LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

27 de desembre de 2011

CA N'OLIVA , CAN RIGALT, CA L'AUGUSTA, LA TORRE ROJA,CAN MOLINS, MASÍAS...QUE YA NO EXISTEN, BARCELONA ...27-12-2011.

MI VIDA Y MI HISTORIA

      Ca N'Oliva, Foto, Vicenç Fargnoli
Can Trons

Un llibre i una exposició recuperen l'històric Estudi de la Masia Catalana fet pels noucentistes


Entre el 1923 i el 1936 un grup de científics i humanistes, sota l'impuls del mecenes Rafael Patxot i del Centre Excursionista de Catalunya, van recórrer les terres de Catalunya i les Illes Balears per documentar la vida a pagès. Eren l'equip de l'Estudi de la Masia Catalana, un projecte d'investigació que va ser frustrat per la guerra i pel franquisme. Ara una part de la recerca feta, sobretot fotogràfica, i la història del projecte es mostren en el llibre 'La vida a pagès. El món perdut de les masies i les possessions de Catalunya i les Balears. Estudi de la Masia Catalana' (La Magrana), amb la coordinació i l'edició de Josep Font i Montserrat Solà, que també són els comissaris de l'exposició itinerant 'La vida a pagès. L'Estudi de la Masia Catalana', que es pot veure fins el 13 de juny a l'Espai Natura de Caixa Sabadell.

El projecte aspirava deixar testimonis escrits, orals i gràfics de les característiques arquitectòniques de les masies, els llocs i les possessions, així com de les feines del camp, les tradicions, la llengua, la indumentària, les festes i els costums dels seus habitants. Retrataven aquell món on buscaven l'essència de la catalanitat i uns valors morals que veien extingir-se, en un país en transformació, amb elevades migracions, canvis dins l'estructura tradicional de la família, l'arribada de l'electrificació i la mecanització del camp.

L'Estudi de la Masia Catalana va ser un dels projectes d'institucionalització cultural del Noucentisme, l'època en què homes com ara Mossèn Alcover, Francesc de B. Moll, Joan Coromines i Joaquim Folch i Torres, documentaven les diverses formes de la llengua catalana i recuperaven les principals joies del romànic. I, com recorda Josep Font en la introducció del llibre: 'el Noucentisme ha esdevingut sinònim d'època de construcció metòdica d'un país: en els àmbits polític, territorial i, molt especialment, cultural i educatiu. Bastir el país va ser fer l'Estatut, articular la divisió territorial de Catalunya, construir les primeres biblioteques del territori, els primers museus públics i les primeres escoles de formació professional. Rafael Patxot és, amb Francesc Cambó, el principal mecenes del segle XX a Catalunya, i va idear i finançar l'Estudi.'

Patxot va encarregar l'estudi al Centre Excursionista de Catalunya. I si durant la dictadura l'Estudi de la Masia Catalana va quedar guardat en uns armaris del CEC, a partir de la dècada dels setanta membres del centre van recuperar i documentar el fons bibliogràfic, que comptava amb 7.700 fotograifes i més de 400 gravats i dibuixos.  Es van inventariar unes 1.500 masies del Principat, 282 d'Osona, 228 del Vallès Oriental, 211 del Maresme, 179 del Barcelonès, 152 de la Garrotxa i 120 del baix Llobregat. L'any 2007 l'Obra Social Caixa Sabadell va parocinar una recerca que va permetre localitzar la correspondència que havia generat l'estudi i que ajuda a reinterpretar el projecte.

El llibre conté 250 fotografies, aplegades per territoris i per temàtiques, amb articles monogràfics de Montserrat Solà, Anna Borbonet, Joaquim Maluquer, Joaquim M. Puigvert, Albert Cubeles, Josefina Roma, Jaume Ayats, Antoni Ginard i Andreu Ramis. El pròleg és de Martí Boada i la introducció de Josep Font.

http://www.vilaweb.cat/noticia/3731192/20100520/vida-pages-mon-perdut-masies.html
La cruz del término y principio de Sant Adriá.1957.
La misma Cruz , diciembre del 2011.
Arco del principio de Sant Adriá, 1957.
Fotos color del arco del término, diciembre del 2011


http://www.facebook.com/pages/Assemblea-de-Llefi%C3%A0/135630073181277
Can Rigalt des de la carretera
Can Rigalt, fachada principal.
Sant Adrià de Besós, reflexe, octubre 1931.


