LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

3 de setembre de 2014

LA VAMPIRA DEL RAVAL...CARRER JOCS FLORALS,SANTS, BARCELONA...¡¡¡ UNA CALLE CON MUCHA HISTORIA!!!...3-09-2014...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA


Estas dos fotos me las envía mi estimado amigo virtual CHORDI, de los estupendos blogs:



Muchas gracias CHORDI.











En 1909 los cimientos sociales de Barcelona se tambalean, la
ciudad condal vive su tristemente famosa ’semana trágica’, en la que los enfrentamientos entre anarquistas y burgueses terminaron en un baño de sangre. En ese mismo año comienza el historial delictivo de Enriqueta Martí. Es detenida por corrupción de menores: se le acusa de regentar un prostíbulo en el que recluye a jóvenes de entre 5 y 16 años. Ella también ejerció la prostitución desde que llegó a la capital procedente de su pueblo natal, San Feliu de Llobregat. Sin embargo es liberada misteriosamente, junto a otro joven burgués implicado, sin que la acusación prospere.

Tres años más tarde la policía vuelve a tropezarse con Enriqueta. Los hallazgos del director de la investigación, el brigada Ribot, propiciaron que Martí fuese bautizada como la vampiresa de Barcelona.

El 10 de Febrero de 1912 la familia Guitart denuncia la desaparición de Teresita, de cinco años. Esa misma mañana la niña acompañaba a su madre a los recados. De vuelta a casa, Ana, que llevaba de la mano a su hija, se distrae mientras conversa con una vecina. La pequeña sale corriendo. No vuelven a verla. La prensa interviene en el caso, sacando a la luz más desapariciones de menores en los últimos meses. Se desata la histeria en Barcelona y el gobernador civil, Portela Valladares, desmiente la hipótesis de secuestros en serie.


Los hallazgos del director de la investigación, el brigada Ribot, propiciaron que Martí fuese bautizada como la vampiresa de Barcelona



Tras 17 días de investigaciones infructuosas la policía sigue la pista de una vecina de la calle Poniente hoy Joaquín Costa. La mujer asegura que en uno de los bajos de su calle ha visto un niño y dos niñas y que una de las pequeñas coincide con la descripción de la niña Guitart. Los agentes de la policía acuden al entresuelo. Abre la puerta una mujer de 43 años que se identifica como Enriqueta Martí. Para justificar el registro de la casa los oficiales arguyen que realizan controles sanitarios rutinarios.

Al entrar en el inmueble encuentran a dos menores que dicen llamarse Angelita y Felicidad. Uno de los agentes pregunta a la segunda si su verdadero nombre es Teresa, a lo que la niña responde: “sí, pero ahora me llamo Felicidad”. Detienen a Enriqueta, quien asegura que se había encontrado a la niña perdida en la calle hacía dos días y que su única intención era darle de comer y resguardarla del frío.

Comienzan los interrogatorios a las pequeñas. Teresa asegura que nada más llegar a la casa la mujer le cortó el cabello, para prevenir los piojos. Le explicó que ahora ella era su medre y que debía olvidarse de sus antiguos padres. Pan y patatas era el único sustento que recibía Teresita; Martí no la golpeaba pero pellizcaba a menudo sus piernas. Los Guitart, sobrecogidos con la historia, recuperaron a su hija.

En interrogatorio de Angelita arrojó datos aún más terribles. La niña convivía con otro pequeño de nombre Pepito. La pequeña relata a los agentes que vio cómo su madre asesinaba en la mesa del salón a Pepito. Asustada se fue a la cama sin hacer ruido. Días más tarde y con la ayuda de teresa descubrió, dentro de una de las habitaciones prohibidas, un saco que contenía las ropas de Pepito y un cuchillo impregnado de sangre.


Angelita descubrió, dentro de una de las habitaciones prohibidas, un saco que contenía las ropas de Pepito y un cuchillo impregnado de sangre

Varias estancias sucias y cochambrosas y un salón lujoso; así era la casa de Martí. Muebles caros, cortinas sofisticadas, alhajas valiosas y llamativos vestidos de mujer convivían con enseres mugrientos. La disposición de la casa reflejaba lo que los vecinos confirmarían más tarde, Enriqueta llevaba una doble vida. Mendigo de día y gran dama de noche. Por la mañana salía con los niños a pedir y comía en las casas de acogida. Al caer la tarde un carruaje esperaba en su puerta. Ataviada con sus mejores galas Enriqueta salía cada noche.


