LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

1 de julio de 2013

BARCELONA...AQUELLOS AÑOS 40...1-07-2013...

MI VIDA Y MI HISTORIA

TEXTO: Josep M. Huertas i Jaume Fabre.

El Rigat, inaugurado en 1942 en la plaza de Catalunya, El Cortijo y la Rosaleda en la Diagonal situada más allá de la plaza rebautizada con el nombre de Calvo Sotelo, que el mismo 1942 empezaba a ser prolongada desde el Palau de Pedralbes hacia Esplugues.

La Rosaleda 1942.

El Rigat: "Respondiendo a una característica muy propia de los períodos de pobreza, los locales eran suntuosos, cargados de mármoles y de lámparas con colgajos y de espejos y escaleras". En cuanto a La Rosaleda, Ignasi Agustí describe, en sus memorias, las noches en aquel local como "plácidas, dotadas de una extraña beatitud entre el trabajo y la tensión cotidiana". Los hijos de las buenas familias y quienes, como Agustí, se habían puesto al lado de los vencedores, podían ahogar, sin embargo, su mala conciencia por aquella buena vida en un contexto desolador de miseria y represión, pensando que la orquesta de Bernard Hilda que tocaba en el mismo era "una manifestación viva de la esperanza aliadófila" y que cuando bailaban elegantemente vestidos el J'attendrai hacían "una manifestación explícita de adhesión a la Resistencia francesa". Quien no se engaña es porque no quiere.
1930, Restaurante LA PERGOLA .

Mientras tanto, los que tenían que luchar cada día por conseguir un pedazo de pan trataban también de encontrar espacios donde olvidar. En las noches de bochorno se sentaban en la Diagonal a escuchar el sonido lejano de las orquestas que tocaban en El Cortijo y la Rosaleda. Los domingos iban al zoo a ver el elefante Perla, regalado en 1944 por el zoo de Berlín, que ya no sabía cómo alimentarlo en una ciudad asediada por los bombardeos aliados, de la misma forma que la antecesora de Perla, la elefanta Júlia, había muerto de hambre en la Barcelona de la guerra civil. Se paseaba por Montjuïc en donde también en 1944 se reconstruyeron las pérgolas del Parque Laribal, y se leía El Coyote que el mismo año empezó a publicarse por Josep Mallorquí. Los cines se llenaban de cazadores de sueños y la iglesia aprovechaba la ocasión para multiplicar las procesiones que proporcionaban un rato de entretenimiento gratuito.
La Puñalada, Paseo de Gràcia -Diagonal.
1940, Restaurant PARELLADA , Diagonal-Corcega.


La Guia de Barcelona del 1950, a la que hacíamos referencia anteriormente, ofrece una curiosa clasificación de los restaurantes locales. En la categoría de lujo destacan el Cau Ferrat, Finisterre, Parellada, Ritz, La Rotonda i Windsor. En el apartado de restaurantes al aire libre, se mencionan El Cortijo, La Font del Lleó, La Masia, La Rosaleda y El Tibidabo. Entre los establecimientos de primera categoría, hay que citar el Baviera, Canaletas, Casa Agustí, Glaciar, Hostal del Sol, Navarra, La Punyalada i Sàndor. Clasificados como restaurantes típicos catalanes eran El Abrevadero, El Canari de la Garriga, Los Caracoles, Catalunya, Hostal de la Perdiu y el Siete Puertas. En el capítulo de típicos marineros se citaba Can Solé, Barceloneta y Cantàbric. Como típico gallego solo se mencionaba el Carballeira. El estandarte de la cocina vasca era el restaurante Amaya. La relación se completaba con los llamados restaurantes americanos y los típicos argentinos e italianos. 





2 comentarios:

Miquel dijo...

Que bueno ¡ un abrazo ¡

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Muchas gracias Miquel, y buena semana.