LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

4 de novembre de 2011

SOMBRERERÍA MIL, 1856-2011 , C/ FONTANELLA nº 20, BARCELONA

MI VIDA Y MI HISTORIA
SOMBRERERÍA MIL, 1890, FONTANELLA Nº 20

http://www.sombrereriamil.com/content/historia
http://callesdebarcelona.wordpress.com/2011/01/09/brisas-modernas-bajo-el-sombrero/

2-11-2011, CONTRASTE CON COCHE DE CABALLOS EN SOMBRERERÍA MIL.






En el año 1856 se abrió la primera tienda al público, justo en el mismo edificio del antiguo Hospital de la Santa Creu.


 Entonces su nombre comercial fue "Tomàs Antonés". Ahí se vendían, además de los sombreros nacionales, una buena selección de piezas importadas del extranjero, como por ejemplo el famoso Borsalino. Era la época en que el sombrero se había convertido en una pieza indispensable del vestuario. Todo el mundo lo usaba y se decía que había "un sombrero para cada cabeza". La firma funcionó hasta el año 1912.
La gestión ha estado siempre en manos de los descendientes de Jaume Antonés y de su hermano Tomàs: primero, Tomàs Antonés i Antonés, y luego su ahijado Joan Arnau, hasta llegar a la generación actual, bajo el liderazgo de Núria Arnau.


Por aquel entonces, la ciudad de Barcelona vivió cambios en la expansión urbanística muy importantes (por ejemplo, la supresión de las murallas), y la familia Antonés, en el año 1917, volvía a abrir la tienda, pero ya en su sede actual, en la calle de Fontanella. A partir de ese momento, la sombrerería incorporó el nombre MIL, que ostenta hoy en día

Por la trayectoria histórica y su especialización, a lo largo de estos más de ciento cincuenta años, han hecho a la Sombrerería MIL merecedora en 2006 de un premio de la "Cambra de Comerç, Indústria i Navegació de Barcelona".Actualmente, la tienda, adaptada a los nuevos tiempos y a las nuevas modas, es sinónimo de calidad, al servicio de la ciudad de Barcelona y de clientes de todo el mundo.
PASEO DE GRACIA, EN 1900 LA GENTE LLEVABA SOMBREROS, HOMBRES Y MUJERES

La Sombrereria Mil, establerta al número 20 del carrer Fontanella, és la barreteria més antiga de Barcelona. Al capdavant hi ha Joan Arnau, la quarta generació de la família, que aviat passarà el relleu a la seva filla i garantirà la continuïtat del negoci.

Joan Arnau passarà el relleu a la seva filla a la Sombrereria Mil.  Foto: QUIM PUIG
 Els orígens de l'establiment es remunten a la primera meitat del segle XIX, quan els seus avantpassats -la família Antonès- van arribar d'Itàlia i es van establir a la ciutat. El 1850 van obrir una botiga a l'hospital de la Santa Creu, al carrer Hospital, i el 1912 la van tancar per reaparèixer, el 1917, a l'actual ubicació. «Durant tot aquest temps hi ha hagut una gran revolució pel que fa als clients», explica Arnau, que recorda les èpoques daurades en què atenien les grans dives del Liceu i la bellíssima Ingrid Bergman. «S'han perdut els barrets, però també el bon vestir. Abans la gent tenia molta més cura del seu aspecte», conclou. A la Sombrereria Mil també han notat un gran increment en les vendes durant aquest hivern, malgrat que el seu propietari creu que els barrets «ara no es porten per vergonya, perquè marca molt la personalitat». Entre els productes estrella d'aquesta temporada hi ha el model Sinatra, que agafa el nom i el disseny dels barrets que lluïa el mític cantant, mentre que durant l'estiu el clàssic Panamà continua sent invencible. Aproximadament, el 60% de la facturació de l'empresa és producte dels barrets masculins, que oscil·len entre els 40 i els 220 euros. Els de dona, si són de celebració, poden arribar a costar molt més. 








6 comentaris:

Montse ha dit...

Posiblemente mi abuelo Joan, al que no conocí, haya comprado algún sombrero en esa tienda. Le pillaba cerca de donde trabajaba y vivía. Depende de lo que costaran en esa época, porque ahora son un poco caros. Creo que es cierto que no nos ponemos sombrero principalmente por vergüenza, aunque de un tiempo a esta parte en los inviernos se ven más que antes. Sino que se lo pregunten a mi hermana que parece que haga colección, le encantan. Un beso.

Mari-Pi-R ha dit...

Ahora nos hemos pasado del sombrero elegante a la casquete publicitaria se puede decir que es tan apreciada por los hombres.
Una abrazo.

Mª Trinidad ha dit...

Que bien y son preciosas las boinas , somreros, y gorros, todo es bonito en esa tienda de artesanos...
Un abrazo querida amiga Montse.

Mª Trinidad ha dit...

Me gusta más lo antiguo, tanto en verano como en invierno llevo sombreros, no gorras, sino sonbreros bonitos.

Miquel ha dit...

Yo sigo siendo un hombre de sombrero, ya lo creo, y tengo dos ¡¡¡

Mª Trinidad ha dit...

Un hombre y un mujer com cal, lleva sombrero, yo tambien tengo varios sombreros, antes me equivoqué y lo puse con ene, sorry.
A todos los que os ponéis sombrero o no un buen fin de semana, Besos a todos.