LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

26 de juny de 2014

CAN CULLERETES, 1786-2014, EL RESTAURANTE MÁS ANTIGUO DE BARCELONA...26-06-2014...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA
Fundado en 1786, Can Culleretes es, según el Libro Guinness de los Récords, el restaurante más antiguo de Barcelona y el segundo más antiguo de España. La popularidad de este local no es gratuita, sino que se ha ido forjando a lo largo de estos años y su clientela lo ha ido transmitiendo a través del boca-oreja. En Can Culleretes podréis probar platos tan típicos de la cocina catalana como la escudella, el civet de cerdo jabalí, los canelones de espinacas con brandada de bacalao o la butifarra con judías secas. Estamos en el Barrio Gótico de Barcelona, junto a las Ramblas, cerca de la Plaza Real y de la Plaza Sant Jaume.
Nuestros precios son asequibles y el servicio inmejorable. Tenemos salones para banquetes y hacemos cenas para grupos. Os aconsejamos que reservéis mesa para disfrutar de una buena comida en este lugar emblemático de Barcelona.
La fundación de Can Culleretes se remonta al siglo XVIII, más concretamente al año 1786. Sobre el origen del nombre hay dos versiones. Según la primera, cuando se empezaron a utilizar las cucharillas de metal se usaban muchas porque así lo pedían las especialidades de la casa crema catalana, requesón, chocolate... Parece ser que en el restaurante no tenían demasiadas. Entonces, cada vez que el camarero se acercaba al mostrador se le oía pedir: “Chicas, culleretes!”. La otra versión menos probable explica que el nombre del restaurante se debe a que fue el primero de Barcelona en usar cucharillas de metal en lugar de las de madera.
La abuela de Joaquim Pujol se estableció en el local de Can Culleretes en el año 1786 y creó una pastelería donde vendía dulces como natillas, crema, horchata, chocolate y menjar blanc. Hacia 1890 aquella crémerie fue comprada por Tito Regás, bisabuelo de Oriol Regás, quien la convertió en restaurante. Tito Regás instaló tres grandes pinturas murales de Francisco Tey, seis plafones de cerámica de Xavier Nogués y unas grandes lámparas.
Pero la celebridad de Can Culleretes como restaurante no llegó hasta el año 1900. Entonces, el local se hizo conocido por sus sopars de duro y por lo que todavía hoy hace que sea especial: la oferta de platos típicos y de calidad a un precio más que razonable. Con todo, después de la Guerra Civil, la familia Regás cedió el restaurante al gremio de Hostelers y de Cuiners. Los nuevos arrendatarios no cuidaron demasiado el negocio y Can Culleretes perdió categoría.
Francesc Agut leyó en un diario que Can Culleretes estaba en venta y lo compró. En aquella época, Agut consiguió que el restaurante se caracterizara por aquello que lo había hecho famoso: una comida de tipo medio, tanto en calidad como en precio. Muy pronto Can Culleretes empezó a ser frecuentado por artistas y escritores. Las fotografías que hoy encontramos en las paredes del restaurante dejan constancia de los personajes que lo frecuentaron: el célebre violinista Costa, el maestro Toldrà, el médico Gustau Camps, el periodista Sempronio, los pintores Puigdengolas y Muntaner, el compositor Mompou...
Cisco Agut fue ampliando progresivamente el local y fue ganando popularidad por sus platos tan típicos como el cerdo a la catalana con pasas, ciruelas y piñones, el jarrete con robellones o la paella. Postres como la crema catalana o requesón con miel siguieron siendo tan celebrados como en los inicios del establecimiento.
Durante los últimos años el restaurante ha aumentado su capacidad, ha reformado sus salones y ha mejorado sus accesos y servicios, adaptándose a la normativa para restaurantes. Artistas, políticos y famosos continúan comiendo en el restaurante: Joel Joan, Emilio y Arantxa Sánchez-Vicario, Marta Ferrusola, Gaby Cairo, Plácido Domingo, Jordi Sánchez, Enrique del Pozo... El restaurante, que ahora está dividido en cuatro salas, tiene un cierto aire modernista. Sus paredes están llenas de cuadros, casi 200 fotografías de gente del espectáculo firmadas, carteles de toros y pequeños recuerdos enmarcados de los inicios de Can Culleretes.
La filosofía de Can Culleretes sigue intacta: hacer las cosas con ganas de hacerlas bien; y esto les permite ofrecer a sus clientes una cocina tradicional y de calidad a un precio tan competitivo.




2 comentaris:

Jesús pececillo ha dit...

Muchas comidas en ese Restaurante nos dimos un besico.
><((((ª>ºº

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Qué romántico eres Jesús.
Un abrazo y muchas gracias BFDS.