LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

20 de gener de 2011

ENRIQUETA MARTÍ, LA VAMPIRA DE BARCELONA...





Enriqueta Martí, " La vampira de Barcelona", se inició como abortista, pero después fundó un prostíbulo en el cual ofrecía niñas pequeñas a sus clientes. Después de un tiempo, Martí se convenció de que era una vampira. Cerró el negocio y se dedicó a secuestrar niños, a los cuáles llevaba a su casa en el centro de la ciudad para desangrarlos poco a poco, golpearlos y arrancarles el cuero cabelludo para hacerse pelucas. También les cortaba las extremidades y utilizaba ojos, corazones y huesos para fabricar supuestos medicamentos y cremas que les vendía a las mujeres de la alta sociedad barcelonesa. Guardaba vísceras en frascos, coleccionaba los cráneos y a veces los usaba como base para que sus pelucas no se enredaran. Fue detenida y en su domicilio se hallaron los restos de docenas de niños de ambos sexos.
DOMICILIO DE ENRIQUETA MARTÍ, C/  JOCS FLORALS 155, DE SANTS.

Por aquellos días de febrero de 1912, apenas tres años después de la Semana Trágica, la mayor parte de ciudadanos de Barcelona andaban preocupados por la desaparición de una niña de cinco años llamada Teresita Guitart sobre cuyos detalles y circunstancias se estaba extendiendo ampliamente la prensa.
Había ocurrido a la caída de la tarde del 10 de febrero en la calle de San Vicente. Ya era casi de noche cuando Ana, la madre de Teresita, se había detenido a la puerta de su domicilio a charlar con una vecina y le soltó la mano a la pequeña en la creencia de que subiría sola hasta el piso. Pero no fue así. Cuando el marido vio llegar a su esposa sin Teresita, preguntó extrañado: ¿Y la nena?. La buena mujer lanzó un grito y bajó corriendo a la calle, pero ya era demasiado tarde, no había rastro de la niña.
Lo que había ocurrido era que Teresita, en lugar de subir a su casa, se alejó un poco, curioseando, y de repente sintió que una mano cogía la suya y que una mujer extraña le decía con acento mimoso: Ven, bonita, ven, que tengo dulces para ti. La pequeña, ilusionada, se dejó llevar un trecho, pero, al ver que se alejaba demasiado de donde estaba su madre, soltó su manita y trató de regresar. Demasiado tarde. La desconocida desplegó un trapo negro con el que cubrió por completo a la niña, la agarró en brazos para ahogar sus sollozos y protestas, y se perdió con su presa en las sombras de la noche.
Y Barcelona vivió más de dos semanas con el corazón en un puño pensando en la suerte que habría podido correr la infeliz Teresita Guitart. Todos los esfuerzos policiales resultaron, como casi siempre, nulos. Sería una vecina fisgona, una chafardera, la que descubriría el paradero de la niña desaparecida.
Se llamaba Claudina Elías, y un buen día se fijó en la carita de una niña que la miraba a través de los sucios cristales de un ventanuco y le pareció que su expresión era implorante. Era la casa de la vecina del entresuelo, en la que vivía con un niño y una niña, pero el deplorable rostro de aquella criatura de cabeza rapada no le resultaba familiar. Mira que si se tratara de la desaparecida Teresita. Se lo comentó al colchonero que tenía la tienda en la misma calle de Poniente (hoy Joaquín Costa) y éste se lo hizo saber al municipal José Asens, quien se lo comunicó a su jefe, el brigada Ribot.
Y fue éste el que a primera hora de la mañana del 27 de febrero de 1912 llamó a la puerta del entresuelo 1ª del número 29 de la calle de Poniente.


El próximo lunes dará comienzo la V Semana de Novela Negra en Barcelona. Entre las personalidades ‘estrella’ de la semana estarán Sue Grafton, creadora de la detective Kinsey Millhone, y el norteamericano Michael Connelly que recibirá el IV Premio Pepe Carvalho y participará en una charla pública en el teatro Romea, acompañado por el director del suplemento literario ‘Babelia’, Guillermo Altares, y el periodista Josep Cuní. 

Otros autores participantes, ya habituales, serán Alicia Giménez Bartlett, Francisco González Ledesma, Juan Madrid, Andreu Martín, Ramiro Pinilla, Leonardo Padura, José Luis Correa o Alexis Ravelo.
Pero no cabe duda que lo que ha despertado más interés es la presencia, ya confirmada, del escritor italiano, para ser más exactos napolitano, Roberto Saviano, amenazado de muerte por la Camorra tras publicar su libro 'Gomorra', que ya ha sido llevado al cine.
Camarasa, ha explicado que Saviano aceptó la invitación ‘desde el primer momento, porque le apetece mucho estar en Barcelona, un lugar del que conoce su tradición de novela negra’. Además, aprovechando su estancia en la capital catalana se presentará su nuevo libro, 'Lo contrario de la muerte', que publica Debate Editorial y recibirá el premio MANUELVázquez Montalbán.
Paco Camarasa espera que la presencia del italiano la próxima semana ‘motive algún manifiesto de intelectuales españoles, porque Saviano es mucho más que un escritor’.
La programación incluye actos en bibliotecas, lecturas públicas, exposiciones, diversas mesas redondas y proyecciones de cine negro dentro del ciclo La Claqueta. 
Entre los numerosos eventos quedará espacio para el homenaje, en esta ocasión a tres grandes de la literatura. Mientras que el 3 de febrero se inaugurará la plaza Manuel Vázquez Montalbán, en memoria de uno de los escritores clave del género en España, también se mantendrá vivo el recuerdo de Leonardo Sciascia, a veinte años de su muerte, y del chileno Roberto Bolaño, con motivo de 25 aniversario de la publicación de ‘Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce’, en colaboración con Antonio G.Porta.
Francisco Camarasa, comisario del evento, ha anunciado que los visitantes podrán disfrutar de un viaje al pasado de la mano de la publicación ‘El Caso’, que durante el franquismo dio voz a la parte más oscura y sórdida de una sociedad donde no todo estaba atado y bien atado.
Durante esta quinta edición también tendrá protagonismo la figura de Enriqueta Martí, conocida como la Vampira de la calle Ponent, una asesina en serie de comienzos del siglo XX.

Las autoridades judiciales se tomaron muchas molestias para que Enriqueta no sufriera ningún percance dentro de la prisión, ya que aún necesitaban confirmar los nombres de los compradores de sus remedios. Precisamente ellos debieron ser los que urdieron el plan de su asesinato. Enriqueta Martí apareció muerta en el patio de la cárcel, apaleada por sus compañeras, a las que presumiblemente pagaron los que formaban parte de las listas de clientes de la `Vampiresa de Barcelona’.
El jefe superior de la policía de la ciudad, MILLÁN ASTRAY..., la definió en un periódico como “una neurótica que se creía una curandera, un caso de bruja antigua que hubiera sido quemada en Zocodover”. Pero… ¿qué hay de sus clientes o cómplices? El dinero de un grupo de burgueses tapó la boca de Enriqueta Martí; una demente que, tal vez, no debió cumplir sola la condena.

3 comentaris:

utente ha dit...

mi hai fatto venire addosso un freddo con questa storia che vedo i pinguini camminare un casa

SERGI ha dit...

No conocía esta historia, que pasada, tienes razón en lo que dices, posiblemente alguien se aprovechó de una pobre mujer que no sabñia ni lo que hacia y que acabó pagando por todos

Miquel ha dit...

fue una historia que la recuerdo comentar a mis abuelos ¡¡¡¡¡