LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

20 de enero de 2012

FÁBRICA DEL CÁÑAMO, POBLENOU , BARCELONA,20-01-2012.

MI VIDA Y MI HISTORIA

http://www.barcelonactiva.cat/barcelonactiva/images/cat/can_jaumandreu04_tcm83-12757.pdf
OBREROS DE LA FÁBRICA DEL CÁÑAMO, POBLENOU.1937.


 ( Del magnífico blog de Josep Estuel)
http://vivenciesjosep.blogspot.com/2008/07/blog-post_31.html
LA FÁBRICA DEL CÁÑAMO 1970




http://www.orvepard.org/veins/node/1925
FÁBRICA DEL CÁÑAMO 2008.
LA FÁBRICA DEL CÁÑAMO YA DESTRUÍDA 2008.
http://www.expotrabajoysalud.es/exposicion/exposicion-03.html
http://re-habitar.blogspot.com/2010/12/reconversion-de-antigua-fabrica-de.html
Poblenou, en 1928.
Antigua fábrica del cáñamo, en la actualidad, un Hotel de Cuatro estrellas.


En nuestros días, el cáñamo ha conseguido aclimatarse a un gran número de balcones y terrazas barcelonesas, donde luce ufano a pleno sol. Pero en los nublados años de la posguerra, la sola mención de esta Cannabácea causaba escalofríos de pavor entre el vecindario. Por si no se acuerdan, la fábrica del Cáñamo fue -entre 1939 y 1942- uno de los campos de concentración del franquismo, donde se hacinaban los enemigos políticos del momento. De hecho, su fama fue tal que, junto al campo de la Bota, formó parte de la leyenda más negra de la ciudad. Aunque no fueron los únicos.
A su llegada, las nuevas autoridades se encontraron con una cárcel Modelo abarrotada y medio en ruinas, y miles de republicanos a quienes se debía buscar lugar de encierro. La improvisación, la sed de venganza y la alucinante miseria de la época hicieron el resto. Fructificaron así un rosario de cárceles de pega, en las que no había las mínimas condiciones para garantizar la vida de los prisioneros. Entre las más famosas, el edificio sobre el que en 1957, se hicieron las Llars Mundet, en Horta, protagonista de una de las fugas más sonadas de las organizadas en los primeros tiempos del maquis libertario.
Otro lugar de cautiverio fue el convento de Sant Elies, en Sant Gervasi...


Del fantástico blog, de Miquel Cartisano.
 http://totbarcelona.blogspot.com/2010/09/metodos-psicotecnicos.html
Edificio de tristísimo recuerdo, en el que durante la Guerra Civil había funcionado una de las checas más crueles del SIM estalinista, que ahora los vencedores no tenían problema alguno en reciclar. Como la masía de Can Duran, en Les Corts, reconvertida en lugar de internamiento para mujeres hasta 1953, en que fueron trasladadas a la nueva cárcel de la Trinitat. Estaba situada en lo que hoy es El Corte Inglés de la Diagonal y fue regentada con mano de hierro por la orden religiosa de las Hijas de la Caridad, a quienes en 2005 se concedió el premio Príncipe de Asturias a la Concordia. Aunque el más grotesco de aquellos presidios fue el instalado en las naves del palacio de las Misiones, en Montjuïc. Fue el que funcionó más tiempo y el que tuvo mayor variedad de inquilinos. Al principio, oficiales republicanos; después, homosexuales a los que se enviaba a campos de trabajo y a partir de la década de 1950 vagabundos y barraquistas. Incluso, durante un tiempo, fue centro de internamiento para aquellos emigrantes andaluces que llegaban a Barcelona sin trabajo ni domicilio. Los sin papeles de antaño, vaya.
Todos estos lugares, curiosamente, han sido borrados del mapa. Lo contaba, hace poco, el historiador Borja de Riquer, en un coloquio sobre la memoria histórica, al recordar que la fábrica del Cáñamo en la calle de Llacuna con Ramon Turró, se ha convertido en un hotel, sin que exista proyecto alguno de recordar su oscuro pasado. El complejo industrial de Can Esgarriadones o La Borra ,como también era conocido fue fundado en 1882 por la famosa saga de los Godó y en ella trabajaron niñas y mujeres en condiciones tan duras que, en la cercana Rambla de Poblenou, tienen una placa en su memoria.
Al terminar la guerra, el complejo fabril fue cedido como cárcel anexa a la Modelo, aunque en realidad el trato que allí se dispensaba estaba más cercano al de un campo de concentración, con un legendario director aficionado a propinar palizas al azar. Se calcula que más de 3.000 republicanos pasaron por sus naves, hasta que en 1942 fueron trasladados y volvió a reemprender su actividad industrial. Ahora, conservando la fachada, se ha convertido en el nuevo complejo Nozar-Eix Llacuna, que aloja un hotel de cuatro estrellas. Cuánta memoria para una planta a la que se acusa de debilitar la memoria, ¿no les parece?
Fábrica de alpargatas antes de la guerra.

