LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

18 de novembre de 2010

BARCELONA Y LA DESAPARECIDA BODEGA BOHEMIA, C/ LANCASTER YA DEFENESTRADA POR EL AY-UNTAMIENTO 2010











 http://xurl.es/mku6o

LA RAMBLA 
  El descubrimiento de la Rambla se produjo más tarde. Era una época en la que sólo trabajaba por las mañanas, y por las tardes ayudaba a mi padre a hacer de corredor. Recuerdo que por Navidad trabajé en una tienda de electrodomésticos del Paral·lel, entonces tenía quince años, y con lo que gané me compré la primera guitarra. Debía de ser en torno al día de Reyes, y después de adquirir la guitarra, salí a celebrar el último día de trabajo con los otros dependientes (diez o doce, todos mayores que yo). Aquel día descubrí la Rambla y el Cosmos. Y descubrí que también había tías y que también era un paraíso, aunque no tenía nada que ver con la calle Robadors, que era la concentración del paraíso sexual. La Rambla ya era un mundo 'canalla', no era el Paral·lel -el Paral·lel era el mito-, en la Rambla ya veías unas personas duras, variadas y tal.
"Recuerdo que fuimos a tomar algo al Cosmos, y para mí el Cosmos ya era el mundo. Yo, como mucho arrimarme un poco a un culito, un morreo en un rincón, pero nada. Y creo que descubrir la Rambla fue mi despertar, fue realmente la iniciación al mundo. Hasta entonces es como si sólo hubiera vivido burbujas de realidad. En la Rambla vi que el mundo debía de ser muy grande.
"Además de la Rambla, ya con dieciséis o diecisiete años empecé a frecuentar algunos locales de Gràcia como el San Carlos y el Guiri Guiri, que eran los bailes yeyés... y también el Stereo, de la plaza Sanllehí. En realidad, su nombre era Salón Sanllehí, pero los domingos debajo ponía Stereo, porque fardaba más. Esto fue hasta los dieciocho años, cuando me fui de casa, hacia Francia."
Y ya en las Ramblas bajando a mano derecha, en la c/ Conde del Asalto estaba la c/ LANCASTER, y la Bodega Bohemia, un sitio único y ya defenestado por el ay-untament, era divino sus artistas...Estaba La MARUSELA, que cantaba... Mari claire, mari cler una P....para cada mujer y te meabas de risa...Después había un tenor, que era la monda...
Y ayer me entero que el ay-untamiento, quiere cerrar el pastís, NNNNNNOOOOOOOOOOOOO!!!
Os lo vais a cargar todo, todo no vais a dejar nada...
Ocaña, a la Bodega Bohemia (1978)

