la época y también fueron los primeros en montar el primer tirador de cerveza de Barcelona. Pero no eran las únicas novedades. “En el salón interior por la tardes, a la hora del té, amenizaba un terceto de piano, violonchelo y violín que daba vida a la sala. Fue una gran novedad y señal de distinción”, detalla.

También destacaba en medio del local una gran escultura “de dos metros de altura” de un Manelic, a imagen y semejanza del personaje de ‘Terra Baixa’ de Àngel Guimerà que se interpretaba en el vecino teatro Poliorama precisamente aquel 1926. “Mucha gente de los pueblos venían a ver el local y la función”, afirma Carme.

¿Por qué el nombre de Núria?

La hija de uno de los fundadores del Núria también desvela los orígenes del nombre del local. Hace referencia a la virgen del famoso santuario del valle pirenaico. De hecho, en el salón de música se pintaron pequeños murales con paisajes del valle. La idea del nombre fue del padre de Carme, pastelero de profesión. “Mi padre explicaba que tenía un amigo que decía que los nombres comerciales para tener éxito tenían que ser cortos y fáciles de recordar. Él había pensado en Núria, era catalán, nuevo y dulce”, rememora.

El nombre del local tuvo muy buena aceptación entre los barceloneses. “Hasta entonces casi no se conocía o se conocía muy poco tanto el nombre como la montaña. Todos nos felicitaban y muchas niñas que nacían les pusieron el nombre de Núria”, relata Carmen.

Los exitosos inicios del Núria también llevaron a que en 1929 se abriera un salón de banquetes “con una espléndida tribuna en el principal”, escribe Carme. “Recuerdo los años que tuvimos el Núria como una cosa especial en mi vida y de toda la familia”, concluye. La historia del Núria abrió un nuevo capítulo a partir de los años 30 cuando el negocio pasó a manos de José Vila y Marcelino Cortadellas, una dinastía familiar que continúa al frente del negocio con la tercera generación, la de los nietos Montse Vila y Marcel Cortadellas.

El restaurante Núria durante una época sirvió también como colmado (Archivo bar restaurante Núria)

Una carta como un cuento

Marcel, que recogió en persona los manuscritos de Carme en un encuentro que tuvo con ella misma en el Núria, al leer la historia afirma que le hizo “mucha ilusión” y fue como “un cuento muy especial”. Marcel, de hecho, tiene una hija que se llama Núria y también una hermana con el mismo nombre. “Estamos muy orgullosos de cumplir 90 años con el reto de recuperar la Rambla para los barceloneses”, añade uno de los actuales responsables del Núria, que, como Carme, tiene en su memoria múltiples recuerdos y anécdotas. “Mi padre nos explicaba que en la época de guerra vendía a escondidas el plan blanco en lugar del pan amarillo permitido”, cuenta Marcel.


Imagen de un fragmento de la carta escrita por Carme Mauri sobre el bar restaurante Núria (Archivo bar restaurante Núria)
Otra anécdota ocurrió durante la Guerra Civil cuando un día unos milicianos vinieron a cerrar el local por el toque de queda, pero al no encontrar las llaves tuvieron que avisar a un cerrajero para clausurarlo. La otra vez que tuvo, además de la remodelación del 2014, que cerrar el Núria fue en 1985 a causa de un incendio del que prácticamente solo se salvó una báscula, que hoy en día se puede ver en el local.

Desde limpiabotas a fiesta cervecera

Para celebrar el 90 aniversario los responsables del establecimiento han programado diferentes actividades desde este jueves hasta el sábado 6 de febrero. Este jueves a las 19:00 horas hay una fiesta de la cerveza y de rumba, con la colaboración de Estrella Damm y músicos de Gitanos de Gràcia.

Cenas con representaciones teatrales o rutas históricas para explicar la evolución de la Rambla de Canaletes son otras de las propuestas de este clásico de la restauración. Durante estos días también vuelve a la carta tres recetas clásicas de platos de caza : civet de jabalí, perdiz a la vinagreta y cochinillo asado.



El Núria, nombrado ‘Ramblista de Honor’ en 1988, también recupera por unos días el oficio de limpiabotas y ofrecerá este servicio a los clientes de forma gratuita en la puerta del restaurante de 10 a 12 horas del jueves 4 al sábado 6. El Núria que vivió Carme cuando era pequeña en sus orígenes revive con más fuerza que nunca en la Rambla.

13 comentarios:

Tot Barcelona dijo...

Lo recuerdo como si fuera ahora...como colmado...Cuando íbamos a ver que es lo que había en El Águila, en Pelayo esquina Rondas, bajábamos por Pelayo hasta Rambles...y allí a ver que se nos despistaba...Alguna naranja siempre se sacaba ¡¡¡¡
Jooo...que bárbaros..
un beso

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Que tiempos aquellos, me parece verte con tus amigos recorrer esas calles.
Miquel, te has cambiado el logotipo?
Ahora me estoy dando cuenta.
Ya no buscas político decente?

Un abrazo y BFDS.
Muchas gracias.

car res dijo...

Muchos recuerdos,muchos,me trae el Nuria.Era el lugar donde mi novia y yo(hoy mi mujer),en los
sesenta y en los setenta acabábamos cenando,después de ir al cine.Un bocata,una coca y un par
de cervezas de barril.No sé cuantos cines quedan aún abiertos,por la zona,pero entonces había
muchos y muy buenos.Todo un lujo,para aquellos tiempos.
Buen trabajo el que haces,hurgando en los recuerdos amados.
Saludos."ben"

Chordi dijo...

recuerdo las noches de verano que acudía con mis padres a sentarnos en las Ramblas con un helado del Nuria, servido como en un canastilla de papel de magdalena gorda....estaba sabroso, era de vainilla y tropezones de fruta escarchada.....y que tranquilidad, seguridad y comadreo de vecinos en una ramblas imposibles de recordar hoy en día.....

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Muchas gracias por compartir tus agradables recuerdos.
Un saludo BEN.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

hola querido y estimado CHORDI, yo me acuerdo cuando veníamos de Sabadell con mi madre y mi tía Julia, cuando pasábamos por el Núria,de los jamones que habían colgados, nunca vi tantos jamones de pequeña.
Un beso , muchas gracias y BFDS.
Abrazzzzzzoooooooooooosssss.

Tot Barcelona dijo...

Es que he puesto esto de la G...y salió los lavaderos de Collcerola...no me preguntes porqué...De todas maneras los políticos ya me han demostrado que no son decentes...
Un beso

Tot Barcelona dijo...

y en vez de salir Miquel sale Tot...blabla bla... da igual...ya nos conocemos...

Mª Trinidad Vilchez dijo...

No pasa nada, la foto es bonita, pero me gusta más tu logo, el de siempre.
Un beso y gracias Miquel.

Renato Rocca dijo...

Sempre me paro en frente con mi taxi a la parada, e siempre veo el Nuria, ma jamas pensé que tenia tanta historia, un saludo

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Muchas gracias Renato, un abrazo y muchísimas gracias...BFDS...!!!

Rodericus dijo...

Por suerte, uno de los pocos negocios que sobreviven por encima de todo.

También recuerdo la época en que vendían como un colmado, con el genero expuesto en cajas en la puerta.

Un beso.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Por suerte Rodericus, muchas gracias por tu comentario, un beso.