Cordelería (Fábrica de cuerdas) Ribó, en Badalona.  FOTO: Chausson
La fecha de inicio para la siembra del cáñamo era la del 19 de marzo, San José, y se alargaba hasta finales de ese mes ó primeros días de abril. Tras la siembra del cañamón (nombre de la diminuta semilla) se le daba un primer riego. Un segundo riego cuando la planta tenía aproximadamente un palmo, llegando a un total de cinco riegos. Era una planta que exigía poquísimos cuidados, por lo que era uno de los cultivos preferido por los huertanos.
Al final se obtenía una planta de unos dos metros de altura que empezaba a segarse por la Virgen del Carmen, el 16 de julio. El procedimiento de siega se llamaba “a remano”, y consistía en tumbar la planta con el brazo izquierdo hacia fuera para arrastrar “la corvilla” a ras del suelo. Cada brazada del segador servía para hacer una garba, que quedaba tendida para secar al sol. A los 4 días se les daba la vuelta con un gancho de madera, para que se secasen por el otro lado. Una vez secas se ataban las garbas y se procedía a la “jargola”.
La jargola consistía en golpear con una”horqueta” las garbas para que se desprendieran las hojas secas. Se hacia en las horas mas calurosas del día porque las hojas del cáñamo se soltaban mejor (recordemos que era agosto).
Con cada dos ó tres garbas se formaba un haz que se ataba con una cuerda y se sumergía en una balsa durante varios días. Para ello se llenaba la balsa por la mitad y se iban poniendo haces de cáñamo en capas sucesivas, normalmente cuatro ó cinco capas. Para evitar que la planta flotase, se le colocaban unas piedras redondas de varios kilos.
Si la temperatura había sido buena se conseguía una buena fermentación en cuatro ó cinco días, y entonces se procedía a renovar el agua cuya operación se volvía a repetir en otros tantos días.
Era muy importante que el cáñamo estuviera “cocido” en su punto, y ese era el momento de “sacar las balsas”. Los “balseros” sacaban los haces y los ponían en posición vertical en grupos de ocho ó diez para que escurrieran el agua con rapidez, abriéndolos en la base (a modo de cabaña india) y creando un curioso paisaje en toda nuestra Vega.
La última operación que se realizaba en la misma huerta después del embalsado era el agramado, que consistía en separar las hebras del tallo de la varilla del cáñamo.
El “agramaor” era el obrero que valiéndose de un instrumento llamado “gramaera” golpeaba y sacudía las garbas para separar las gramisas del tallo de las fibras.
Normalmente era un trabajador por cuenta propia que llevaba su propia “gramaera” al bancal. Al cabo de una jornada podía agramar unas 60 garbas, con una producción media de unos 25 kilos de fibra. Finalmente las limpiaba y las convertía en fardos “aquintalados” de un quintal de peso (43,750 kg.). Este trabajo también se realizaba en las horas de más calor para que la agramiza se soltase mejor.
Como término medio, el jornal diario de un segador estaba en 29 Pts. (1949), y el de un agramador en 35...

10 comentarios:

Miquel dijo...

que interesante y que útil era el cáñamo ¡¡¡ y nada más ecológico ¡¡¡¡

Mª Trinidad dijo...

Tú lo has dicho ecológico, y útil, pero parece que la memoria falla, muchas veces para los dirigentes.
Muchas gracias Miquel, y a tener un día fantástico , un abrazo.

Josep dijo...

