LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

27 de agosto de 2015

EL CUL DE LA LLEONA, GIRONA, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...27-08-2015...!!!

 Sus orígenes son inciertos y lo que es la leona es una escultura gótica del siglo XII. Dice una placa, traducido del catalán, que "no ama Girona, quién no besa el culo de la leona.

 Es posible que, paseando por la Plaça de Sant Fèlix, donde se encuentra el cul de la lleona (el culo de la leona), hayáis visto alguien que la besa. Según cuentan, hace muchos años, en la calle Calderers se encontraba “L’hostal de la Lleona”. Como reclamo para este establecimiento, encastada en la pared, había una columna a la que trepaba una leona. Cualquiera que pasara por ahí podía tocarle el culo sin dificultad alguna.

Esta acción se convirtió en una costumbre ya se sabe la tendencia escatológica de las personas  de tal manera que incluso a quienes visitaban la ciudad se les recomendaba tocarle el culo de modo que, si así lo hacían, nunca más abandonarían la ciudad o, si lo hacían, volverían con toda certeza.

Con el paso del tiempo, la costumbre fue cambiando cuando, en lugar de tocarle el culo, alguien comenzó a besárselo. Y como demasiadas veces tendemos a imitar lo que vemos del resto, al cabo de poco tiempo todo aquel que pasaba por la calle se acercaba a ella para besarla.

El paso de los años no ha acabado con la costumbre. El hostal desapareció y la columna se desplazó a su lugar actual, frente a la iglesia de Sant Fèlix. Ahora, a diferencia de lo que pasaba en su antigua ubicación, es necesario subir unas escaleras para cumplir el ritual con facilidad.

Por tanto, antes de acabar vuestro paseo, no olvidéis hacerlo. Si no sois de Girona, esta es una buena forma de garantizar vuestra próxima visita.
 Según dice la leyenda, alrededor del siglo XII en la calle Caldereros se encontraba "El Hostal de la Leona". Como reclamo para este establecimiento, empotrada en la pared, había una columna a la que trepaba una leona. Cualquiera que pasara por allí podía tocar el culo sin ninguna dificultad, acción que pronto se convirtió en una costumbre.

Iglesia de San Félix.


Tanto arraigó este gesto, que incluso a los que visitaban la ciudad se les recomendaba tocarle el culo de forma que, si así lo hacían, nunca abandonarían la ciudad o volverían con toda certeza. Con el paso del tiempo, la costumbre fue cambiando cuando, en lugar de tocar el culo, a alguien se le ocurrió besarlo, lo que se convirtió en la nueva tendencia al poco.

Finalmente, el hostal desapareció y la columna original se desplazó en el Museo de Arte de Girona en 1985, de la que se hizo una copia que se situó a los pies de la escalera de la iglesia de San Félix, un punto estratégico del casco antiguo de Girona.

2 comentarios:

Miquel dijo...

jejejeje....Está muy besuqueada ¿ no ?
Mejor doy mi palabra de que volveré.
jajajaja
Un abrazo¡¡

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Es graciosa la leyenda, y yo creo en estas cosas.
Vuelve, que no veas la calidad de vida que tienen en Girona, mejor que aquí.
Otro beso Miquel, en la mejilla, ja,ja,ja.
Bon dia.