LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

19 de noviembre de 2010

DARK OF THE SUN(1967) El último tren a Katanga.



Arriba podemos ver un video sobre las minas de Katanga, cobre, Cobalto y Diamantes etc...y la corrupción de todos los gobiernos implicados en saquear estas minas a costa de esta pobre gente que no gana nada con su esfuerzo y trabajo para ...Ultimamente son los chinos los que saquean estas minas, anoche en SENSE-FICCIÓ, vi un documental que me impresionó mucho...

 






MI VIDA Y MI HISTORIA.

Carretera que comunica la zona minera de Katanga con el puerto sudafricano de Durban. Por este puerto se exportan los metales de Katanga



Red ferroviaria que comunica las minas de Katanga con los puertos del sur de África. La linea de Dilolo a Lobito ha de finalizarse en 2009.

Red de alta tensión entre Kinshasa y Lubumbashi. También se muestran las diferentes centrales de producción eléctrica. La central Inga II añadirá 850 MW cuando esté finalizada en 2011. En la actualidad la empresa distribuidora SNEL garantiza un consumo de 82MW para las minas de Katanga (Junio de 2008). También se están restaurando las centrales de Zongo, Koni y Mwadingusha. Hacia el año 2011 las minas de Katanga necesitarán unos 300MW.
Malaquita

What is going on with Katanga Mining?



Africa es un continente enorme que presenta una gran cantidad de civilizaciones que supieron trabajar los metales y producir con ellos infinidad de objetos. Algunos meramente utilitarios, otros destinados a fines religiosos y, por lo general, verdaderas obras de arte. Muchas de estas civilizaciones están emparentadas con lo que genéricamente conocemos como los Bantúes, quienes a comienzos de la era cristiana comenzaron una gigantesca inmigración que a lo largo de 1.500 años provoca su dispersión por gran parte de Africa. Hay quienes consideran que la expansión bantú es la más larga y extensa en la historia de la humanidad.

Antes de comenzar su marcha los Bantúes vivían en el límite de la selva y el desierto del Sahara que, debido a cambios climáticos, comenzó a crecer y extenderse rápidamente obligando a los pueblos ribereños a partir en busca de tierras más húmedas y fértiles. Lo hacían dotados de un conocimiento que sería fundamental para su éxito: sabían el uso del hierro y las técnicas necesarias para la fundición del mismo.

Realizaban este trabajo en hornos muy rudimentarios pero eficaces y con el hierro obtenido supieron construir infinidad de objetos sobre todo útiles para la agricultura.

A medida que se desplazaban utilizaban los instrumentos de labranza para intercambiarlos u ofrecerlos como regalos a los grupos humanos que encontraban a lo largo de la gigantesca expansión. Era una forma de congraciarse con otras sociedades, lo que les permitía ser bien recibidos y terminar fusionándose con los grupos locales. El conocimiento del uso del hierro daba un poder tan grande que no sólo se terminaba aceptando las herramientas de los recién llagados sino también la lengua y otras costumbres. La consecuencia es que hoy hay infinidad de lenguas, difundidas en gran parte del África, que derivan de la hablada por los Bantúes, son más de 200. La principal es el zwahili, que utilizan 50 millones de personas y es el idioma oficial en Kenia y Tanzania.

Además del uso del hierro los Bantúes difundían su propia concepción del hombre y del universo mediante las prácticas del animismo. Entendiendo por ello la creencia que atribuye a todos los seres orgánicos e inorgánicos y a todos los fenómenos de la naturaleza la presencia de un espíritu al que hay que adorar para aplacar o halagar. Esto implicó que para los Bantúes el herrero fuera siempre un personaje sagrado, una especie de brujo imbuido de poderes mágicos, que le permitían hacer hablar al espíritu del metal.

La dispersión de este grupo originario se extendió por muy diferentes y vastos territorios africanos. Cuesta encontrar un hilo conductor para entender la dispersión. Una forma puede ser rastrear la inmigración a través de cursos de agua importantes como lo es el río Congo. Tiene infinidad de afluentes, lo que determina que, por su caudal, el Congo sea el cuarto en importancia en el mundo.

