LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

21 de agosto de 2014

BARCELONA SECRETA (IV).LA CLAVE DE "EL CÓDIGO DA VINCI " SE OCULTA EN LA BARCELONETA...21-08-2014...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA
http://www.toomates.net/Llistes/recreatives/monument_fibonacci_barcelona/fibonacci_barcelona.htm

BARCELONA SECRETA (IV)
La clave de 'El código Da Vinci' se oculta en la Barceloneta
Una instalación de la sucesión de Fibonacci que el artista Mario Merz diseñó para la Olimpiada Cultural yace olvidada y deteriorada junto al paseo Joan de Borbó


Cultura | 20/08/2014 - 00:00h | Última actualización: 20/08/2014 - 17:33h



Xavi Casinos
 Barcelona

Una de las pistas que conducen a Robert Langdon y Sophie Neveu a resolver el misterio de El código Da Vinci es la conocida como sucesión de Fibonacci. Se trata de una serie numérica descrita por el matemático italiano Leonardo de Pisa apodado Fibonacci en el siglo XIII que comienza con 1 y 1 y a partir de estos el siguiente es la suma de los dos anteriores, de modo que la sucesión seguiría con 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610, 987, 1.597, 2.584, 4.181, y así hasta el infinito. Dan Brown recurre a ella en varias ocasiones a en la búsqueda del Grial en su exitoso bestseller.
La sucesión de Fibonacci tiene múltiples aplicaciones en informática y buena parte de la fascinación que suscita se debe a que su proporción se manifiesta también en la naturaleza, como en la disposición de las ramas en los árboles, en la de las hojas en los tallos y en el crecimiento en espiral de las conchas de los caracoles, entre otros. Se relaciona también con la proporción áurea o número phi, por lo que también es utilizada en círculos esotéricos.

Pues bien, Barcelona tiene su propia sucesión de Fibonacci. Se encuentra en el suelo del muelle de la Barceloneta y se trata de una instalación que el artista Mario Merz (1925-2003) diseñó en 1992 para la capital catalana, en el marco de la Olimpiada Cultural. La sucesión barcelonesa, alineada entre el paseo Joan de Borbó y la dársena del puerto, consta de una serie de balizas cuadradas protegidas por cristal blindado en cuyo interior se encuentran los números del 1 al 4.181 en neón rojo que se encendían por la noche. La instalación se encuentra actualmente muy deteriorada. Los neones ya no se encienden y algunos de los cristales están agrietados y con signos de vandalismo. Merz utilizó frecuentemente la sucesión de Fibonacci en sus instalaciones artísticas. Con ella representaba el infinito y el crecimiento progresivo.


No hay comentarios: