LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

11 de novembre de 2010

LOS ANGELES 2010.


Arcangel  URIEL


Arcangel  RAFAEL





Arcangel GABRIEL




Arcangel  MIGUEL













MIS ÁNGELES...







¿Quiénes son estos enigmáticos hijos de Dios que se mencionan en la Biblia? Es extraño que estos seres mágicos nunca son descriptos con exactitud, de hecho, incluso cuando los ángeles aparecen por primera vez en la historia del patriarca Abraham siguen siendo figuras misteriosas sin ninguna clase de poderes sobrenaturales. Los ángeles vienen como mensajeros del todopoderoso trayendo una noticia milagrosa para Abraham: que su esposa Sara, una mujer de edad madura va a tener un hijo. Cuando Sara ríe incrédula un ángel la visita y habla: “¿Hay algo imposible para Yavé? Pues bien, volveré a visitarte dentro de un año y Sara tendrá un hijo.” (Génesis 18.14).
En otro incidente en el libro de Génesis, uno de los momentos más enigmáticos y perturbadores de la Biblia, Dios ordena a Abraham que ofrezca a su único hijo Isaac como sacrificio humano. El patriarca, lleno de dolor, está apunto de cumplir con la terrible petición del señor cuando de pronto se escucha una voz desde las alturas: “Entonces el ángel de Dios lo llamó desde el cielo y le dijo: No toques al niño, ni le hagas nada pues ahora veo que temes a Dios.” (Génesis 22.12).
A diferencia del ángel que salva la vida de Isaac, hay expertos que creen que es un ángel quién viene a batallar contra otro patriarca, Jacob, en una de las luchas más misteriosas de la Biblia. “Y Jacob se quedó solo, luego un hombre luchó con él hasta el amanecer, el hombre vio que no lo podía vencer.” (Génesis 32.24).
Mientras en el Antiguo Testamento los ángeles muestran una relación polifacética con los seres humanos, la conexión que tienen con Dios es también una fuente de controversia. En el libro de Job las escrituras muestran una visión alarmante de la relación entre los ángeles y Dios, sorprendentemente los eruditos creen que reproduce la estructura de poder que existía en esa época. En el libro de Job en la corte de estos seres celestiales conocemos por primera vez a uno de los ángeles más misteriosos y fascinantes de toda la Biblia, su nombre es: SATANÁS.
Pero esta primera aparición de Satanás en la Biblia no es como enemigo de Dios sino como su devoto sirviente. Con el permiso de Dios, Satanás pone a prueba el carácter de Job al matar a sus hijos y luego entregándolo a la pobreza y a la enfermedad. Pero Job rehusa maldecir al Todopoderoso. Extrañamente, como si reflejaran el sufrimiento del mismo Job los judíos estaban a punto de caer en una terrible persecución y conquista.

