LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

26 de agosto de 2013

CARCASSONNE,LA LUCHA CONTRA LA HEREJÍA CÁTARA... FRANCIA...26-08-2013...

MI VIDA Y MI HISTORIA
Vistas de la Ciudad de  Carcassonne, desde un área de descanso, unas inmejorables panorámicas de esta ciudad, vale la pena pararse un ratito.

Se trata de una ciudad amurallada (con doble muralla de unos 3 km de contorno) salpicada de 52 Torres, en su interior encontramos montones de tiendas, artesanos, que trabajan la madera, vidrio, hierro y un largo etc...Restaurantes y callejuelas para pasear.

video





Carcassonne es algo más que una ciudad, es parte viva e integrante de la historia, no solo de Occitania, sino también de Catalunya.
 Fue a principios del siglo IX, cuando Carlomagno, a través de su hijo, el Rey de Aquitania, Ludovico Pío,  conquistó Barcelona y Tarragona, expulsando a los árabes, instalando allí un “conde” vasallo suyo, hermano del conde de Carcassonne. En aquella época los condes no eran más que funcionarios, puestos y depuestos por el monarca a su libre decisión.
 
 Dama Carcás, heroína de leyenda local

Tras la muerte de Carlomagno y la división del reino entre sus hijos, como era costumbre en la dinastía carolingia, los condados francos, principalmente los del sur, devinieron, prácticamente, pequeños reinos y sus condes, iniciaron la instauración dinástica en sus territorios.

Eso sucedió también en Carcassonne y Barcelona, donde se instauraron los Trencavel y el conde Jofre I, (Jofre el pilós), respectivamente.

En medio de este constante tira y afloja por la soberanía sobre Carcassonne, entre los condes de Toulouse y Barcelona, llegó la “Cruzada Albigense” que conseguiría, en un principio, unirlos a los tres.

Tras la muerte, a manos de los cruzados, del último Trencavel, fue nombrado Conde de Carcassonne, el vencedor, Simó de Monfort y, tras la muerte de éste en el sitio de Tolosa, la titularidad de Carcassonne,  pasó a ser de su hijo Amaury.

 Cuando las cosas se pusieron mal para Amaury, a mediados ya del siglo XIII, por la recuperación de tierras que estaba realizando el Conde de Toulouse, aquel renunció al condado de Carcassonne, en favor del Rey de Francia.

Cuando el Rey de Francia recuperó finalmente todas las tierras de Toulouse, Carcassonne y Occitania en general, llegó la firma del Tratado de Corbeil, entre Jaime I de Catalunya y Aragón y Luís IX de Francia, por el cual el monarca catalán renunciaba a toda pretensión sobre los condados occitanos y, a cambio, el monarca francés renunciaba a cualquier derecho sobre Catalunya, delimitándose de esta forma la primera frontera entre Francia y Catalunya, que no sería modificada hasta la firma del Tratado de los Pirineos, en 1659, al finalizar la guerra de los “Treinta años”.

Así las cosas, Carcassonne se integraba definitivamente en la corona francesa. Una vez establecida la paz en el sur, las murallas de la “cité” perdieron parte de su importancia y solo el castillo servía, de vez en cuando, de residencia real.


Y, finalmente, una vez firmado el Tratado de los Pirineos, en el s. XVII, perdería definitivamente su posición estratégica, debido al retroceso de la frontera española, y la ciudad fue, prácticamente abandonada, asentándose la gente en la parte de abajo, más cerca del río.

La Cité de Carcassonne te transporta a otra época.

Es una fortaleza del siglo XII, erigida por los señores de Trencavel, vizcondes de Carcasona sobre la antigua edificación romana. Los Trencavel eran una poderosa familia asentada en el sur de Francia, vinculada a los condes de Toulouse, y que perdieron su dominio sobre Carcasona en el curso de las luchas contra la herejía cátara. Es una bella edificación; un fuerte en medio de la ciudadela, cuya fachada exterior da a la orilla del río Aude y domina la ciudad nueva, la Bastida.














En la Cité hay rincones evocadores que nos hablan de otros tiempos...























Carcassona, 1922. Autor, Josep Maria Baixas i Castellví

Vistas desde el hotel...




video






video



8 comentarios:

Miquel dijo...

Otra ciudad para perderse. desde luego estos franceses tienen gusto y respetan lo suyo. Limpieza por todos lados y verdaderas maravillas naturales y/o creadas por la mano del hombre que saben aprovechar.
Salut

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Lo respetan y lo cuidan, Carcassonne está declarada Patrimonio de la Humanidad, y de verdad una maravilla, tantísimos Artesanos en la Cité, tiendas pequeñas pero maravillas, y pasear por allí indescriptible.
Un beso gracias y bon día Miquel.

Josep dijo...

Desde que nosotros estuvimos, ha dado un cambio enorme, me refiero a hoteles y demás. Carcassonne, no se si te fijaste, es como casi todos los pueblos amurallados de aquellas comarcas, son redondos.
Los castillos me gustan más que los españoles. Por cierto, en Francia cualquier persona que tenga un castillo tiene la obligación de mantenerlo en su estado primitivo y no ruinoso.
Vamos, como aquí, igualito, igualito!!.

Gracias por la maravilla de fotos, amiga mia.

Un petó.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Ya nos gustaría a tod@s que conservasen de esa forma tan exquisita nuestro patrimonio, porque es nuestro y el gobierno es el encargado de velar de él.
Un abrazo querido Josep y muchas gracias.

Chordi dijo...

Que bonitas fotos y que panoramicas hija esto es un placer visual casi orgiastico, menos mas que son franceses asilvestrados porque si fueran de aquí ya habrían instalado un parque temático medieval al estilo Salou-Fest....o Barcelona World afincado en Tarragona para mas Inri.
Un abrazo

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Muchas gracias CHORDI, y me alegro que te orgasmees con las vistas,ja,ja,ja.
Un abrazzzooo y a disfrutar.

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola M.Trinitat.
Enhorabona per tota la feina i el temps que es dedicat aquest magnific reportatje.
Les fotografies son precioses
M´en vingut ganes de visitar aquest lloch.
Una abraçada, Montserrat

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Moltes gràcies Montserrat, val la pena fer una sortida i gaudir, abans que arribi l'hivern, ja que fa fred.
Una abraçada i moltes gràcies, pel teu comentari.