LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

28 de junio de 2015

GALERIAS VINÇON TANCA...!!!, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...28-06-2015...!!!



Historia
Los inicios (1941-1950)

En 1941 D. Enrique Levi y D. Hugo Vinçon fundaron la primera tienda en el Paseo de Gracia, bajo el nombre de Regalos Hugo Vinçon.
 La vinculación de los Amat con el negocio se inició un año mas tarde, con la contratación de D. Jacinto Amat como vendedor. 

Durante esos años, la principal actividad era la venta al por mayor de porcelana, loza fina y cristalería. Para ello contaba con un gran almacén en la parte posterior de la tienda, y además disponía de una pequeña sala permanente para exposiciones de pintura. 




Este es el inicio de la historia escrita. Cuando la contamos de viva voz, solemos empezar con aquello de: “Érase una vez un judío, un alemán y un catalán...”

    Los años difíciles (1951-1966) 

Estos años fueron los más grises de la empresa. Las imágenes que se conservan nos dan una idea del deterioro sufrido en la empresa.

Es en 1957 cuando la familia Amat logra adquirir la empresa, a la que ya se habían incorporado Juan y Fernando.

En esta época se intentaba redirigir el negocio hacia sectores que nunca llegaron a lograr la aceptación del público, como un departamento en las Galerías Astoria en las Ramblas, un punto de venta para la hostelería en Calella o un economato para las familias de los militares.
     


         Los años del cambio (1967-1990)

 Después de algunos intentos fallidos para renovar la imagen de la tienda, los Amat se plantearon en 1967 una cuestión cuya resolución marcó un punto de inflexión en el negocio y el inicio de una nueva etapa comercial.
 La pregunta que se formularon era: ¿Qué pasaría si apostáramos por presentar una oferta diferente de la que el público demanda?

 Decidieron asumir riesgos y bucear en la incipiente industria de objetos de diseño contemporáneo para la casa. A partir de este momento las innovaciones se sucedieron en todos los órdenes, sentándose las bases de lo que con el tiempo se convertiría en uno de los establecimientos más singulares y representativos de Barcelona.
 En 1973 se abrió el espacio La Sala Vinçon en el que desde entonces se ha ido presentando el trabajo de creadores de distintas disciplinas y procedencias.
 A partir de los 80 Sergio, Juan Enrique y Yolanda, miembros de la tercera generación Amat, se integraron plenamente en la organización.
 Una decidida apuesta a partir de 1983 por la gestión informatizada de todos los procesos resultó inestimable para gestionar la organización, que ya empezaba a ser importante.
 Fue una etapa en la que pretendían comunicar lo que vendían con la intencionadamente ambigua frase: “Extenso surtido de objetos de todas clases en general”.
  A partir de los 90

 Fue el momento en que el gran público descubrió la tienda, pensando que se trataba de un establecimiento recién inaugurado.
 Los juegos olímpicos de 1992 ayudaron a descubrir la marca Vinçon a clientes de otros países.
 En abril de 1997 Vinçon adquirió el dominio www.vincon.com, aunque la página web no estuvo activa para los usuarios de Internet hasta mediados de 1998. Pensada bajo el concepto de un diseño simple y funcional, la web fue evolucionando hasta convertirse en la segunda tienda de Vinçon.
 Ese mismo año, animados tras haber conseguido el Premio Nacional de Diseño adquirieron una antigua fábrica en Madrid, en pleno Barrio de Salamanca, para restaurarla en profundidad y convertirla en una tienda espectacular. Imagen evolucionada de la de Barcelona y convencidos de que en Madrid también lograrían conectar con el público.

En 2010, después de asumir que no lo estaban consiguiendo decidieron abandonar el proyecto de Madrid.

En el año 2015, tuvimos que comunicar que Vinçon cerraba definitivamente. La dirección llegó a esta decisión después de un profundo análisis en el que se valoraron diversas alternativas, como fueron la reducción de la superficie de venta o bien la reubicación en otro espacio o barrio de la ciudad. Entendiendo que ambas soluciones comportaban también una importante reducción de nuestra estructura y personal.