LOS ANGELES EN EXILIO

Es el sexto siglo antes de Cristo los judíos han sido condenados a la esclavitud en Babilonia y a pesar de esto continúan con sus creencias y esperan la salvación de su sufrimiento. ¿Por qué pareciera que su Dios los ha desamparado? Durante su crisis de fe los judíos comienzan su creencia en los ángeles, pues tienen la esperanza de que en este momento de prueba estos seres milagrosos y piadosos no los abandonarán. En las primeras partes de la Biblia hebrea los ángeles son figuras oscuras, no bien definidas; pero durante este terrible período de necesidad pasaran por una misteriosa transformación. Entre los judíos comienza a surgir una literatura donde los ángeles son descriptos como los heroicos protectores del pueblo elegido. En las escrituras que surgieron durante el exilio los ángeles se convierten criaturas de carne y hueso, más tangibles y más inmediatos que antes; adquieren nombres propios y personalidades singulares. En el libro de Daniel que describe esta época problemática el ángel Gabriel es descripto con una intensidad increíble. “Levanté los ojos y vi esto: un hombre vestido de tela de hilo con cinturón de oro puro, su cuerpo era como de crisólito, su rostro era como el brillo del relámpago, sus ojos como antorchas encendidas.” (Daniel 10.5). En esta historia que toma lugar en Babilonia el joven visionario Daniel es uno de los favoritos del rey pero Daniel, un exiliado judío, es visto con desagrado en la corte. Sus enemigos engañan al rey para que sentencie a Daniel a una muerte segura. “El rey dijo a Daniel: que tu Dios al que sirves con constancia te libere. Entonces el rey dio orden de traer a Daniel y de arrojarle al foso de los leones”. (Daniel 6.16). Al día siguiente y para sorpresa del rey Daniel aún está vivo en la fosa de los leones. La sorprendente explicación que dio Daniel fue que vino un ángel y le cerró las bocas a los leones para protegerlo.
Para los judíos que vivían bajo la opresión en Babilonia al igual que para el mismo Daniel la fe en los ángeles les da la tranquilidad de que no hay crisis superior a la intervención divina. Durante el período de exilio, mientras los ángeles se vuelven cada vez más importantes para los judíos, logran adquirir su característica más extraordinaria, pues, sorprendentemente es durante este período de fuerte crisis espiritual que en las escrituras los ángeles son dotados con alas. Buscando una razón para este atributo mágico los estudiosos han sido llevados a una fuente improbable, ¿es posible que la inspiración de las alas en los ángeles no halla venido de la tradición judía sino más bien de los dioses de los babilonios captores de los judíos?
Para el año 538 a.C., luego de su penosa experiencia en Babilonia, los judíos logran regresar a la tierra sagrada. Con su fe en Dios debilitada, buscan renovar su espiritualidad. De esta búsqueda surge una nueva y misteriosa literatura conocida como Apócrifa, en ella los judíos que buscan un sustento espiritual consiguen su inspiración en historias sobre ángeles. Según los apócrifos y otros textos místicos de la época, los ángeles han sido dotados de poderes extraordinarios. Son descriptos como guardianes leales, conocidos como aquellos que nunca duermen.
Otros ángeles profetizaban la muerte inminente de los humanos y otros ofrecen sus rezos en nombre de seres humanos dignos. De todos los relatos míticos de la época de los apócrifos, tal vez ninguno ofrece una perspectiva tan grandiosa que el libro de Enoch, aquí el profeta visionario Enoch cuenta sobre un viaje misterioso al cielo donde ve a los ángeles con toda su gloria infinita. “Vi cien mil por ciento mil, diez millones por diez millones, una multitud innumerable e incontable estaba frente a la gloria del señor de los espíritus. Y llegué a conocer sus nombres, pues el ángel que estaba conmigo me lo reveló.” (primer libro de Enoch 40.1).
Sorprendentemente mientras crecía la obsesión de los judíos con los poderes de los ángeles, la creencia en los seres mágicos que había servido de apoyo para este pueblo durante sus momentos difíciles de exilio, pronto sería vista como una amenaza al judaísmo. Con el temor que la adoración de los ángeles pudiera competir con la adoración de Dios, los rabinos rehusaron incluir el Apócrifo en el canon de la Biblia, y a pesar de su fuerte oposición, las increíbles historias sobre ángeles no podían ser borradas. Estas historias continuaron hasta el nacimiento del Cristianismo, cuando la creencia en los ángeles sufriría otra misteriosa transformación.

