LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

1 de noviembre de 2014

ARXIU PRIVAT DE LA FAMILIA ESCOLÀ-GIL,LA TORRE DE SANT GERVASI, TURÓ DE MONTEROLS, BARCELONA...3ª, PARTE...1-11-2014...!!!

El Sr. Alexandre Grimal Navarro, Sra. Mercè Ferrer Escolà,depositaria del Arxiu de la familia Escolá-Gil, y yo.
Esta historia la escribe la Sra. Mercè Ferrer Escolà.
Literalmente, fotos de su propiedad y escrito de su puño y letra.


Yo, solamente hago de transcriptora de esta apasionante historia, muchas gracias Sra. Mercè.




El padre de Pau Romeu i Serrallach, como dijimos que la mayoría de edad solo se alcanzaba a los 25 años de edad.

Su padre la había cedido La Torre reservándose el usufructo y asignándose por tal concepto una importante cantidad.Muerto el padre,la abuela del chico, Antonia Romeu Marsans (hija de Marsans y esposa de Pau Romeu i Monserrat: los apellidos iban entonces así) demandó a su nieto alegando que este no pagaba la cantidad estipulada por el usufructo. Pau Romeu i Serrallach alegó que no podía pagar pues lo que la había dejado su padre eran todo deudas. La abuela se puso de acuerdo con el Curador del chico, Anton Salvador Font, y con los acreedores de Pau Romeu i Serrallach afanosos de cobrar su parte. acordaron todos buscar un comprador, que resultó ser Josefa Serra Cabañes, pues Antonia Romeu Marsans previsoramente ya había acordado la operación con Pedro Gil Babot antes de denunciar a su nieto. Así sin esperar a que el chico cumpliera los 25 años para poder tomar su propia decisión, precipitaron la venta.



La venta afectaba a la finca principal, llamada Monterols, y perteneciente a Sant Vicenç de Sarrià, de superficie 8 mojadas ( 39.200 m2 ); más otra finca anexa a la primera, llamada Lo Manduixer, perteneciente al término de Horta y de superficie 13 mojadas (63.700 m2), situada sobre lo que hoy es Plaça d'Alfonso Comin.

Por el conjunto de las dos fincas Josefa Serra Cabañes pagó 5000 libras catalanas.

No estamos en condiciones de evaluar si el precio de la venta fue justo o no, pero en todos sus negocios, Pedro Gil Babot demostró ser un experto en comprar barato y vender caro. No se buscaron otras opciones agobiado por las deudas de su padre, sin dinero y sin la edad suficiente para tomar una decisión propia, Pau Romeu i Serrallach poco podía hacer: aquella operación se parecía mucho a una merienda de biutres, y el 14 de enero de 1833 se vendió la Torre a Josefa Serra Cabañes.


LA CASA





La adquisición de la Torre fue hecha por Pedro Gil Babot y se pagó con dinero de su suegro, José Serra i Riba. La escritura se hizo a nombre de su esposa, Josefa Serra Cabañes. Sin embargo, esta propiedad la gestionó siempre Pedro Gil y actuó en todo momento como si fuese suya. 

La Torre estaba situada en la calle Alfonso XII, nº 125 (hoy Atenes) en el paraje llamado Monterols perteneciente al municipio de Sant Gervasi de Cassoles. La propiedad estaba compuesta por la casa-vivienda, jardines, viña, huerto (con gallineros) y la montañita llamada Turó de Monterols plantada de árboles. Todo cercado de paredes, de una superficie total de 8 mojadas (3,92 Hectáreas).

La casa era una antigua masía catalana, de planta cuadrada y muy buena construcción, con una amplia galería cerrada por cristaleras que rodeaba la casa por tres de sus lados. Constaba de Planta baja y primera, de 436 m2 cada una, una segunda planta de 250 m2, y una torratxa de 34 m2. Había además de un sótano, del que conocemos su existencia pero no tenemos más información y posiblemente era alguna antigua galería excavada a modo de bodega; El conjunto de la casa tenía 1156 m2 a los que había que añadir 545 m2 en distintas dependencias. La construcción tal como quedó finalmente era de finales del siglo XVIII, pero la disposición de sus muros y niveles evidenciaba que esta obra se había hecho sobre una construcción más antigua, sus muros, escaleras y torratxa dejan ver que el conjunto era primitivamente una casa de tres crujías a la que más tarde se añadieron dos más.



A la altura de la Planta Primera y junto a la casa había un jardín que la familia llamaba El terrado de las Plantas y que quedaba a la altura de la Planta Baja. Bajo este lugar había una cisterna aprovechando el desnivel del terreno. Esta cisterna, junto con parte de la Planta Baja, es todo lo que ha quedado de la casa. Es enorme (211 m2 x 2,37 m de altura), de bóveda de ladrillo, Su planta forma un rectángulo o con dos hileras de pilares que separan el espacio en tres naves en sentido longitudinal. Todo indica que se construyó a la vez que la casa pero de modo independiente, apoyándose en un muro de la construcción anterior (diferente grueso y ligeramente en ángulo respecto al resto del edificio) dejando un estrecho paso entre la cisterna y la casa, bien para construir el muro de la cisterna con comodidad, bien para tener un registro en caso de fugas de agua.

En el interior de la cisterna, que podemos suponer que fue construida en 1781-89, existe una especie de túnel a poca distancia del suelo y que sin duda era una entrada de registro para limpieza y reparaciones en el interior. Este túnel parece anterior al resto de la construcción pues está hecho con piedras, y nos permite aventurar la hipótesis de que allí hubo antiguamente una cisterna más pequeña y que al hacer la casa se amplió a todo el espacio disponible entre la entrada de agua a un extremo, esta galería de registro al mismo lado y el muro de la casa al otro lado.




La finca tenía una mina en propiedad para el consumo de la casa y el riego de las tierras. Era la Mina del Frare Negre, de cuatro plumas de caudal (unos 360 litros/hora). Venía canalizada con tubos de cerámica desde la finca de este nombre, cerca de la Tamarita y junto al paso de la riera llamado el testament dels ases. La conducción de la mina venía desde el oeste, aproximadamente de lo que hoy es la Plaza Boston y se almacenaba en la cisterna.



Había también dos pozos para el riego de huertos y jardines; uno de ellos existe todavía, aunque tapado con una losa de cemento, entrando en el Parque Monterols por Gualbes y siguiendo la dirección de esta calle unos 35 metros desde la entrada. El otro pozo estaba en el huerto, en una de las casetas que allí había.




La cerca de la casa era doble: un primer recinto lo formaban las paredes que rodeaban toda la finca, y en su interior, un segundo recinto cerraba la casa y los huertos.








No hay comentarios: