LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

14 de marzo de 2012

CARRER DE N' AMARGÓS, BARCELONA, 14-03-2012...!!!

MI VIDA Y MI HISTORIA


Atentado contra el cardenal Casañas (24-12-1905)

El 24 de diciembre de 1905, en la Catedral de Barcelona (Cataluña), el cardenal y obispo de Barcelona Salvador Casañas i Pagès sufre un atentado a manos de un anarquista del que saldrá sano y salvo. Josep Sala, que así se llamaba el agresor, intentó apuñalar al religioso cuando éste pasaba el umbral de la puerta del claustro, pero los acompañantes de Casañas, el decano Dachs y el vicario general Pol, detuvieron el brazo del anarquista. Segundos después, el guardia municipal Antonio Vaquero, que prestaba servicio a los claustros de la Catedral, y un peatón redujeron el anarquista, que también llevaba un revólver y que sufrió una grave equimosis en la nariz. El detenido fue llevado a la prevención de Sant Felip Neri. El tejedor Josep Sala y Comes había nacido en Vic y era conocido por la policía por haber participado en la organización de mítines libertarios contra los procesos de Montjuïc y por haber presidido un tiempo un centro de paletas en Vic. Tras prestar declaración ante el juez instructor Fernández Argüelles, del fiscal Díaz Guijarro y del presidente de la Audiencia fue trasladado al día siguiente en la cárcel. Josep Sala murió oficialmente envenenado a su celda ese mismo día 25 de diciembre de 1905, pero la autopsia reveló que no había veneno en su cuerpo.



L'atemptat de Josep Sala i Comes contra el cardenal Casañas segons el Supplement Illustré du Petit Journal (núm. 230)




La implantación del gas en Barcelona

A falta de otros datos, las actividades de Cerdà en el desarrollo del gas de Barcelona se pueden fechar entre los años 1848 y 1872, primero a través de su relación con uno de los primeros promotores, el francés Charles Lebon, y desde 1854, como síndico y concejal del ayuntamiento de la ciudad.
 Charles Lebon inició sus actividades en esa industria en 1837 con la construcción de la fábrica de gas en su ciudad natal, Dieppe. En 1840, se dedicó a viajar hacia el sur de Francia -España y el norte de Africa particularmente- en busca de ciudades que estuviesen interesadas en instalar alumbrado público por gas. Ante los distintos ayuntamientos desplegaba todas sus dotes de persuasión para convencer a las autoridades municipales de las ventajas de instalar el alumbrado público por ese nuevo sistema: prestigio y seguridad para la ciudad que lo adoptase y el honor de quedar asociados para siempre a tan importante mejora para los gestores municipales.
 Charles Lebon seguía un método consistente en promover instalaciones, ofreciendo sus servicios técnicos para construir fábricas con sus correspondientes redes de distribución. A cambio de que el ayuntamiento le otorgase el privilegio exclusivo por un período de aproximadamente quince años, Lebon se comprometía a edificar la fábrica y tender la red. Simultáneamente, Charles Lebon se ocupaba en encontrar socios autóctonos con la capacidad económica suficiente para inmovilizar el capital necesario para acometer las obras de la fábrica y de la red.
 Charles Lebon entró en negociaciones con la familia Gil y Serra, de Barcelona, cuyos componentes se encontraban muy bien relacionados con capitalistas solventes españoles y extranjeros. Con este grupo fundó la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas, que pronto fue conocida como La Catalana, a la que Charles Lebon aportó sus conocimientos y el privilegio exclusivo de canalización que había obtenido del ayuntamiento de Barcelona para instalar el alumbrado público.
 En octubre de 1842, se instalaron los primeros faroles en los lugares más prestigiosos de la ciudad y el año siguiente, el 31 de julio de 1843, se fundó la Sociedad Catalana para el Alumbrado por Gas. Con sus socios, Lebon pactó también la construcción de la correspondiente red para atender el consumo particular de la ciudad, centrado en un principio en el alumbrado de factorías, teatros y cafés.
 En 1847, Lebon fundó también su propia compañía en Francia, la Compagnie Centrale d'Éclairage et de Chauffage par le Gaz, una sociedad de cartera cuyo objetivo era promocionar instalaciones gasistas siguiendo el sistema que se ha indicado. Una vez que las instalaciones se encontraban en funcionamiento, ofrecía a sus socios la posibilidad de recomprarlas para integrarlas en su propia sociedad a cambio de acciones de su compañía o de un contrato de alquiler.


http://www.yelp.es/biz/taller-de-marionetas-travi-barcelona 









10 comentarios:

Miquel dijo...