Tan importante fue y sigue siendo este río que en la actualidad da nombre a dos países diferentes, la República Popular del Congo y la República Democrática del Congo. Esta última con sus 2.345.000 km2 y 60 millones de habitantes es uno de los estados gigantes del continente africano. Hasta hace pocos años atrás este país se llamaba Zaire.

Los Bantúes se dispersaron a lo largo de toda la gigantesca cuenca del río Congo y fundaron numerosos reinos que alcanzaron un gran esplendor. Algunos de ellos poseían objetos provenientes de la India y China, en una época (los años 700 al 1.000 de la era cristiana) en que en Europa prácticamente se había perdido el conocimiento de la existencia de estas civilizaciones orientales. Gran parte del esplendor y magnificencia de los reinos Bantúes en la zona del Congo se explica porque, además del hierro, comenzaron a manejar enormes cantidades de cobre, situación que se logró gracias a la ocupación de una región llamada Katanga.

Actualmente Katanga es una provincia de la República Democrática del Congo y ella sola ocupa una superficie de 518.000 km2 y constituye uno de los más grandes reservorios de cobre y cobalto de todo el planeta. Los Bantúes llegaron allí en torno al año 1.000 e inmediatamente comenzaron a extraer y trabajar el cobre. Unos siglos después, para el año 1.400, habían extraído no menos de 100.000 toneladas del útil metal, lo que obviamente aumentó su poderío e influencia. Entre otros diversos objetos llegaron a producir una primitiva moneda de cobre, presente hoy en diferentes museos. Se la conoce con el nombre de Cruz de Katanga.

Cuando a partir de los años 1.500 los portugueses comenzaron a recorrer la zona caían admirados por los logros de las civilizaciones originadas por los Bantúes. Precisamente, al igual que en América, la llegada de los europeos marcó la decadencia de los reinos africanos. A la larga los blancos, con la ayuda de la pólvora y los arcabuces, terminaron dominando a la gente, los territorios y sus riquezas. Muchos se pelean por el dominio de Katanga con sus yacimientos de cobre y cobalto, dando lugar a varios de los episodios más sangrientos de la historia africana.

Moradores sector Katanga muestran inquietud ante muerte de niño de dos años

Un niño de dos años de edad murió de una enfermedad fulminante y de causas desconocidas, hecho que tiene preocupado a los comunitarios de donde vivía la víctima, según informaron personas que fueron entrevistadas.

Los padres del niño Diomel Pascual Rosario, quienes responden a los nombres de Mercedes Mariñez y Juan Rosario, informaron que lo llevaron a la maternidad San Lorenzo con una fiebre alta, pero horas después tuvo que ser ingresado en el Centro Médico Oriental, donde poco después falleció.
Aseguran que este es el quinto caso donde un menor muere sin que se conozca el origen de la enfermedad. El menor vivía junto a sus padres en la calle 41, del sector Katanga, de Los Mina, según lo afirman vecinos de allí.
No obstante dicen que lo que más preocupa es que desde el centro médico donde falleció Diomel les indicaron que debían vacunarse todos los que tuvieron contacto con el niño.
En tal sentido, los moradores del referido sector, pidieron al Ministerio de Salud Pública intervenir de manera urgente, para evitar que sigan muriendo más niños.
Ante el hecho, el director ejecutivo de la Consejo de la Reforma del sector salud, Humberto Salazar, afirmó que es una responsabilidad de Salud Pública tomar las medidas preventivas de lugar.
Mientras que en el Centro Medico Oriental informaron que el cadáver fue trasladado al Instituto Nacional de Patología Forense para determinar las reales causas del deceso del menor.

EL SOL BRILLARÁ PARA TODOS EN ÁFRICA
CUANDO NOSOTROS SEAMOS ELLOS
Y ELLOS NOSOTROS



No hay comentarios: