LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

23 de juliol de 2011

TRAICIÓN EN EL PENTÁGONO 2003, THE PENTAGON PAPERS...The Most Dangerous Man in America Daniel Ellsberg and the Pentagon Paper...



MI VIDA Y MI HISTORIA
OS RECOMIENDO ESTA PELÍCULA...
DANIEL ELLSBERG EN 1971.


ACTUALMENTE DANIEL ELLSBERG 2011.
El caso de los papeles del Pentágono, fue una masiva filtración de documentos secretos estadounidenses ocurrida en 1971, en plena guerra de Vietnam. El estudio encargado por el Pentágono analizaba minuciosamente la intervención estadounidense en Vietnam y cómo, durante cinco presidencias, la Casa Blanca le había mentido a su pueblo sobre las verdaderas causas de la guerra y por qué continuaban en ella. 7.000 páginas, de un informe que el secretario de Defensa, Robert MacNamara, había encargado a una consultora y que fue elaborado por el analista Daniel Ellsberg, quien lo filtró a la prensa. La Casa Blanca acusó a Ellsberg de traición en tiempos de guerra y de apropiarse de material de propiedad del Estado. Estaba a punto de ser condenado por esos delitos cuando la providencia vino en su ayuda: salió a la luz el Caso Watergate. Ellsberg quedó absuelto. entró a la historia como un héroe para muchos y como un traidor para otros...

Daniel Ellsberg: El hombre más peligroso de Estados Unidos






"Los papeles del Pentágono" (2003)

- El elenco presenta actuaciones discretas. James Spader tiene la misma cara de alucinado de siempre, pero ahora con patillas '70's style. Claire Forlani luce bien en un rol que, bien mirado, no pasa de ser un papel tipo. Y los secundarios infunden credibilidad a sus roles, como funcionarios burócratas del Gobierno que, en realidad, se dedican a hacer su trabajo y sólo ruegan porque nadie sea tan estúpido como para hacer olitas en el terreno.

"The Pentagon papers". Dirigida por Rod Holcomb. Protagonizada por James Spader, Claire Forlani, Paul Giamatti, Alan Arkin, Kenneth Welsh, María del Mar, Sean McCann, James Downing, Richard Fitzpatrick. Estados Unidos. Año 2003.

¿De qué se trata?

Década de 1960. Daniel Ellsberg trabaja para RAND, ese tecnooptimista centro de estudios que es bastión del conservadurismo en los Estados Unidos de América. Allí es un halcón, un tipo que mientras se dedican a desarrollar estrategias para evitar una guerra nuclear, dice "hagamos locuras, que ellos adivinen qué demonios tratamos de hacer, llevémoslos tan lejos como sea posible, chantajeémoslos... pero sin llegar a la guerra". Esa postura gusta mucho a quienes cantaban "we are living in Amerika, Amerika ist wonderbar" antes que Rammstein, pero en serio, así que lo llevan a trabajar al Pentágono. Allí , mientras la tensión en Vietnam escala, Ellsberg decide que debe ir al frente a batalla a estudiar detenidamente el asunto. Y viaja. Permanece casi un lustro en esas tierras abandonadas de Dios, pero no de los productores de Hollywood, y finalmente regresa convencido de que esa guerra no puede ganarse. Por el correo de las brujas se entera de que existe un documento de 7000 páginas, repartido en la nada de 47 volúmenes, sobre la historia del desarrollo de las relaciones bilaterales entre Vietnam y los Estados Unidos entre 1945 y 1967, en donde se detalla que la Guerra de Vietnam es un fraude, que muchas de sus acciones que sirvieron de pretexto para la intervención militar nunca sucedieron, que se le ha estado mintiendo al Congreso de los Estados Juntos de América todo lo posible, y que en definitiva la Administración Nixon, así como las anteriores, son responsables de un baño de sangre que no quieren parar por razones políticas. Ni corto ni perezoso, Ellsberg se compromete con la democracia, y decide hacer público el informe. Aunque, por ser material clasificado top secret, eso le llevaría ser enjuiciado por alta traición.

El espíritu de los tiempos.
Desde siempre, el negocio de las "historias basadas en la vida real" han sido un negocio rentable para la televisión. En este caso tomaron el caso de Ellsberg, el tipo que soltó la bomba sobre lo que estaba pasando en Vietnam en aquellos años. Este es otro de esos telefilmes elaborados de manera discreta al respecto.

¿Por qué verla?
- Es una película basada en uno de los momentos más oscuros de la historia de los Estados Apelotonados de América. Un episodio en donde, al igual que después lo repitió el infausto George W,. Bush, el Gobierno de los Estados Conglomerados de América le mintió al grueso público mundial, traicionando así los principios de libertad y democracia que han jurado defender. Eso debería ser suficiente.
- Es un telefilme bastante discreto. En ningún minuto cae en el discurso apologético. 
En vez de eso, se dedica a narrar crudamente los acontecimientos, de manera tan neutral como sea posible. Ellsberg no es descrito como un héroe, precisamente, sino como un tipo que hace las cosas quizás por devoción patriótica, pero también quizás porque es un ególatra que necesita desesperadamente ser el salvador de algo ...Yo creo que fué un héroe, aunque los gobiernos todos de Estados Unidos, no lo quieran reconocer, para la gente inteligente sí lo fué, y lo sigue siendo y hay un gran paralelismo con el fundador de WikiLeaks , Julian Assange... 