Bonito porque si, sin más explicaciones ¡¡¡¡ es una calle de lo más acogedora ¡¡¡ salut

Mª Trinidad dijo...

Muchas Gracias Miquel, y muy buen día, saludos.

Josep dijo...

Mari Trini, lo siento, pero no se donde está esta calle.
Estos mosaicos son preciosos, solo por esto ya valdría la pena ir a verla.

Un petó.

Mª Trinidad dijo...

Es una calle del carrer Contal, y es corta y muy bonita.
Es muy céntrica y a la vez desconocida.
Un abrazo y muchas gracias.

Mari-Pi-R dijo...

Ni los de tu ciudad conocen esta calle, ya ves aventurera y descubridora de calles y cosas interesantes que nos traes cada día.
Ya sabes que todas estos azulejos me encantan.
Besos

Mª Trinidad dijo...

Muchas gracias Mari-Pi-R por tus agradables palabras!
Un abrazo!

Montse dijo...

Por esa zona hemos estado hoy, av. Portal de l'Angel, Portaferrisa. Por esa calle he pasado más de una vez, pero sinceramente ni me he fijado en esas preciosidades, porque como siempre, lo hago casi de noche, estaré al tanto la próxima vez. Bona nit y un beso.

Mª Trinidad dijo...

Es que Montse, de noche todos los gatos son pardos...Ja,ja,ja.
Un abrazo y muchas gracias cielo.

canp3 dijo...

Viví 32 años en esa calle, desde que nací hasta que me casé, en una finca tocando al carrer Comtal. Era una calle estrecha, hecha en y para otro tiempo. Los ruidos se magnificaban debido a su estrechez, en verano el aire no circulaba y se respiraba mal... Pese a todo esto que comento, que puede parecer negativo, tenía su encanto. He visto en ella multitud de comercios de barrio, "botiguetas" de toda la vida (como el colmado de la señora Isabel, donde mi madre me enviaba a comprar lentejas remojadas) que se han ido sustituyendo por otros más actuales (pizzerias, etc.). En mi infancia, los niños todavía bajábamos a la calle a jugar, a lo que fuera (canicas, pelota o simplemente al escondite). Hoy es prácticamente impensable ver a niños jugando por esas calles, y eso que ahora son completamente peatonales... Lo que recuerdo con más nostalgia era la época navideña, con un puesto de castañera en la esquina entre Comtal i Via Laietana, i de cómo en 2 minutos estábamos delante de Can Jorba y su espectacular abeto y de El Corte Inglés de Plaça Catalunya y sus fachadas adornadas, llenas de autómatas. El tiempo pasó, el vecindario fue renovándose, aparecieron los apartamentos turísticos (varios en mi propia escalera), algunos pisos "patera"... El bullicio de antes se convirtió en ruido irrespetuoso de vecinos recién llegados que no conocían (ni querían hacerlo) la idiosincrasia del barrio... En fin, que al final, "escapé" de allí. Pero me quedo con todo lo bueno (que es mucho) y sobre todo, con los recuerdos de la que creo que es la mejor época de toda persona: su infancia y juventud.
Salut!

Mª Trinidad dijo...

Hola canp3, esa es la añoranza de los tiempos de antes, esa calle como tantas otras son maravillosas, y muchas gracias por aportar tus recuerdos de niñez y juventud, esos recuerdos nadie te los puede robar.
Un saludo muy cordial y muchísimas gracias.
Mari Trini