LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

31 d’octubre de 2014

ARXIU,FAMILIA ESCOLÀ-GIL ,LA TORRE DE SANT GERVASI, TURÓ DE MONTEROLS, BARCELONA...2ª, PARTE...31-10-2014...!!!

Esta historia la escribe la Sra. Mercè Ferrer Escolà.
Literalmente, fotos de su propiedad y escrito de su puño y letra.

Al fondo el parque del Turó de Monterols.

Yo, solamente hago de transcriptora de esta apasionante historia, muchas gracias Sr. Mercè.


Los Galvany y Los Romeu.


Los Galvany eran una familia con propiedades en la vecindad (Can Castelló) y fueron dueños de La Torre durante doscientos años.
Can Castelló.

Conocemos algunos de los sucesivos propietarios (vinculados a la fecha del documento que los cita): Pere Galvany 1º, (1624), seguramente el mismo que compró La Torre,; Ramon Galvany i Pagès (1715);Pere Galvany 2º (1777); y Pau Galvany Pagès, que vendió La Torre el 3 de febrero de 1781 a Pau Romeu i Miró, maestro velero residente en la Barceloneta y conocido como Pau de las Velas.

Pau de las Velas era natural de la Barceloneta y tenía un negocio de confección de velas para los barcos.

En algún documento de PEDRO GIL BABOT,(constructor de barcos); a continuación.

Y se cita a Pau de las Velas como el proveedor del velamen de sus barcos,aunque por las fechas, seguramente no se trataba de Pau Romeu i Miró sino sucesor de este.
No era Pau Romeu i Miró el único de su familia que estaba dedicado a los oficios del mar, pues Gabriel Romeu , probablemente hijo o nieto suyo, navegaba en 1813 como capitán de fragata a las órdenes de Josep Serra i Riba y de Pedro Gil Babot, tal como consta en el documento" Bases sobre las cuales debe girar el arreglo de las cuentas de las herederas de Dn. José Serra y Riba", redactado por Pedro Gil Babot en 1821.

Gabriel Romeu estaba casado con Eulalia Cabañes Martí, hermana de Teodora, la esposa de Josep Serra i Riba y madre de Josefa Serra Cabañes.
Gabriel Romeu y Eulalia Cabañes tuvieron una única hija,Margarita Romeu Cabañes. De ella sabemos que se casó con Pedro Barnet, que tuvo dos hijas, Margarita y Josefa Barnet Romeu, según se desprende del testamento de Josefa Serra Cabañes. Margarita Romeu quedó viuda y al parecer fue en cierto modo tutelada económicamente por Pedro Gil Babot (y más tarde por sus hijos, los hermanos Gil y Serra). con toda probabilidad la implicación de Pedro Gil Babot y su esposa en la propiedad de La Torre vino por medio de estos parientes.

Las propiedades de aquel tiempo nunca estaban exentas de gravámenes ni de litigios.Estos se iban escriturando uno tras otro, pues todo se resolvía (o no) en el juzgado.

La Torre no era una excepción y existe un verdadero libro hecho por escrituras de este tipo.
En una de ellas, fechada el 2 de junio de 1789 se puede leer un interesante párrafo referido a Pau Romeu i Miró:

"Lo mencionat emphiteuta Pau romeu edificat una sumptuosa Casa de recreo ab sos horts y jardins tots circuits de parets y rentant esperansas dels Lluhismes devedors en las transportacions que seran de considerable import".

Este párrafo evidencia tres cosas.Primera: que en esta época Pau Romeu era enfiteuta,es decir, que debía pagar alguna cantidad en frutos de la tierra a determinados señores (lluísme o laudemio),en este caso, a los descendientes de Pau Galvany i Pagès.Esto iba a traer consecuencias en el futuro, pues los descendientes de los Galvany, junto con otros acreedores, forzarán la venta de La Torre.Segunda: que en lo esencial, "la suntuosa casa de recreo con sus huertos y jardines todo rodeado de paredes" que edificó Pau de las Velas es la misma Torre tal como la conocieron los GIL y los ESCOLÀ,y fué construída en una fecha que podemos acotar entre 1781 (fecha del establecimiento) y 1789 (fecha del documento). Y tercero: que el dinero para hacer esto PAU de las Velas lo sacó de las rentas de La Torre invertidas en el comercio marítimo.Lo de "lluísmes devedors" (laudemios que se adeudan) parece una insinuación maliciosa, no sabemos si cierta o falsa, de que no pagaba lo que debía.

A Pau Romeu i Miró le sucedió su hijo menor de 25 años pero mayor de 21, se firmó la escritura de venta de La Torre a JOSEFA SERRA CABAÑES.Al no haber cumplido los 25 años la ley le obligaba a actuar bajo la tutela de un adulto, una especie de tutor al que llamaban CURADOR, pues la mayoría de edad a todos los efectos solo se alcanzaba a los 25 años.



Nota:
Mi sincero agradecimiento al Sr. Alexandre Grimal Navarro, por darme la introducción a esta historia tan apasionante, muchas gracias Alexandre, muchas gracias Sra. Mercè Ferrer Escolà, por abrirme su casa y su historia.