Mari Trini, a pesar de que los que hemos sido vecinos de aquel lugar tan odioso, maldecido mil veces, ver salir de allí dentro las mujeres y niñas, llenas de polvo, vestidas con sacos y otro saco a la cabeza a modo de gorro, y yo ahora mismo con mis recuerdos llenos de rabia, has hecho muy bien de escribir que era aquello. Este lugar que ahora es precioso calles Lacuna con Ramón Turró, había otro, en la calle Ramón Turró con Roc Boronat, que luego y durante muchos años fue La Vanguardia. Y en medio de las dos fábricas un cuartel de la Guardia Civil que lo construyeron cuando era cárcel. Junto a esta foto que puse en mi blog –y que te doy las gracias por ponerla-
Quisiera poner cuatro letras del post de mi blog, con tu permiso, para que lean todos nuestros amigos de tu blog como lo vivi de pequeño:
A las mujeres que trabajaban allí, en la cercana Rambla de Poblenou, tienen una placa en su memoria.Yo nací a 100 metros de allí,y pasaba diariamente para ir al colegio,y aun quedaban mujeres allí dentro tapadas con sacos del propio cáñamo, rapadas algunas de ellas, y salian con un carro enorme lleno de cáñamo a rebosar para trasladarlo a otro "centro".Actualmente son los talleres y almacen de un famoso periódico. La Vanguardia
Cuando cruzaban la calle pasaban forzosamente por delante de un cuartel de la guardia civil.Aquello ya volvia a ser una fabrica porqué había pasado la guerra.Pero ya no era como antes del 36,ahora tambien se le llamaba "la fabrica de los chinches".En mi barrio todos sabian estas palabras:
Peladas,Presas y Paseadas. Que horror!! Pobres mujeres y quizás pobres niñas. Vete tu a saber que les hacían allí dentro antes de darles aceite de recino, o llevarlas al Camp de la Bota.
Ah! Y que no se te ocurriese pasar a según que horas por delante del cuartel de la Guardia Civil sin levantar la mano.
Cuantas lágrimas caídas y cuantos gritos.
Y lo de las Misiones yo también tenia previsto escribirlo.
Escribe querida, escribe…
Un beso.

Montse dijo...

Y Garzón en el banquillo y a Fraga a enterrarlo con honores después de las barbaridades que hicieron durante la dictadura ¡Estem apanyats!
Muy interesante los datos sobre el cáñamo, me gusta todo lo que sea del campo ¡Y eso que soy de ciudad!
Besos.

Mari-Pi-R dijo...

Muy interesante reportaje, desconocía toda la historia de las fabricas y del uso que se hizo en ellas.
Un abrazo

ben dijo...

En los primeros años de los cincuenta,recuerdo como mi tío pre
paraba el sueldo de los segadores,de un pequeño campo de
trigo que tenía en un pueblo de
Córdoba,Baena.A cada trabajador le
daba 5 monedas de duro,total,25
pesetas.
Saludos.

Mª Trinidad dijo...

Mi querido y estimado amigo Josep Estruel:
No veas lo que se me ha encogido el corazón cuando has contado todas esas barbaridades , ha sido duro y muy triste...!!!
Y por desgracia se lo que contaban personas mayores que yo, las violaban, les daban aceite de ricino, las rapaban para humillarlas más todovía, y les hacían decir VIVA CRISTO REY...!!!
Seguro que mi tía Júlia, que fué la que lo contaba, lo más seguro le ocurrió, y por pudor lo contaba en segunda persona, que en Paz descanse mi querida Tía, y en el cielo esté.
¡¡¡Los maldigo a todos y mi más grade repulsa a todos y cada uno de ellos, estén donde estén!!!

Querido Josep, un beso.

Mª Trinidad dijo...

Hola querida Montse, el mundo está al revés.
Un abrazo y muchas gracias.

Mª Trinidad dijo...

Muchas gracias Mari-Pi-R, eso me gusta que te gusten y que pases un ratillo distraída.
Un abrazo y un beso, BFDS.

Mª Trinidad dijo...

Pues ya ves querido BEN:
25 ptas al mes, que esclavitud tanto trabajo para un sueldo de miseria.
Pero no te creas que pronto estaremos todos así, ya lo verás...Al tienpo y no tardará mucho.
Muchas gracias querido amigo y un abrazo.