EL APOCALIPSIS

“Cuando estaban en Belén, le llegó el día en que debía tener su hijo. Y dio a luz a su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en una pesebrera.” (Lucas 2.6). La llegada milagrosa del infante Jesús proclamado en el Nuevo Testamento como el hijo de Dios es uno de los momentos más transcendentes de la cristiandad. Y misteriosamente, a pesar de su significado extraordinario, el Nuevo Testamento no hace mención de la presencia de ángeles en el pesebre durante el nacimiento de Jesús. A pesar de esta sorprendente omisión, en los siglos posteriores al nacimiento de Jesús, ha sido imposible para los fieles cristianos imaginar la natividad sin la presencia de ángeles. ¿Por qué no se hace mención en los Evangelios de la presencia de ángeles durante el momento mágico en la natividad? Y más sorprendente aún ¿por qué rara vez aparecen ángeles durante la historia de la vida de Jesús? ¿Es posible explicar su carencia con la naturaleza misma de Jesucristo? Por escasos 30 años Jesús anduvo por la tierra sirviendo como mensajero de la palabra de Dios, fue proclamado un creador de milagros y un consolador de almas. Como Jesús mostraba la calidez y la compasión de los ángeles bíblicos, qué necesidad tenían estos emisarios divinos.
Solo con la muerte de Jesús comienzan a reaparecer los ángeles. “El ángel dijo a las mujeres: ustedes no teman, porque yo sé que buscan a Jesús crucificado. No está aquí a resucitado.” (Mateo 28.6). Desde este momento, cuando un ángel anuncia la resurrección de Jesús, estos seres divinos pasan otra vez por una increíble transformación. Con la muerte y resurrección de Jesús surgió una nueva y vigorosa fe. Los primeros seguidores de la nueva fe cristiana cayeron víctimas de una despiadada persecución por parte de los romanos. Al igual que los judíos buscaron su creencia en los ángeles en sus momentos de sufrimiento, los primeros cristianos también fueron inspirados por ángeles en el último libro del Nuevo Testamento, “el Apocalipsis”.
En lugar de buscar consuelo en las imágenes piadosas de los ángeles, los primeros cristianos los veían como ejecutores de la venganza de Dios, el castigo divino en contra de un mundo de no creyentes; un tiempo de destrucción inimaginable y cataclísmico. De pronto, de una manera perturbadora, en el Apocalipsis, surge en el cielo una turbulenta batalla entre los ángeles. “En ese momento comenzó una batalla en el cielo Miguel y sus ángeles convatieron contra el monstruo, al enorme monstruo, al Diablo o Satanás como lo llaman, al seductor del mundo entero. Lo echaron a la tierra y a sus ángeles con él.” (Apocalipsis 12.7). Aunque el Arcángel Miguel vence a Satanás y sus fuerzas, la tierra tiene tanta maldad que está destinada a presenciar el terror de los últimos días: El Juicio Final. “Y soltaron a los cuatro ángeles que esperaban la hora, el día ,el mes y el año, listos para exterminar a un tercio de los hombres”. (Apocalipsis 9.15). De todas las descripciones de los seres angelicales, tal vez las más temibles y misteriosas son las de los que cabalgan el día del juicio: los cuatro jinetes del Apocalipsis. “Se presentó un caballo verdoso, al que lo montaba lo llamaban la muerte. Y detrás de él montaba otro: el lugar de los muertos. Se le dio permiso para exterminar la cuarta parte de los habitantes de la tierra por medio de la espada, del hambre, de la peste y de las fieras.” (Apocalipsis 6.8).
Mientras llegaba a su fin la persecución de los cristianos por parte de los romanos, lo mismo sucedía con el temor de la venida del Apocalipsis. La religión cristiana, antes motivo de persecución, pasó a dominar a toda Europa. Y mientras florecía esta fe, la creencia en ángeles llegó a prosperar como nunca antes entre los devotos.

