LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

4 d’octubre de 2011

BARCELONA CAMPOS ELÍSEOS...1853 Y 1873...EN EL EIXAMPLE DESDE DIAGONAL HASTA ARAGÓ.


MI VIDA Y MI HISTORIA
http://barcelonaaldetalle.blogspot.com/2010/11/los-jardines-de-los-campos-eliseos.html

Los Campos Elíseos de Barcelona se inauguraron el 12 de Abril del 1853, unos magníficos jardines que se encontraban situados en una zona limitada por las actuales calles Aragó, Roselló y Roger de Llúria. Inspirados en en la jardinería francesa, los Campos Elíseos constituían la apuesta de jardines urbanos más espectacular de la história contemporánea de Barcelona.
Como era una iniciativa privada, se pagaba entrada. En 1863, arrendó su explotación el músico Josep Amselm Clavé y en 1887, el famoso banquero Evarist Arnús.
Su fama traspasó los límites de Barcelona: en 1864, Madrid daba luz a una zona ajardinada con el mismo nombre, y poco después Bilbao copiaba tambien la experiencia barcelonesa.
El Passeig  de Gràcia, iluminado con farolas de gas el 1853, era el sitio donde paseaba la burguesía barcelonesa.
La iluminación fue mejorada con una treintena de farolas el 1888 y renovada con 590 farolas en 1805.
Años más tarde la parte central era destinada a los que iban a pié, siguiendo el modelo de la Rambla.Por las calzadas laterales circulaban desde 1871 tranvías de caballos.
El crecimiento urbanístico era imparable en las últimas décadas del S. XIX, era un escenario para los futuros arquitectos modernistas.Enric Sagnier, Josep Vilaseca,Antoni Rovira i Rabassa, Josep Puig i Cadafalch, Lluís Domenech i Muntaner y Antoni Gaudí i Cornet...


La función fue dada por las sociedades corales en lo Campos Elíseos de Barcelona en los días 4 y 5 de Junio de 1864.
Procesión de las sociedades Corales  25 de Junio 1864, y abajo jardines de los Campos Elíseos de Barcelona.
Lo llamaron así, para la pausa del refrigerio, refreshment...

La Barcelona del cambio de siglo había recibido el impulso de la Exposición Universal celebrada el año 1888, modernizándola y dándole una nueva imagen.
La ciudad histórica estaba encerrada dentro del perímetro de las murallas de origen medieval, impidiendo su crecimiento y propiciando que a su alrrededor nacieran dispersos en el llano una serie de núcleos de población. 
San Martí de Provençal, Sant Andreu del Palomar, Gràcia, Sant Gervasi, Sants...
La campaña para la demolición de las murallas empezó en 1854 y al mismo tiempo se convocaba un concurso para trazar y distribuir el nuevo crecimiento de la ciudad hacia las poblaciones más cercanas . La unión del centro histórico con estas poblaciones se definió en el proyecto del Eixample del año 1859, que consistía en la urbanización del plano de Barcelona con una trama de calles paralelas y perpendiculares las unas a las otras delimitaban manzanas de casas.
El Ayuntamiento declaró como ganador a un arquitecto local, Antoni Rovira i Trias, quien había articulado la urbanización a partir de ejes radiales que partían de la ciudad antigua.
Pero fue el gobierno central quién escogió la propuesta de un plano más regular en su diseño y en su distribución, la que finalmente se ejecutó.
Esta planificaciónera obra de Ildefons Cerdà, urbanista profundamente preocupado por las dificultades del obrero y por las condiciones sanitarias y de salubridad extremadamente insuficientes de Barcelona.
Su distribución ideal en la que proyectaba manzanas con espacios abiertos ocupados por jardines fué corrompida rápidamente por las clases dominantes, quienes modificaron de la mano de urbanistas arquitectos y empresarios repetidas veces.
El Passeig de Gràcia fué inaugurado el 1827 y funcionaba como eje de comunicación entre la ciudad y la cercana población de Gràcia. Se ensanchó un antiguo camino que seguía el trazado de un torrente de agua que en su camino dejaba fuentes, jardines, los Campos Elíseos y diferentes zonas de paseo.
Con el crecimiento del Eixample se convirtió en la vía principal de la nueva ciudad dotándola de iluminación , pavimento y circulación de los principales transportes públicos y privados.
En ella se construyeron los mejores cines y teatros , se concentraron los mejores y grandes almacenes , así como se convirtió en el escenario de los grandes actos y paseos de la burguesía barcelonesa.
Contrubuyendo a su ornamentación el Passeig de Gràcia se dotó de unas farolas y bancos diseño del arquitecto Pere Falqués.
Es en esta avenida donde los burgueses decidieron construir sus residencias en una carrera de trasgresión respecto de los modelos más historicistas y académicos y de exhibición de su riqueza encargando los proyectos a los mejores arquitectos del momento.
Buena muestra de ello nos la proporciona la llamada " Manzana de la Discordia" ; entre las calles Consell de Cent y Aragó. Su nombre lo debemos que en ella se encuentran tres obras de especial relevancia de los arquitectos más emblemáticos del momento: Lluís Domènech i Montaner con la casa Lleó Morera, Josep Puig i Cadafalch con la casa Amatller y Antoni Gaudí i Cornet con las casas Batlló y Milà.






         Passatge dels Camps Elisis.



En 1853, las murallas que rodeaban Barcelona (lo que es ahora el distrito de Ciutat Vella) estaban a punto de caerse y cada vez más la ciudad respiraba hacia el exterior. Ya había todo un barrio extramuros, el de la Barceloneta, y el camino que unía la ciudad con la vila de Gràcia, todavía independiente, se había convertido en un importante espacio de ocio donde quienes podían disfrutar de su tiempo libre se paseaban en coche de caballos. En este marco nacieron los jardines de los Camps Elisis y el Teatro Tívoli (que entonces se encontraba en el mismo paseo de Gràcia por donde hoy cruza la calle de Aragó), y era de los pocos complejos urbanísticos construidos fuera de las murallas. Los Campos Elíseos de Barcelona fueron de los primeros parques en los que se construyó una montaña rusa, que debió de causar una admiración considerable, y que, además, también comprendía un teatro, glorietas, placitas, zonas de baile, una vaquería, cafés y una fonda, entre otros elementos.
Los barceloneses pudieron disfrutar de los Campos Elíseos durante veinte años, en los que la competencia creciente en ocio de la ciudad se fue intensificando cada vez más y la construcción de L’Eixample de Ildefons Cerdà fue revalorizando los terrenos por donde hoy circulan algunas de las calles más cotizadas del distrito y de la ciudad. Ya en 1873 todos los servicios habían cerrado, y solo quedó abierto el teatro para unas últimas representaciones que acabarían tres años más tarde. De todo aquello, de aquel ancestro de los centros comerciales de hoy en día no queda nada ya y en los terrenos donde se encontraba, ahora se alzan edificios tan singulares como la Pedrera de Gaudí.

1 comentari:

Xavi ha dit...

Fantástico! En tu línea!