http://en.wikipedia.org/wiki/Daniel_Ellsberg


http://www.lanacion.com.ar/660517-daniel-ellsberg-de-vietnam-a-irak
1971
Su irrupción provocó un terremoto político y fue un factor determinante para que, pocos años después, finalizara la Guerra de Vietnam. Para Daniel Ellsberg fue sólo una cuestión de conciencia: vio algo que estaba muy mal y lo reveló. Su historia, que marcó también un hito en la libertad de prensa norteamericana, hizo todo el resto.
Corría 1967 cuando el secretario de Defensa norteamericano Robert McNamara ordenó investigar qué había salido mal en la guerra en el sudeste asiático. Uno de los involucrados en el estudio era Ellsberg, un graduado de Harvard que integró el cuerpo de marines y que en ese entonces trabajaba en la Rand Corporation, convocada por el Pentágono para realizar el informe.
Ellsberg descubrió en los documentos una trama secreta de decisiones equivocadas y engaños intencionales sobre la guerra, que abarcaba las presidencias de Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson y Nixon.
Convencido de que la divulgación de las actas (conocidas luego como "Los papeles del Pentágono") no significaba una amenaza para la seguridad nacional, sino que ayudaría a consolidarla, Ellsberg fotocopió 7000 páginas de documentos y los envió al New York Times y al Washington Post. Corría el año 1971. Así, la población se enteró de que, mientras el gobierno proclamaba que no se buscaba ampliar el conflicto de Vietnam, en el terreno los hechos mostraban exactamente lo contrario: un empantanamiento cada vez mayor y una sangría de soldados por la prolongada guerra de guerrillas.
Indignado, el gobierno de Nixon ordenó detener la publicación de los documentos. Pero en un fallo histórico para la libertad de prensa, la Corte Suprema ordenó su reanudación. Desde la clandestinidad, Ellsberg continuó filtrando la información.
La Casa Blanca lo acusó de robo, espionaje y conspiración, envió un equipo con la intención de "incapacitarlo totalmente" y otro (integrado por los "plomeros", que luego tendrían activa participación en el Watergate) para que irrumpiera en las oficinas de su psicoanalista, con el objeto de cuestionar su salud mental.
Buscado por el FBI en la mayor cacería humana en el país desde el secuestro del hijo de Lindbergh, Ellsberg se entregó a un fiscal en Boston. Pero el juicio quedó en la nada después de que se comprobara que el gobierno había cometido prevaricato, supresión de evidencia, ocultamiento de testigos y robo con allanamiento de morada.
Lo que siguió forma parte de los capítulos más resonantes de la historia norteamericana: Nixon renunció en 1974 por el Watergate y, un año más tarde, con la pesada carga de un millón de vietnamitas y 58.000 soldados norteamericanos muertos, la guerra de Vietnam llegaba a su fin.
2004
Ellsberg continuó su labor como activista político, y hoy vive en una sencilla casa en Berkeley, San Francisco, decorada con estatuillas de budas y con rosas. Tiene tres hijos y cinco nietos, pero su cruzada personal parece no haberse extinguido.
En las últimas décadas, su presencia fue constante en protestas contra las intervenciones norteamericanas en el exterior y la proliferación nuclear, a tal punto que fue arrestado entre 60 y 70 veces.
Si bien ha manifestado que todos los gobiernos mienten –en mayor o menor medida–, no dudó en calificar como el peor al gobierno de Bush. "Tanto en Vietnam como en Irak fuimos engañados sobre las razones para ir a la guerra y el impacto que tendrían esas decisiones", dijo Ellsberg en diálogo telefónico con LA NACION. Y citó como motivo para atacar a Irak el petróleo y las ansias imperiales de la actual administración.
"Lamentablemente, la violencia seguirá hasta que nos vayamos de allá, y mucha gente morirá, especialmente iraquíes", añadió, al comentar cómo los errores de cálculo alimentaron la ira antinorteamericana: "Osama ben Laden no podía haber soñado un mejor método para reclutar voluntarios", señaló.
Ellsberg recordó cómo Washington machacó hasta el hartazgo que Saddam era la amenaza número 1 para EE.UU. "¿Más peligroso que Al-Qaeda, Corea del Norte, los misiles rusos perdidos, que un conflicto nuclear entre la India y Paquistán? Es difícil de creer", sostuvo. También cuestionó duramente al Congreso y a la prensa porque, a su juicio, no rebatieron como debían esa teoría oficial.
Ellsberg exaltó las figuras de Joseph Wilson (el diplomático norteamericano que afirmó que Bush mintió sobre la presunta intención de Irak de comprar uranio en Níger) y del científico británico David Kelly, informante de la BBC que luego apareció muerto.
"Hay otros, como Richard Clarke, que han escrito para denunciar al gobierno. Pero debería haber más, y es mejor actuar antes de que comience la guerra. Ojalá yo, o algún otro, lo hubiera hecho en 1964 o 1965", dijo Ellsberg, que publicó sus memorias en octubre de 2002, saludadas efusivamente por John Kerry. "Su coraje ayudó a salvar vidas en Vietnam", dijo el ex candidato demócrata.
Actualmente, el ex funcionario "rebelde" (que tiene un sitio en Internet, www.ellsberg.net ) reparte su tiempo entre el Truth Telling Project –entidad que promueve la libertad de conciencia de los funcionarios públicos para denunciar actividades antiéticas–, innumerables conferencias y labores académicas. Y se mantiene fiel a su dogma: "Exponer las mentiras de un gobierno conlleva un grave riesgo personal, aun en democracia. Pero vale la pena cuando hay vidas en peligro".

2 comentaris:

Miquel ha dit...

realmente es una historia para llevar al cine ¡¡¡¡

Mª Trinidad ha dit...

Muy buena te la recomiendo, no tiene desperdicio...
Gracias Miquel.