LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

1 d’abril de 2011

SITGES 1900-2008- SEGUNDA PARTE...




MI VIDA Y MI HISTORIA

http://goo.gl/maps/RUWY

http://goo.gl/maps/sb1E

“La foto es literalmente una emanación del referente. De un cuerpo real, que se encontraba allí, han salido unas radiaciones que vienen a impresionarme a mí, que me encuentro aquí… Una especie de cordón umbilical une el cuerpo de la cosa fotografiada a mi mirada”, escribe Barthes, y ahora enlazamos, a través del cordón umbilical de esta fotografía, con cuatro bañistas que siguen vivos aunque deben estar enterrados, que siguen emanando un fragmento de la luz que les iluminó en sus vidas, allá por 1920, en una ciudad de Sitges casi irreconocible, sin puerto deportivo a la vista, sin diques para retener la arena de sus playas, sin aglomeraciones, sin que existiera entonces ningún indicio de lo que iba a deparar el futuro, tanto a los bañistas y su particular fortuna vital, como a la ciudad y los cambios que iba a traer el siglo XX, una emanación, una impresión, una huella, un olor a mar, a salitre, a cuerpos remojados, los pies marcados en la arena durante los segundos entre ola y ola que tarda el mar en borrarlos, las vidas de aquellos seres entre el instante del nacimiento y la muerte, entre el momento en el que el fotógrafo les advirtió de su intención de tomarles la foto y la vuelta a la normalidad de un baño de mar que se repite cada vez que miremos esa instantánea.



I º- Geografía y Población

Dentro de la villa, en casa, es divertido, durante unas horas estudiar la geografía de la villa teóricamente. Tenemos, en la pequeña biblioteca - la tercera que uno comienza con toda paciencia y buena fe de algunos diccionarios geográficos, algunos libros curiosos donde consta el nombre de Sitges. Es de noche. El mar llama débilmente a la ventana. Es, exactamente, la víspera de la noche de San Juan, pescador antes de ser portero, patrono de la marinería.
Si nos preguntaran de memoria por la geografía de Sitges, apenas sabríamos decir que Sitges limita al norte con el campo, al sur con el mar, y arriba, con un cielo estrellado limpio, puro, con una luna que anda desnuda por las azoteas, esta noche, y que es buena para pescar.
Pero los geógrafos saben más de estas cosas. Una geografía relativamente moderna, la "Geografía General de Catalunya", que dirigió Francesch Carreras Candi, nos dice, por la pluma de Cels Gomis, que Sitges limita al Norte con los términos de San Pedro de Ribas y Olesa de Bonesvalls. Al Este con Castelldefels. Al Sur con el mar Mediterráneo. Al Oeste con el término de Villanueva y Geltrú.
También nos enteramos que está a ocho metros de altitud. Es bueno, de vez en cuando, quedarse en casa e instruirse y eso que hoy han repartido unas hojas por la villa que dicen: "Gran baile contínuo. Jardines del Prado Suburense. Festividad de San Pedro Apóstol", y en el recuerdan: "Es un hecho evidente que todo el mundo está de acuerdo en afirmar que el resultado de la noche inaugural de la temporada de Grandes Veladas Bailables, se condensa con estas dos palabras elocuentes: Un exitazo".
En esta misma geografía se dice que Sitges tiene 950 edificios, 3.162 habitantes, de hecho 3.776 según los censos de 1.920 incluidos sus agregats de Valcarca y Garraf. "El año 1854 tenía -dice el señor Gomis- 3.500 habitantes, por lo tanto, en vez de aumentar, ha disminuido."
Consultamos ahora un diccionario escueto y bien logrado, el "Diccionario-Estadístico de España y Portugal", que dedicado a Su Majestad el Rey, publica, en Madrid, don Sebastián de Miñan. Sitges está en el tomo VIII publicado en 1827, y según Miñano tenía entonces 5.500 habitantes. En cuanto a las 950 casas que constata en nuestro tiempo Gomis, eran ya, según el "Diccionario geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de ultramar", de don Pascual Madoz (tomo XIV, año 1849), mil casas en la población que según Madoz "se halla dividida en dos grupos, uno al E. Y otro al O.; el primero denominado Villa Vieja, es la primitiva población; las casas están construidas sin orden de alineación ni igualdad de manzanas; el grupo O. Es la parte de la población nueva en la que las calles están alineadas."
Don Sebastián de Miñano, mucho más escueto que Madoz en su noticia sobre Sitges, da sin embargo una noción pintoresca del paisaje y lo habita de peligro histórico. Dice que su fondeadero "es uno de los mejores que tiene la costa de Cataluña, porque le abrigan la punta montañosa de la Ferrosa de los vientos del primer cuadrante y la punta rasa del cabo de los Grills de los del cuarto cuadrante", diciendo que aquí empiezan las costas de Garraf, "que son unas montañas muy ásperas en las que solían hacer sus emboscadas los moros para salir al encuentro a las embarcaciones cristianas".
Entre estas montañas, frente al mar, en la Provincia y Obispado de Barcelona, en una suave pendiente, con un clima templado en todas las estaciones -algo mas templado en verano- combatidos benévolamente por vientos del Norte y Noroeste en invierno, en verano por vientos del Este y del Sudoeste, entre el blancor de casas marineras y verde de viñedos, existimos y vivimos, dormimos y soñamos, no siempre dormidos, cortamos el blanco pan clandestino 1945, y escuchamos desde nuestra pequeña casa, en la víspera de la noche larga de San Pedro, el rumor del mar que acaba por imponerse, cuando las luces se aclaran en el horizonte, al de los petardos con que la chiquillería ha recamado el silencio de la noche de San Juan.
Del crecimiento de la población de Sitges pueden darse naturalmente muchos datos estadísticos antes y después de las noticias de los geógrafos Miñano y Madoz, pero iremos hablando con el mismo crecimiento del libro. Actualmente, según el censo de la población ultimo que fue hecho en 1940, se constatan 7.574 haitantes de derecho, 7.335 de hecho. Integran Sitges 1.929 edificios de vivienda y 128 edificios de otros usos.