LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

20 de gener de 2015

BARCELONA ANTIGA, A LA BARCELONA D' ABANS, D' AVUI I DE SEMPRE...20-01-2015...!!!

Us presentem un dels plànols importants que es custodien a l'Arxiu del Districte de Gràcia. És de l'arquitecte gracienc Rovira i Trias i representa la Vila de Gràcia de l'any 1863.
Les trinxeres que van estrènyer el setge de la ciutat per la banda del barri de Sant Pere. 1714. Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona
1906.- Mayor de Gracia.
1927.- El riesgo de caminar por la calle (Mayor de Gracia)
1963.- El riesgo de caminar por la calle (Carmen)
1949.- Venta de tejidos (Mercado S Antonio).
1915.- APEADERO de tranvías de Craywinckel.
1915.- APEADERO de tranvías de Craywinckel.
1914.- MAISON ROYALE.
1914,Venta de lencería.Pelayo nº 56.
1914.- RICHE BAR (Plaza del Angel)
Barcelona, 1936. Charlot y la guerra, en la misma pared.
Imagen del 1975 i demanaven l' escola com a regal de reis.
Farmacia Juanola, en el barrio de Gràcia. Barcelona 1898. De aquí salieron las pastillas...
http://www.lahistoriadelapublicidad.com/marca.php?Codnot=742

Las pastillas Juanola son inconfundibles por su forma rómbica, su peculiar color negro y su sabor único, que procede de la combinación del regaliz con el mentol y otros aceites esenciales.
Las primeras pastillas son elaboradas en el año 1906 en la farmacia de Manuel Juanola Reixach, en pleno barrio barcelonés de Gracia. Manuel Juanola Reixach cursa la carrera de farmacia para continuar el negocio de la familia. Es en su propia farmacia situada en la calle Montseny esquina con Menéndez Pelayo, donde desarrolla la fórmula de las pastillas Juanola, creadas para calmar la tos. En aquella época el precio de la caja de 6 gramos era de 2,5 céntimos. En 1907 se vendieron más de 100.000 unidades, cifra que 6 años más tarde alcanzaría las 236.000 cajas.

En el momento de su aparición, en 1906, las primeras pastillas se vendían a granel en un sobre de papel. A menudo, los clientes venían a buscarlas con un recipiente o un cuenco. Como muchas veces lo olvidaban, surgió la necesidad de hacer cajitas para envasar las pastillas.

En 1912, las pastillas Juanola se registraron como especialidad farmacéutica. El proceso era completamente artesanal. En el laboratorio se crearon muchas otras fórmulas, como dentífricos, pomadas, elixires, o tónicos... pero ninguno alcanzó el éxito y la longevidad de las pastillas Juanola.

Manuel Juanola sabía que quien probaba sus pastillas acababa convirtiéndose en un fiel consumidor y, por ello, enviaba muestras en un sobre a quien más las podía necesitar: cantantes, dependientes, locutores... Manuel Juanola pronto consiguió que el resto de farmacias de Barcelona y de otras ciudades solicitasen vender su producto. Las pastillas Juanola se vendían prácticamente solas con el boca-oreja, y quien las probaba se aficionaba para siempre.

Hacia 1930 las pastillas Juanola ya se distribuían en toda España. Durante la Guerra Civil hubo un intento de cierre que movilizó a todo el barrio, a los trabajadores e, incluso, a los clientes. El pequeño laboratorio se vio obligado a cerrar unos meses. Fueron tiempos difíciles para todos, pero las pastillas Juanola no dejaron de venderse. Durante aquellos años, la cajita pequeña era de aluminio gris. Pasada la guerra, la dificultad para encontrar materiales adecuados obligó a que la caja de las pastillas Juanola llegara a ser de corcho y de papel prensado.

Manuel Juanola Cervera, hijo del fundador, inicia más tarde la producción industrial y transforma la farmacia en laboratorio farmacéutico, que se traslada a la calle Martí, situada también en el tradicional barrio barcelonés de Gracia. El proceso empieza a industrializarse aunque se mantiene la inconfundible fórmula. Se pasa de cortar el producto con tijeras a utilizar laminadoras-cortadoras, pero muchos procesos se siguen haciendo a mano.

En los años 50 se crea la primera red de representantes para toda España. Pastillas Juanola: "contra la tos, aclaran la voz y refrescan la boca". La frase publicitaria, que ya se usa desde principios de los años 30, se graba en el recuerdo popular. Carteles, radio, publicidad en cabinas telefónicas y puntos de venta... La inversión publicitaria de Laboratorios Juanola siempre fue reducida aunque muy efectiva y propia de la época que vivió.

Hacia los años 60 la caja es de plástico transparente. A partir de los años 70 las cajitas pequeñas adoptan diversos colores mientras que la grande es de un color verde fluorescente muy llamativo. La variedad de colores despierta la afición por coleccionar y reunir las diferentes cajitas, y son muchos los que dirigen cartas al Sr. Juanola y al laboratorio preguntando cuántos colores se pueden reunir y solicitando los que les faltan.

En los años 90 la caja vuelve a ser metálica y de color rojo. Aunque más tarde pasa, de nuevo, a ser de plástico.

En 1996 aparecen los nuevos caramelos balsámicos Juanola, con forma rómbica, Vitamina C y sin azúcar.

Desde 1998, Juanola pertenece al grupo farmacéutico Angelini Farma Lepori. Desde ese momento, el Grupo Angelini es consciente que hay que recurrir a las nuevas herramientas de marketing. Es a partir de 1999 cuando se ve el primer spot de Juanola en televisión. También aumenta la visibilidad en las farmacias. El merchandising es fundamental. La imagen se revitaliza año tras año…

4 comentaris:

Jesús pececillo ha dit...

Nuestro pasado es nuestro futuro pues de ello aprendimos a caminar, estupenda entrada de fotos, porque será que las fotografías antiguas me gustan? alguien debería explicármelo,
Un besico

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

A mi tambien me ocurre, me gustan las fotos antiguas, más que las modernas tienen algo que enamora.
Muchas gracias querido Jesús y otro besico.

Jesús pececillo ha dit...

Bueno ya somos dos que aprecian las cosas bien hechas .Un besico

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Somos muchos los que nos gustan las fotos antiguas.
¡¡¡De lo tuyo, me alegro un montón, muchas gracias y un BESICO.