Las cifras de venta se fueron reduciendo un 10% año tras año hasta el 2015, que es la mitad de lo que se vendía en 2008, lo cual nos hacía inviable continuar.

En el 2015 muchas de las ventas las hacíamos a turistas ya que la crisis parecía haber alcanzado al cliente local. Para orientarnos hacia ese nuevo cliente deberíamos haber cambiado muchísimo nuestra colección de productos. El visitante de otro país, raramente se llevaría muchos de los objetos que seleccionamos y exponíamos: muebles, lámparas, cuchillos, etc…, aunque también les proponíamos el envío a su domicilio.

Los objetos de buen diseño contemporáneo, aquellos mayoritariamente fabricados en la Unión Europea y que son la base de nuestra colección, quedaban mal ubicados entre los de lujo y los fabricados en el extremo oriente.

Vinçon, era un espacio siempre abierto y fácil de visitar, con sus singulares escaparates, su terraza romántica, el histórico piso de Ramón Casas, La Sala Vinçon con más de 300 exposiciones, las características bolsas, los calendarios… Creemos que hemos formado parte de una cierta cultura de la ciudad. Parece que este modelo ahora tiene ya difícil cabida.

La marca siempre gozó de un reconocido prestigio internacional y que posiblemente sea consecuencia de la forma de pensar, que se podría resumir en dos palabras que Vinçon mencionaba habitualmente:


Lo intentamos...!!!

6 comentarios:

Chordi dijo...

Una gran pérdida sobre todo para mis amigos italianos que sentían devoción por la marca
Les voy a enviar tu post para que lo vean.Un abrazzo !!

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Muchas gracias CHORDI, por compartir.
Un fuerte abrazzzzzoooooo, y buena semana.

Miquel dijo...

Bueno, creo que lo he comentado por carta antes.
La pregunta es: ¿ qué clase de Barcelona deseamos ?. Si la que nos apetece es la de diseño, turismo y glamur, nos encontraremos que nosotros mismos habremos hecho una ciudad a la medida del que no habita en ella, del que no la vive, sino que la disfruta esporadicamente.
Una vivienda en paseo de Gracia cuesta 5.000 euros m2 porque nosotros hemos hecho que así sea.
Loewe, Suarez, Dutti, Nike, Vuitto, Sarosky (o como se diga)...todo lujo, todo lujo y es evidente que los precios acompañaran a los artículos.
En esa calle es imposible que nada vuelva a ser como antes. Mira, mi niña, si por aquellas la calle Aragón la hubieran hecho al igual que la del paseo de Gracia , hoy el Servicio Aragón tendría que plegar.
¿ Qué tipo de ciudad queremos ?
Un abrazo

Mª Trinidad Vilchez dijo...

A mí, lo que me sabe mal es que era la casa del gran pintor RAMON CASAS, por cierto maravillosa y con las decoraciones, no han conservado muchas cosas, solo la chimenea, preciosa por cierto y cuatro columnas, en el post, hay un enlace mío de hace años, y sí estaban los ornamentos originales.
Si ahora coge el negocio cualquiera de las marcas prohibitivas por cierto, cuando casi todos los objetos los hacen esclavos, "pobrecitos"; del tercer mundo con sueldos de HAMBRE.
Podía decir mucho, pero voy a decir bien poco.
Ahora los nuevos, acabarán de destruir lo poco que queda y nadie hará nada, ni vigilará el poco patrimonio que queda.
Un abrazo muy fuerte, MIQUEL, muchas gracias por tu atención y buena semana.

Miquel dijo...

Y lo que nos duele (de eso estoy seguro que lo convienes conmigo), es la pérdida de trabajo de 48 personas.
Por cierto, mañana sale la casa posterior del patio, que tiene un reloj de Sol y de la nadie ha hablado nunca.
Un beso, me voy pa TdC..(resulta que ahora las abuelas ya tienen que estar con los nietos y hay poca mano de obra)

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Pero tú si que has hablado del reloj de sol.
Por supuesto que nos duele la pérdida de trabajo de 48 personas,claro que sí, esa es la tragedia peor del asunto.
Sí, es verdad que veo muchas abuel@s con sus nietos.

Buen lunes y gracias MIQUEL.