Los policías buscan el saco descrito por las niñas y lo encuentran junto a otro que, luego se supo, contenía más de treinta huesos. Además hallaron cartas en lenguaje cifrado con listas de nombres comprometedoras para la burguesía de la ciudad.

Los restos óseos no se pudieron analizar mediante un estudio anatómico porque habían sido sometidos a la acción del fuego, lo que hizo sospechar a los expertos que la mujer extraía la grasa de los cuerpos de los niños.

Mientras se llevaban a cabo los registros en la comisaría continuaba el interrogatorio a Enriqueta. Primero aseguró que Angelita era hija suya. Hecho que desmiente su marido el pintor Juan Pujaló, de quién vivía separada. Más tarde argumenta que es hija de una cuñada suya y que se la quitó al nacer, cuando ayudando en el alumbramiento le hizo creer a la parturienta que el bebé había fallecido.


En el piso de la calle Poniente se encontraron multitud de frascos que contenían sangre coagulada, grasas humanas y tuétano de huesos


En el piso de la calle Poniente, tras una puerta que hubo que derribar, se encontraron multitud de frascos. Contenían sangre coagulada, grasas humanas y tuétano de huesos. Y junto a los recipientes, más documentos: un libro de fórmulas extrañas, un cuaderno de recetas de curandero para todo tipo de enfermedades y las escrituras de propiedad de cuatro inmuebles.

Enriqueta acosada por los interrogadores y ante la contundencia de las pruebas, reconoce que es curandera. Preparaba, consumía y vendía, previo encargo, filtros y ungüentos con determinadas partes del cuerpo. En aquella época la tuberculosis campaba a sus anchas en urbes como Barcelona, y una antigua creencia popular aseguraba que el mejor remedio consistía en beber sangre humana caliente y aplicarse en el pecho cataplasmas de grasas infantiles.

La asesina es conducida a la prisión de mujeres, donde intenta suicidarse dos veces. Continúan los registros en las que había vivido en los últimos diez años. La prensa de todo el país dedica sus portadas a los misterios de la calle Poniente de Barcelona, dando todo tipo de detalles. Se encuentran cabelleras rubias, ropas de niño ensangrentadas, cráneos seccionados y huesos que según los investigadores pertenecían al menos a doce niñas y niños.


“Es una neurótica que se creía una curandera, un caso de bruja antigua que hubiera sido quemada en Zocodover”


Las autoridades judiciales se tomaron muchas molestias para que Enriqueta no sufriera ningún percance dentro de la prisión, ya que aún necesitaban confirmar los nombres de los compradores de sus remedios. Precisamente ellos debieron ser los que urdieron el plan de su asesinato. Enriqueta Martí apareció muerta en el patio de la cárcel, apaleada por sus compañeras, a las que presumiblemente pagaron los que formaban parte de las listas de clientes de la `Vampiresa de Barcelona’.

El jefe superior de la policía de la ciudad, Millán Astray, la definió en un periódico como “una neurótica que se creía una curandera, un caso de bruja antigua que hubiera sido quemada en Zocodover”. Pero… ¿qué hay de sus clientes o cómplices? El dinero de un grupo de burgueses tapó la boca de Enriqueta Martí; una demente que, tal vez, no debió cumplir sola la condena.


6 comentaris:

Jesús pececillo ha dit...

No he podido terminarlo de leer si lo hago me quedo sin ordenador ,escalofriante la maldad Humana no tiene limites ,pero siempre reindivicare para los casos de menores cadena perpetua, un besico.

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Ya se a lo que te refieres, a la Vampira del Raval.
Es que el post de Sants, y la Vampira nos hemos liado.
Otro besico y muchas graciasJesús.

Anònim ha dit...

Entonces el caso de la vampira del Raval es mentira? ese libro que pones al principio del post desmonta que esa señora secuestrara y matara niños. En este otro blog también dicen que Enriqueta Martí era inocente y que la utilizaron de chivo expiatorio: http://masala.cat/el-raval-y-la-vampira-que-nunca-existio/

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Hola anónimo:
Si te lees el libro, te enteras de que cada cuál ve en la historia otro punto de vista...!!!
Yo personalmente,y por lo que he leído, hemerotecas etc, existió esa asesina, no es una leyenda, y estaba amparada con personas muy influyentes y muy ricas de Barcelona.
No es mentira, y si escriben otro artículo o libro, lo editaré, cada cual que piense lo que quiera.

Muchas gracias y un cordial saludo.

Jesús pececillo ha dit...

EL caso del Rabal es verídico.

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Bon día Jesús, y tanto que existió.
Un besico y muchas gracias.