Torre Pi i Gibert, 1927                   fotos propietat del senyor Miquel Toneu,




RESUMEN HISTÓRICO

Sant Adrià de Besòs (3,87 km2) es el municipio situado en la desembocadura del río Besòs, entre los municipios de Barcelona, Santa Coloma de Gramenet y Badalona, con los que forma una continuidad urbana. El río ha sido, desde siempre, uno de los elementos determinantes de la vida del pueblo. Así, el asentamiento de la población en el territorio de Sant Adrià fue tardío a causa de la naturaleza del terreno (humedales, espesos alisales o "vernedas") y de las frecuentes riadas (llamadas "besosadas").
El origen de la población se produce en la iglesia parroquial de Sant Adrià, ya mencionada en el año 1012. En esta iglesia se fundó, hacia el año 1092, un priorato de monjes agustinos regulares dependientes de Sant Ruf d'Avinyó. Sant Oleguer fue prior de este monasterio (1095-1108), antes de ser obispo de Barcelona y arzobispo de Tarragona. Finalmente, en el año 1127, el monasterio se trasladó a Santa Maria de Terrassa. Alrededor de esta iglesia, sobre un pequeño altozano de 14 m de altitud, a la izquierda del Besòs, se formó el núcleo antiguo del pueblo.
Existieron también desde muy antiguo, a la vera del Besòs, numerosos molinos de harina, que durante muchos siglos fueron una de las principales fuentes de riqueza de la población adrianense. En sus orígenes, la historia de Sant Adrià estuvo muy unida a la iglesia catalana. Concretamente, los obispos de Barcelona eran los señores jurisdiccionales (baronía de Sant Adrià) y el término municipal era gobernado por un alcalde episcopal.
Delante de la iglesia se construyó el llamado Castell del Bisbe, un casal en el que se alojaban los propios obispos y otros personajes notables, sobre todo en épocas de peste; ya en siglo XVII ya se encontraba en muy malas condiciones.
El hecho de ser un lugar por donde discurría el río, camino de Barcelona, perjudicó en vez de favorecer al pueblo: los musulmanes lo destruyeron en 1114 y los franceses, en 1697; esto, añadido a las frecuentes besosadas, provocó la despoblación del término municipal.
En el siglo XVIII la coyuntura empezó a cambiar. La fertilidad del suelo, la abundancia de agua y la proximidad del gran mercado de Barcelona produjo una gran prosperidad basada en el cultivo de verduras, legumbres, fruta y vid. Sant Adrià casi dobló su población (59 habitantes en 1718; 111 habitantes en 1787), que se encontraba diseminada en numerosas masías, de cuya inmensa mayoría sólo nos queda el nombre (can Sabater, can Coll, can Farinetes, ca l'Esquerra, etc.). De estas masías ochocentistas, aún queda en pie la de can Rigalt. Desafortunadamente, durante las guerras napoleónicas Sant Adrià volvió a ser destruido.
En el siglo XIX y a principios del XX, los prados y las vernedas de Sant Adrià fueron un lugar de ocio frecuentado por los barceloneses, además de ser un lugar donde se realizaban reuniones obreras.
Aunque su extensión no es grande, el término de Sant Adrià ha sido codiciado por los municipios vecinos de Barcelona y Badalona, y en el año 1929 consiguieron que el gobierno central decretase la agregación de estos dos municipios; el río Besòs sería la nueva línea divisoria. Sin embargo, el real decreto ley no se llegó a aplicar nunca y, en 1955, gracias a la insistencia de los adrianenses, la agregación fue finalmente anulada.
El siglo XX, y con él la industrialización, trastocaron completamente la vida de Sant Adrià. El crecimiento lento y sostenido (329 habitantes en 1860; 418 habitantes en 1900) y la vida basada en el cultivo de los campos cambiaron súbitamente con el establecimiento de las primeras industrias y la llegada de los primeros inmigrantes, ambos fenómenos provocados por la proximidad de Barcelona.
Especialmente significativa fue la década de los años veinte, cuando la población se multiplicó por seis (1.073 habitantes en 1920; 6.515 habitantes en 1930); este crecimiento se debió, en parte, a que se establecieron de un modo permanente obreros que trabajaban en las obras del metro y en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929.
En aquella época se inició una de las grandes constantes de la historia contemporánea de Sant Adrià: el establecimiento de centrales térmicas (Energia Elèctrica de Catalunya; la actual FECSA, en el margen izquierdo del río; Companyia de Fluid Elèctric, llamada La Catalana, en 1917, en el margen derecho). Otras industrias de esa época fueron la sociedad General Electrometal·lúrgica (1918) y la factoría productora de vidrio Celo (1925).
Los trabajadores de La Catalana dieron origen al barrio del mismo nombre; de la misma época es la urbanización Font i Vinyals (1922). Se trata del actual barrio de Sant Joan Baptista. Durante la guerra civil de 1936-1939 y los años de la inmediata posguerra, el campo de la Bota, la zona de la playa colindante con Barcelona, se hizo tristemente famosa porque se produjeron numerosas ejecuciones.
A partir de 1950, Sant Adrià volvió a crecer rápidamente (15.801 habitantes en 1960; 36.052 habitantes en 1981), siempre por la instalación de nuevas fábricas y por la construcción de barriadas de viviendas para los trabajadores, la mayoría procedentes de otros puntos de España. De esta manera surgió el polígono industrial de Monsolís (1955) y los barrios de la Verneda (1952), el Besòs (1960) y la Mina (1970).
Sin embargo, la comunicación entre estos barrios es difícil, a causa de las grandes vías de comunicación que atraviesan el municipio (carretera y autopista de Mataró, ronda de Dalt y cinturón del Litoral, ferrocarriles de Barcelona a Mataró) y del propio río Besòs. Éste ha seguido produciendo inundaciones; fueron especialmente importantes las besosadas de 1962, que causaron numerosas muertes e inundaron centenares de viviendas.
Si bien determinadas barriadas de Sant Adrià dependen de los municipios vecinos para obtener determinados servicios, el Mercado Municipal y, sobre todo, el mercado semanal de los martes (conocidos como "encantes"), tienen un alcance supramunicipal y proveen a los barrios limítrofes de Santa Coloma de Gramenet y Badalona.
Durante los años del franquismo, el crecimiento muy rápido y la falta de capacidad de gestión y de decisión de la administración local adrianense, no representativa, provocó importantes déficits de equipamientos y de servicios públicos.
Actualmente, Sant Adrià es una población en la que predomina el sector terciario. La industria está muy diversificada (sobre todo transformaciones metálicas, química y construcción) y predominan las empresas de tipo mediano. Entre las instalaciones industriales destacan las centrales térmicas del Besòs y de Fecsa -las tres chimeneas, que son una de las imágenes emblemáticas de Sant Adrià- y la planta incineradora de residuos, de tecnología muy moderna.
Sant Adrià se encuentra actualmente en una nueva y esperanzadora etapa de su larga historia. Si bien la crisis económica de los años setenta y comienzos de los ochenta le ha hecho perder un poco de población (33.075 habitantes en 2000), la gestión de las diversas administraciones públicas democráticas ya se ha hecho notar, y los problemas pendientes se pueden afrontar de una manera más eficaz y según las auténticas necesidades y los deseos de la población adrianense.
Vaques pasturant en el riu Besós, y el puente muy rudimentario...1957.
                                         Can Baurier, 1954.
                             Dona escombrant davant de Ca l'Agusta­, 1957