GUARDIANES CELESTIALES

Europa, durante la Edad Media, durante siglos este período ha sido visto como un tiempo sombrío, lleno de temor, ignorancia y superstición. Pero los historiadores también han descubierto que era una época muy activa, una era de preguntas y debates. Y fue durante esta época que los ángeles se convertirían en un punto central de un intenso escrutinio. Creyendo en la existencia de estos seres divinos, los pensadores medievales buscaron resolver los misterios más fundamentales de su naturaleza. Algunos filósofos tenían la teoría de que los ángeles estaban formados por una sustancia misteriosa, a veces llamada materia sutil, con sus propios poderes mágicos.
De todos los genios de la Edad Media, ninguno brillo más que Santo Tomás de Aquino, tal vez, el más grande pensador del siglo XIII. En el intento por investigar la naturaleza de los ángeles, el gran filósofo defendió una idea que cautivaría la imaginación popular de los siglos por venir. De su propia y extraordinaria perspectiva, Santo Tomás concibió a los ángeles de la guarda como una poderosa presencia espiritual con grandes poderes. Un contemporáneo de Santo Tomás de Aquino, Dante Alivieri, daría su propia visión extraordinaria de los ángeles con toda su gloria y su misterio, en su magistral obra poética “La Divina Comedia”. Durante este viaje imaginario por el cielo, Dante explora los nueve niveles jerárquicos de los ángeles pero sorprendentemente para Dante y muchos teólogos de la Edad Media, no todos estos seres celestiales eran creados iguales, su poder e influencia era definida por su creencia a Dios. Los más cercanos a Dios, ubicados en el primer coro eran los serafines, luego seguían los querubines en el segundo y los tronos en el tercero. Los más lejanos a Dios y más cercanos a los humanos eran los arcángeles y por último los ángeles.
A medida que Europa salía de la Edad Media y entraba en la gloria del renacimiento, la presencia de los ángeles se manifestaba con mucha fluidez en el arte
¿Quiénes son los 72 ángeles o genios de los cabalistas?
Un conocimiento que hasta el siglo pasado estaba sólo restringido a los círculos esotéricos secretos, ha revelado que según la cábala hebrea, existen 72 atributos o cualidades que rodean a Dios y que están a disposición de los hombres para atender sus necesidades evolutivas. Son los 72 ángeles o genios, cada uno de los cuales tiene un nombre ritual, y según la cábala se relaciona con una energía zodiacal determinada y debe ser invocado en estrictos horarios planetarios . A cada ángel se le atribuye también una invocación determinada, que es un salmo del Antiguo Testamento, haciéndose presente en forma inmediata ante este llamado.
¿Los devas o espíritus de la naturaleza también son ángeles?
Los espíritus de la naturaleza son en sí un orden angélico, pero están literalmente en una longitud de onda diferente de la de nuestros acompañantes espirituales. Son los patrones imperantes que controlan todo lo viviente: lo que crece, las cocechas y los jardines, selvas y lagos, peces, aves y animales. vemos su sombra en configuraciones tales como las bandadas de pájaros, los cardúmenes de peces, así como en el trazo inigualable y delicado de una simple hoja.
Los devas de la naturaleza co-crean y nutren el ambiente físico, cosa que hacen con independencia de los esfuerzos humanos. Aunque en lugares como FINDHORN, Escocia, o Perelanda, Virginia, se puede ver y apreciar el enorme beneficio mutuo de una colaboración conciente entre humanos y espíritus de la naturaleza. De todos los seres angélicos, los espíritus de la naturaleza son los más afines a nuestra realidad humana. Son un reino que merece gran respeto, pues ha sido el más afectado por nuestras locuras ambientales. Sin embargo, continúan sirviendo de buen grado. Abrirnos ahora a ellos es muy importante, pues poseen mucha información vitalmente necesaria en esta época de transformación planetaria.
¿Cómo podemos percibir a los ángeles?
