LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

17 de septiembre de 2015

BARCINO COLONIA ROMANA, DE LUIS CONDE MORAGUES, CAPITULO Nº 8º, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...17-09-2015...!!!

Detalle de la vista de Barcelona frente al puerto en 1565,
por van Wÿngaerden. National Museum, Wien.


… el deleitoso emplazamiento de las ricas Barcinonas.
Pues allá un puerto despliega brazos seguros y la tierra está siempre irrigada por aguas dulces. …
- AVIENO -



El escenario físico e histórico Algún embarcadero natural en Barkeno pudo ser conocido por los romanos desde antiguo, por Cesar durante la Guerra Civil  o incluso antes. Pero el lugar parece adquirir importancia durante la gran reorganización militar y logística de la Hispania Citerior por Augusto, hace más de 2000 años. Durante las décadas de las guerras contra los cántabros y astures, Faventia-Barcino pudo convertirse en el puerto mediterráneo más favorable para mantener el contacto por mar con Ostia, - el puerto de Roma -, completando una larga ruta de importantes enclaves militares que Augusto crea a lo largo de un recorrido por el norte de Hispania. Era una serie de grandes campamentos que desde Tarraco (Tarragona) y Faventia-Barcino llega hasta Mirobriga (Braga, en el norte de Portugal), pasando por Ilerda (Lérida), Caesaraugusta (Zaragoza), Clunia (cerca de Burgos), Leo (León), Asturica Augusta (Astorga) y Lucus (Lugo), Faventia-Barcino estaba muy cerca de otras antiguas e importantes ciudades costeras, bastante bien conocidas, como Baetulo (Badalona), Iluro (Mataró) y Subur (Sitges), que eran ciudades con una amplia playa. O sea con una zona de embarque útil para barcos de escaso calado. La ciudad más cercana (a 4 km) y la más grande, Baetulo, había sido fundada de nueva planta en la primera mitad del siglo II a.C, con un recinto amurallado de unas 11 hectáreas, junto a la desembocadura del río Besós (García, 2003). Ambas, Barcino y Baetulo, distan unos 100 km de Tarraco, la capital de la Hispania Citerior desde el siglo II a.C. 
Tarraco también era una ciudad portuaria y muy bien comunicada con el resto de la península. Había sido un puerto clave durante la conquista de Hispania tras la segunda guerra púnica y durante las guerras civiles de Roma. Finalizando la conquista de Hispania,durante las campañas contra cántabros y astures, fue la residencia del propio Octavio Augusto,
La fundación tardía de Faventia.Barcino, de nuevo sobre la costa, parece entonces redundante. Solo pudo tener sentido impulsar a otra ciudad portuaria en Catalunya si entonces resultaba muy valiosa, o casi imprescindible dentro del gran sistema estratégico y logístico-militar implantado a lo largo de las campañas de Augusto.
Solo como asentamiento de legionarios jubilados, Roma tenía y usó muchas otras alternativas, cercanas o lejanas, tan o más atractivas. Si Faventia-Barcino creció tan rápidamente y predomina tras un par de siglos debía (además) ofrecer otras ventajas específicas.

En el siglo I a.C., el puerto de Tarraco (Tarragona) en la desembocadura del Tulcis (Francolí), ya estaba prácticamente cegado. Tanto así que en el siglo I d.C. Estrabón decía que Tarraco era una ciudad sin puerto (Estrabón, 1992: 97; Otiña, Ruiz de Arbulo, 2000: 107-136; Ruiz de Arbulo, 2002: 87-107). Lo mismo se podía aplicar al puerto de Emporion (Ampurias), – el primer puerto usado por los romanos en Hispania a fines del siglo III a.C. -, ya obstruido por el Ter. El caso de Dertosa (Tortosa) era singular. El Ebro era navegable en época romana hasta Caesaraugusta (Zaragoza), que conserva un puerto fluvial. Pero su calado es fluctuante. Y en verano el caudal es muy reducido. Remontar la corriente sería lento y costoso, sobre todo durante el estío. Pero el verano es la época de mayor actividad militar. En cualquier caso el Ebro sería de utilidad limitada ya que se requerían naves de fondo plano, de las cuales no siempre se dispondría con rapidez, flexibilidad y cantidad, en el caso de una intervención militar rápida (Dilioli, 2009: 129-155). Hay indicios de que Dertosa disponía de un puerto marítimo y otro fluvial, lo que indica que sería normal un costoso transbordo para las cargas marítimas que debieran remontar el río o viceversa (Járrega, 2008: Járrega, DiliolI, 2014). Posiblemente su actividad principal, como vía de comunicación, fuese el descenso de mercancías.


