LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

17 de març de 2013

BARCELONA...CONVENTO DE SANTA CATERINA, DONDE AHORA ESTÁ EL MERCADO...17-03-2013...

MI VIDA Y MI HISTORIA
Convento de Santa Caterina(1262-1837), antes de su demolición en el año 1837, para construir el mercado.

Son muy pocos los datos detallados que se conocen del proceso constructivo de Santa Caterina, la mayoría son legados testamentarios en los que sólo
se especifica una cantidad de dinero para la obra
de la iglesia o bien el entierro en alguna de sus capillas. Sólo poseemos dos datos contemporáneos
que nos hablan de la cubierta del edificio: por un
lado en 1262, el rey Jaume concede una cantidad
de dinero para la consumación del edificio. En dicho documento podemos leer «consumari integre
cum parietibus, et tecto, et fenestris vitreis, et
ceteris operibus». La otra noticia corresponde al
legado otorgado en 1275 por Ponç d’Alest destinado a levantar «tota ultima arcuata a superlimine
portalis usque ad tectum cum fenestra rotunda».
Obsérvese que en los dos documentos se alude a
tecto o tectum, es decir «techo», pero sin que se
especifique si éste es de ojivas, como encontramos
en la documentación contemporánea relativa a la
construcción cuando se refiere a un sistema de
bóvedas de crucería. En consecuencia, debe
subrayarse que ambas referencias nos hablan de la
cubierta pero no del sistema utilizado. Además,
en el segundo documento aparece un nuevo término a considerar: arcuata, es decir «arco» o «arcada». Lo cierto es que éste puede referirse a un
arco de un sistema de bóvedas, pero de ser así, resulta poco claro que un legado se destinase a un
sólo elemento de un sistema indivisible. Parece,
pues, mucho más fácil entender que se refiera a un
arco perpiaño sobre el cual descansaría una cubierta de madera.

IGLESIA DE SANTA CATERINA 1836, DEL MAGNÍFICO BLOG:


Mercat de Santa Caterina 1980.


2 comentaris:

Miquel ha dit...

tengo que verlo mejor, porque he estado y aquel día estaban de obras y no pude pasar ...un abrazo

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

A ver si coincidimos Miquel, que ese mercado tiene encanto, y han conservado la arquitecta, muchas cosas, con cariño y sesibilidad, a mi sencillo modo de ver.Un abrazo Miquel, y muchas gracias.