La masia Torre Roja, en terme de Santa Coloma de Gramenet al li­mit de Sant Adriá, cap als anys 30.
Hostal de la Gloria, 1957 al fons la masía de Can Molins.
                                    Can Gran 1950
El sanatori des del riu, 1957.
La carraca i la Plaça Maciá , anys 50.
Festa al  Can Matacás, 1933.
Ball amb orquestra al Can Matacás,observen donde está situada la orquesta... 1935.
Rellotgeria Gerardo, 1951.

15 comentaris:

Montserrat Bueno ha dit...

Molt interessant...i fotos que no havia vist mai.Gràcies.

Montserrat Bueno ha dit...

Molt interessant...i fotos que no havia vist mai.Gràcies.

Mª Trinidad ha dit...

Moltes Gràcies Montserrat:
Ets molt amable i d'això es tracta de no perdre imatges precioses i història sobre masies i llocs que ja no estan així no quedaran en l'oblit.
Et desitjo unes Festes Estupendes i el proper any sigui per tots i totes, una mica millor que aquest, Bon Any Nou, Gràcies i una abraçada.

Mari-Pi-R ha dit...

Las masias catalanas que se han perdido, así como muchos patrimonios de este tipo, aunque deben de haber algunas que las habrán restaurado y hacer algún otro uso como un albergue.
Sabes las fotos de Can Matacás, me han gustado especialmente, me han hecho pensar que las fiestas se festejaban juntos, la gente participaba en ellas.
Besos amiga ratoncito, si supieses el miedo que les tengo, pero eres tan buena buscadora.

Mª Trinidad ha dit...

Muchas Gracias Mari-Pi-R:
Te has fijado en Can Matacás, la orquesta arriba , que foto más bonita, y la gente bailando 1935,y al año siguiente estalló la guerra...?
Un abrazo.

Miquel ha dit...

Todo se ha ido al garete ¡¡¡ todo se ha perdido. Si no fuera por estas páginas estaría en el olvido ¡¡¡ Preciosa entrada ¡¡¡ Salut

Mª Trinidad ha dit...

Muchas Gracias Miquel, y una pena mientras más lees y te informas, más cosas preciosas habían y más y más.
Un fuerte abrazo y muchas gracias.

Montse ha dit...

Unas masías preciosas y unos modos de vivir tan distintos a los de ahora. Como dice Mari-Pi en los festejos de antes participaban todos, familia, vecinos, todos se conocían. Ahora a duras penas se saluda en los ascensores. Besos.

Mª Trinidad ha dit...

Muchas Gracias querida Montse, y es verdad que antes se vivía de otra manera.
Un abrazo.

Miquel ha dit...

Menudo reportaje ¡¡
Salut

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Muchas gracias Miquel, un beso.

Jaume Almirall ha dit...

Una preciosa historia amb unas fotos que no havia vist mai. gracies Mª Trinidad .

Chordi ha dit...

muy buenas fotos, si señor.....

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Moltes gràcies estimat Jaume i Joana, molts petons.

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Muchas gracias CHORDI, un abraazzzzoooo...!!!