A fines del siglo I a.C., medio cegados algunos puertos romanos importantes por los sedimentos fluviales (Tarraco y Ostia, como ejemplos), lo razonable era desarrollar y asegurarse un puerto con profundidad suficiente, no demasiado expuesto a aportes de sedimentos y bien protegido del mar y del viento.
La geomorfología de la costa catalana, tuvo que ser un factor decisivo.
La casi totalidad de las playas del Maresme, Barcelonés y Tarragonés están orientadas al levante, abiertas al mar y presentan un talud muy suave, solo tomando profundidad lejos de la línea de costa.
Pero no así Barcelona. Obviamente su costa estaba parcialmente resguardada por Montjüich, por el promontorio amurallado de Faventia-Barcino y también por diversos salientes rocosos. Pero además estaba bien protegida de las tempestades de levante por unas extensas barras arenosas frente a la costa, hoy muy olvidadas, que resguardaban a un puerto interior. Y este puerto interior tenía entonces una profundidad muy favorable gracias a una falla tectónica que discurre a pocos metros de la línea de mar. Por otro lado Faventia-Barcino estaba muy bien comunicada por tierra con Tarraco, con el interior de Hispania y con la Gallia e Italia.
No se ha localizado en la costa catalana otro puerto natural cercano a la vía Augusta, con aguas profundas, tan bien protegido y tan bien comunicado como debía ser entonces Barcino.
Por estas características favorables, fue por tanto natural que en el siglo I a.C., paso a paso, Faventia-Barcino absorbiera el tráfico del embarcadero de Baetulo en la amplia desembocadura del Besós. E incluso alguna parte del tráfico de Tarraco. Para defender un primer tráfico militar y comercial de importancia estratégica en el siglo I a.C., también se disponía del recurso de situar tropas en un campamento militar sobre el Mons Taber (estos estaban usualmente vallados15). A lo largo del siglo I a.C., la ocupación del Mons Taber por un campamento militar romano, para proteger a un puerto natural, pudiera estar en el origen de la colonia Faventia-Barcino. 
15 (Vegecio, 2006)
Un campamento que en su caso estaba rodeado de agua en la mayor parte de su perímetro y con un cómodo puerto natural al pie. Y, al alcanzarse la paz, sería por tanto lógico que tal asentamiento se transformase en una ciudad portuaria, comercialmente muy prometedora. Praefectus orae maritimae Járrega recoge de la epigrafía tarraconense la existencia de un praefectus orae maritimae, En un caso aparece como praefectus orae maritimae laeetanae tarraconensis, en otro como praefectus orae maritimae conventus tarraconensis. En una ocasión aparece el praefectus orae maritimar cohortis I et II. Pero lo más frecuente es hallarlo como el praefectus orae maritimae. El conjunto de su detallado estudio lleva a concluir que, ya en época augustea, una fuerza militar terrestre de dos cohortes, destacadas esencialmente en Barcino, tenían como misión la defensa de la costa y de las instalaciones portuarias. No se demuestra que tuviese además fuerzas navales, aunque sería posible. Estas prefecturas son conocidas en otras áreas del Imperio y forman parte de las reformas que Augusto lleva a cabo en la marina romana, al poco de la batalla de Actium o sea antes de las campañas en Hispania, en paralelo con sus reformas en las fuerzas terrestres. Esta prefectura perdurará durante siglos. , Mientras que el Conventus Tarraconensis (la administración local) y la capital de la Hispania Citerior esta en Tarragona, La existencia de esta prefectura asentada en Barcino, es un indicio de la importancia - del predominio en la costa catalana - de Faventia-Barcino en todo lo referente al mar durante el Imperio (Járrega, 2011).

Aproximadamente en el siglo IV, Avieno describe en su Ora Marítima a las agradables Barcelonas (en plural) en relación con su puerto y resalta que allí se le abren al navegante unos brazos protectores. Estos parecen corresponder a las barras arenosas cercanas a la costa, documentadas en la Edad Media y ya desaparecidas en el siglo XVI.

