LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

29 de desembre de 2011

FECSA ...CONSTRUCCIÓN DE LA CENTRAL ELÉCTRICA, SANT ADRIÁ DEL BESÓS 1916-2011. BARRCELONA...29-12-2011.

MI VIDA Y MI HISTORIA















http://www.sant-adria.net/cas/visor_foto.php?idfoto=34&ttema=1 


La central térmica de Sant Adrià del Besòs (Barcelona), uno de los motores energéticos del área metropolitana y símbolo de su horizonte, va apagándose y el próximo jueves 24 los empleados quieren homenajearla en un último adiós, a la espera del cierre oficial aún sin fecha por parte del Ministerio.
"Queremos que toda la gente, tanto la que está en activo como la que ha pasado por aquí, nos juntemos y nos veamos", explica el responsable del comité de empresa Ginés Romero, que lleva trabajando en la central desde los 18 años.
Ahora tiene 54 años: toda su vida laboral ha transcurrido en este solar ahora inhóspito, de 65.000 metros cuadrados y con las tres imponentes chimeneas de 200 metros de altura, un complejo de producción eléctrica ya inactivo desde hace meses y al que sólo le queda un orden ministerial para su cierre perpetuo.
La fiesta de despido que han organizado los empleados y jubilados será en una de las salas de máquinas, de una extensión que revienta la tópica comparación de los campos de fútbol y donde tantos trabajadores habían hecho guardia a la espera de una alarma inesperada.
Será simbólicamente su última noche de guardia en la central, como las que hizo Ginés Romero mientras estudiaba para sacarse la licenciatura de Geografía e Historia o para charlar con su compañero de turno.
Explica Romero que la central ha sido más que un lugar de trabajo: "Éramos amigos aquí y fuera de aquí", comenta en la planta ahora casi vacía, y explica que la mayoría de los trabajadores, que alcanzaron el medio millar, vivían en barrios muy concretos de Santa Coloma de Gramanet, Sant Adrià del Besòs y Badalona (Barcelona).
Llegaron de Murcia, Extremadura y Andalucía: "Se aglutinaron aquí varias culturas y mentalidades, y el comité de empresa se convirtió en su respaldo y su punto de encuentro".
Cuenta con orgullo que la central fue una de las cunas de Comisiones Obreras en Cataluña y sus trabajadores pusieron alguna vez contra las cuerdas el suministro eléctrico de Barcelona en tiempos de la transición, y lo cuenta entre carteles y recuerdos soviéticos con una visible capa de polvo.
Aunque el litoral adrianese produce energía desde hace casi un siglo, la central y sus tres chimeneas han operado desde mediados de los años setenta y ahora, ya sin producir energía, su plantilla es de setenta personas y los más jóvenes rondan los 55 años.
Mientras avanzamos por la planta, los últimos empleados preguntan al responsable del comité de empresa sobre su futuro: la mayoría se jubilarán y prejubilarán, mientras que solo una decena serán reubicados.
Se miran con escepticismo la imponente construcción, ya que pese a la voluntad popular de conservar las chimeneas y reconvertir la planta, la crisis económica ha convertido el futuro de la central en un filme a cámara lenta y algo desenfocado.
"Sant Adrià siempre ha tenido las tres chimeneas en el horizonte y la gente ha soportado durante mucho tiempo el combustible, los residuos, la ropa tendida que se ensuciaba, y ahora toca que la central repercuta en beneficio de Sant Adrià, que son los que se tragaban el humo", pide Ginés Romero.
El humo y el ruido dice que se controlaron con el tiempo y que los ex trabajadores han sufrido pocos efectos.
Con el tiempo, la central térmica ha traspasado su potencia energética a la planta de ciclo combinado Besòs 5, los operarios venidos del sur de España han sido sustituidos por jóvenes ingenieros, y la potente central térmica será despedida por sus empleados históricos el próximo jueves 24.
"Me toca cerrar la planta", dice Ginés Romero, hijo y nieto de empleados de la industria energética de Sant Adrià.



http://www.flickr.com/photos/jortega...n/photostream/

Según informó Endesa, la nueva planta, denominada Besòs 5 -que se alza al lado de los actuales grupos 3 y 4, en el mismo municipio tiene una potencia de 859 megavatios (MW) y ha supuesto una inversión de 436 millones de euros, aportados íntegramente por la compañía. La nueva central duplica, de esta manera, la capacidad de generación de Barcelona y su área metropolitana.
 Para la compañía del grupo italiano Enel, una de las principales características de Besòs 5 es que, al tratarse de tecnología de ciclo combinado, tiene menos incidencia medioambiental que las centrales que utilizan combustibles fósiles y unos rendimientos netos superiores al 58%. Así, no sólo presenta unas bajas emisiones de gas a la atmósfera (óxidos de nitrógeno y azufre), sino que supone una notable mejora respecto a las tecnologías térmicas convencionales en términos de emisión de CO2 por kilovatio a la hora (reducciones de hasta el 70% frente a las térmicas de carbón y hasta el 50% sobre las térmicas de fuel-oil).
 Además, las centrales térmicas de ciclo combinado son más silenciosas, no generan líquidos contaminantes ni residuos sólidos. En resumen, "su impacto ambiental es notablemente más reducido", señaló Endesa.
 La nueva planta tiene una configuración 2x1 (dos turbinas de gas y una de vapor) y se compone de dos turbinas de gas, dos calderas de recuperación de calor (con una chimenea cada una), una turbina de vapor, tres alternadores, condensador, salas de control (armarios eléctricos y de control de motores) y una caldera auxiliar de gas natural.

La captación de agua de refrigeración, con un caudal de 60.000 metros cúbicos por hora, se realiza mediante una tubería de unos 512 metros, ya existente. El agua de refrigeración se vierte al mar, a 300 metros de la línea de la costa, con un incremento térmico de siete grados centígrados, mediante una conducción de vertido submarino de nueva construcción de 520 metros de longitud total, 95 metros en zona terrestre y 425 bajo el mar.
 Estos dos grupos de Besòs 5 se suman al actual que Endesa ya tiene en el litoral de Barcelona. La plantilla de la compañía también ha aumentado para gestionar y controlar ambas instalaciones, y ha pasado de los 36 empleados hasta ahora destinados al ciclo combinado, a los 100 trabajadores, que ya han recibido la preceptiva formación. Para construir la central se han invertido más de 2,5 millones de horas de trabajo y en momentos punta han llegado a trabajar hasta 700 operarios.
 La nueva planta se ubica en un emplazamiento, la desembocadura del río Besòs, que el próximo año, en 2012, cumplirá un siglo de historia al servicio de la generación de electricidad. La primera central que se construyó, en 1912, fue la central térmica de Sant Adrià de Besòs (donde actualmente se ubica la central de las tres chimeneas), levantada por la ya desaparecida Energía Eléctrica de Cataluña.


4 comentaris:

Miquel ha dit...

Mí abuelo trabajó allí. Decía que escuchaba los fusilamientos a las 5 de la mañana del Camp de la Bota...siempre lo recordaba con desagrado . Salut

Mª Trinidad ha dit...

Mi respeto a la memoria de tu abuelo, y la delos fusilados, una lástima la guerra, normal que lo recordase con desagrado, se le pondría al pobre un cuerpo...!!!
Muchas Gracias Miquel y un fuete abrazo, .

Montse ha dit...

Los trabajadores de allí serían como una gran familia, tantos años juntos.
Besos.

Mª Trinidad ha dit...

Me imagino que sí que eran como una gran familia...!!!
Muchas Gracias querida amiga Montse y Bon Día, Abraçadas.