No hay una manera correcta de percibir a los ángeles. Se manifiestan de mil modos diferentes a diferentes personas, con apariencias que son sumamente personales según cada individuo. Normalmente se comunican con nosotros en nuestros sueños, normalmente los vemos como figuras sabias o protectoras que nos prestan consejo o ayuda o simplemente nos hacen felices con su sola presencia; pero a veces los vemos como ángeles en la imagen de seres perfectos, espléndidos y de una belleza absolutamente pura. Durante las horas de vigilia también podemos percibirlos bajo determinadas circunstancias. Algunas personas sienten su presencia físicamente, como un escalofrío o un cosquilleo en la nuca, como "piel de gallina" en los brazos o como una sensación de calor más o menos intensa; algunos pueden ver fugazmente alguna luz, una figura alada, o simplemente algún desconocido que les resulta extrañamente familiar, otros pueden escuchar sonidos sutiles como campanitas o percibir un perfume o aroma agradable sin ningún motivo aparente. Las apariciones inesperadas de ciertos animales o las sincronicidades que nos llevan a leer mensajes que forman parte de otros contextos como anuncios o titulares de periódicos, son también subterfugios que utilizan nuestros ángeles para entrar en contacto con nosotros.
¿Cómo podemos comunicarnos con los ángeles?
Los ángeles están aquí. Ahora mismo, mientras lees esto, puedes comenzar a hablar con ellos, si lo deseas. Puedes sentarte a meditar en silencio, convocarlos, hablar con ellos, hacerles algunas preguntas y apuntar en un cuaderno las respuestas que te den. Relájate y confía en lo primero que te venga a la mente. Este es un acto de fe y confianza. Si necesitas desarrollar tu fe y tu confianza primero, puedes comenzar a comunicarte con ellos a través de oráculos y juegos de cartas, por ejemplo.
Sólo hay una condición básica: es imprescindible creer en su existencia y en su ayuda, de lo contrario no pueden manifestarse. Los ángeles no pueden penetrar directamente en nuestra voluntad, ni modificar nuestro razonamiento de forma arbitraria ya que tenemos libre albedrío y ellos lo respetan profundamente. ¿Acaso puede venir a nuestra vida el amor, la abundancia o el éxito cuando creemos firmemente que esto no es posible?
Conforme aprendemos a confiar y a creer en ellos y desarrollamos nuestras capacidades perceptivas más sutiles, incluso podemos llegar a verlos y a escucharlos nítidamente. Todo es custión de desearlo, de solicitar el contacto, de estar abiertos a escuchar y seguir nuestra intuición y perseverar en nuestra intención. Ellos desean comunicarse con nosotros, tanto o más que nosotros mismos, así es que nos llevarán de la mano en cuanto manifestemos la más leve intención de entablar contacto.
Existen muchas maneras de hablar con los ángeles; buscar su amistad no es algo que se limite a un solo sistema de creencias, cualquier que éste sea. Vincularse con ellos es el apso siguiente en nuestra evolución como especie de seres concientes. De hecho, también es el paso siguiente de la evolución de los ángeles que trabajan con nosotros. Poe ende, el intercambio va y viene, como en cualquier buena relación.
¿Cómo tratar a nuestros ángeles?
Los ángeles no establecen contacto sólo con personas especiales o de un modo secreto. Lo hacen abierta y gozosamente, trayendo buen humor y buenas nuevas. Estar con tus ángeles no es sentarse en una habitación oscura , con música misteriosa, una bola de cristal y velas parpadeantes. Es conversar, simplemente. Hablar con los ángeles es la cosa más natural del mundo. Cualquier puede hacerlo. Y hace bien. Hace bien al sentido del humor, al alma, al cuerpo. Hace bien a todos aquellos con los que entras en contacto.
Cuando preguntas a tus ángeles puedes estar seguro de que obtendrás respuesta. El verdadero preguntar no proviene del miedo ni de la agresión; surge del profundo deseo de saber, la voluntad de escuchar y recibir. Preguntar no es exigir, ni tomar codiciosamente. es permanecer abierto, sin opinión y sin crítica, mientras los fragmentos de información se van agrupando. Preguntar significa, simplemente, aceptar lo que se presente, y confiar que en el momento debido, el entendimiento correcto y destacado se hará conocer para el bien de todos.
¿Para qué nos sirve entablar contacto con los ángeles?
Además de brindarnos su amor, su inspiración, su apoyo y su agradable compañía, los ángeles nos pueden guiar mediante sincronicidades, o sea, el encadenamiento "casual" de hechos significativos que vienen en nuestra ayuda para que podamos lograr nuestros más elevados propósitos. Los ángeles también nos dan señales, pistas e incluso consejo directo a través de canalizaciones o telepatía para conducirnos hacia lo que es mejor para nosotros en las distintas encrucijadas vitales, allanando así nuestro camino de regreso a la divinidad. Entablar contacto con ellos es un preciado regalo y un potente catalizador en nuestro proceso evolutivo. Son los mejores psicólogos, pues nos ayudan a descubrir nuestras respectivas trabas y bloqueos; los mejores médicos porque nos develan el verdadero origen de nuestras enfermedades y los mejores asesores, pues nos ayudan a modificar nuestro presente para elegir los más luminosos futuros.