Avieno, Ora Marítima, - … et Barcilonum amoena sedes ditium nam pandit illic tuta portus brachia uvetque semper dulcibus tellus aquis … - “el deleitoso emplazamiento de las ricas Barcilonas. Pues allá un puerto despliega brazos seguros y la tierra está siempre irrigada por aguas dulces”. (Avieno, 2001, Obras, Ora Marítima., Gredos. Madrid, 332 y 380.) 

El crecimiento de Barcino y de su puerto es evidente. Acabadas las guerras en el norte de Hispania, se sabe que se exporta masivamente vino y conservas de pescado. Sus ánforas se encuentran por todo el imperio. Además pudiera verse a Barcino como un fundamental centro de comunicaciones y de comercio local16, 17. Y es la cabeza económica de una zona agrícolamente rica, muy poblada y muy romanizada (de Soto, Carreras, 2006-2007: 177-191). Es una ciudad que protagonizará diversos episodios de la Antigüedad Tardía en Hispania; solo explicables por su importancia.
16 Ánforas tarraconenses y béticas, para transportar vino y aceite (Pascual 1, Dressel 2, 4 y 20)) se encuentran en todo Occidente en gran cantidad. (Aguelo, Beltrán de Heredia, Berni, Carreras et al. 2009: 119; Revilla, 1993: 158; Molina, 1997). El Monte Testaccio, formado por restos de muchos miles de ánforas en Roma es un claro exponente. Está siendo actualmente estudiado por las Universidades “La Spienza” de Roma y la Universidad de Barcelona.

17 Hay numerosas factorías vinícolas romanas en el llano de Barcelona (Revilla, Martin Oliveras, 2014).



http://www.todostuslibros.com/libros/barcino_978-84-943862-1-3 



©Luis Conde Moragues. Todos los derechos reservados.
Barcelona, B-6416-09; B-3449-14
Depósito legal: B 11865-2015
ISBN: 978-84-943862-1-3



Permiso del autor, palabras textuales:


Yo no tengo un interés económico sobre mis trabajos arqueológicos e históricos . Solo busco que mis hipótesis sobre nuestra ciudad lleven a acciones de las instituciones responsables. Adoro a esta ciudad. Puedes copiar y dar difusión a mis teorías. Más aún si puedes darles más audiencia.
El problema es que si bien yo he recibido mucho soporte, y creo que la evidencia es muy fuerte, esta es poco tangible.
Pero la silueta de la elipse esta allá desde hace 1700 años. Y probablemente estará muchos años más pidiendo una explicación.

Lo mejor es que las ideas (que critico) que se publican sobre la Barcelona romana no son creíbles ni se pueden soportar científicamente. Pero Barcino es un gran negocio para muchos profesionales.  Para estos, tu amigo es en realidad un estorbo, o peor aún un aficionado.

7 comentarios:

Miquel dijo...

Me encanta el GPS romano.
Todas las distancias y la ruta
salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

No se a que GPS, te refieres Miquel?
Un abrazo.

Miquel dijo...

Me refiero al millardo romano, que los jinetes de correos llevaban en sus cabalgaduras para saber las distancias desde una población a otra. Eran de metal y de forma cónica.
Has puesto una representación...

Miquel dijo...

ITINERARUIM AGADES ROMANA..eso es un miliardo pero su forma no es plana, es cónica de vaso y vas mirando los kms de una apoblación a otra. Era el GPS de la época

Mª Trinidad Vilchez dijo...

1.000 = M
1.010 = MX
1.050 = ML
Millardos (billones) debe ser escribiendo 100 veces la M?


No lo tengo claro querido Miquel.
Un abrazo y muchas gracias.

Miquel dijo...

No, era para contar las distancias de una población a otra.
Mira tu entrada:
Mira la antepénultima foto. Tiene 4 recuadros, vete al segundo por la izquierda, mira arriba de la columna..
Bien; mira las ciudades...VALENTIAM XX y después...otra parada SAGYNTVM XVI (Valencia , Sagunto...) Son las ciudades que llevan marcadas en el miliardo y con las distancias que ellos usaban. Así sabían el tiempo que tardaban y que aquella ciudad era de ellos porque estaba marcada en la guía (miliardo).
Un GPS de la época, a eso me refería.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

De acuerdo, ya me he enterado, un beso.

Muchas gracias Miquel, y un abrazo.