El café cantante barcelonés, algo «molt nostre»
MARI ALDA.
Desde que empecé a salir por la noche, me gustaba, sobre todo, asistir a las veladas del Villa Rosa, la Bodega Bohemia… y algunos otros lugares afines de la Barcelona preolímpica. A medida que la urbe se iba quedando sin esas salas, como otras que habían desaparecido ya (Apolo y otras), la Ciudad Condal perdía una enorme parte de sus raíces culturales. Coincido completamente con mi querido amigo, cuando dice: «Fui miles de veces a la Bodega Bohemia y al pianista (al que le dedicó, en su día, una canción) siempre le vi de espaldas. Es uno de los recuerdos más importantes de mi vida. Yo le tengo mucho respeto a ese mundo del cabaret, el music-hall, El Molino, el Paral.lel… Son mi cultura de verdad, la cultura de la calle. La cultura oficial de la música occidental, moderna y vanguardista, no es la verdadera cultura. Mi vida se parece más a un plato combinado que a la comida de El Bulli, ésa que quieren convertir en ‘la oficial’ cuando la gente de aquí siempre ha sido de menú y de bocadillo. Realmente es terrible el menosprecio que la cultura oficial tiene por este mundo» (Batonga! Nº 53. Julio 2004). Al citado pianista le escuché un día anunciar un número, que cantó Juanito, de su autoría: era ¡¡¡una copla en compás de sardana! ! ! Eso sí que es mestizaje… Por otro lado, decir que, por más que no quieran, los presuntos vanguardistas se han convertido no en la oposición al Sistema, sino en su primera línea de fuego. Los vanguardistas representan hoy y desde hace décadas, ja ja, la cultura oficial. Son institucionales… Qué fiasco.
El café-cantante tenía en Barcelona un aire propio, un calado singular y una credibilidad sincera y, por ello, internacional. La música del café-cantante barcelonés, dejando aparte los chistes y las cupletistas más pícaras, era una rara mezcla de «havanera» canalla, vals criollo, bolero pringoso, tango mediterráneo, flamenco acoplillado, coplas arranciadas, fado, aromas «fellini- napolitanos»… En ese tipo de tugurios, siempre había alguien que, al margen de los desnudos y las sesiones de travestismo, se ocupaba de cantar «serio», sin aditivos «kitsch». Sumándole sones zíngaros y perfumes morunos, y algo de misterio (porque «no es el conocimiento lo que ilumina el Misterio, sino el Misterio lo que ilumina el conocimiento. Conocemos gracias a lo que nunca conoceremos…», en palabras de P. Evdokimov, citado por Agustín lópez Tobajas en su magistral Manifiesto contra el progreso) nuestra intención ha sido, con este disco, no evocar la música de aquellos «nidos de artistas» (como se les llamaba), sino, como si de un ejercicio de ordenador se tratara, realizar un intento de actualización de la música y las canciones que hacían los que cantaban «serio» en aquella época llevándolas a la realidad actual de principios del siglo XXI, siempre bajo el prisma de Burruezo & Bohemia Camerata y el de nuestros colaboradores, tan necesarios en esta labor. Y, claro, hablando de las cosas que nos afectan, de un mundo al filo del abismo… Es decir, crear un sello a partir de una tradición lejana, pero bella. Hemos querido, pues, actualizar con nuevas canciones, nuevos arreglos y textos contemporáneos un género que, ojalá, no se pierda nunca, pues, en los tiempos de este cosmopolistismo fatuo, quien no tiene pasado… no tiene futuro. Música popular, mediterránea, de cámara… para un café-cantante que existe, sí, en los corazones de las personas que escuchen este disco y evoquen en sus mentes el tabaco, las copas, las risas, las picardías y las calaveradas de un espacio cultural nuestro, «molt nostre».






EL GÓTICO Y EL ARC DEL TEATRE: "Cuando volví a Barcelona un año y medio después, me fui a vivir detrás del Ayuntamiento, a la calle Ataulfo, y frecuentaba tanto El Paraguas como El Ascensor, que son bares de aquella época, de los años 1968 y 1969, y que hoy conservan la misma estética y están exactamente igual.

"Después, viví una temporada en la calle Lancaster, allí, detrás de la calle Nou, donde estaba la Bodega Bohemia (adonde íbamos de vez en cuando en plan de coña, como espectáculo kitsch, este tipo de degustación...). Igual o peor que la Bodega Bohemia era el Cádiz, que estaba al lado del Pastis, un bailongo cutre y decadente con una orquestina (un saxo, un pequeño piano y una batería que sólo tenía un bombo, una caja y un plato) que siempre tocaba Morena, la de los rojos claveles. El Cádiz ya era un ambiente heavy, con mercenarios, marineros... Barcelona en aquel entonces siempre estaba llena de marines americanos.

"En esta época del Arc del Teatre, el London era el bar de cabecera, con su solera de principios de siglo y su ambiente de circo. También íbamos a los Enfants Terribles, al Jazz Colón, al Villa Rosa (ahora es un local de tecno llamado Moog), al Tabú... Y me dejo un sitio importante, que era el Copacabana, situado en la Rambla, allí donde ahora está el Museu de Cera. Era el principal lugar de ambiente canalla y el SAINT GERMAINE, al otro lado de las ramblas; estamos hablando de los primeros años sesenta. A veces, íbamos en pandilla a dejarnos caer (las tías con el poncho, los tíos con las greñas). Actuaba Rosalinda, que era un travesti que debía pesar cien kilos... Y entonces ya existía el playback, eh."




Barcelona ha sido el principal escenario de su vida, y también de algunas de sus grandes canciones. Con su estilo anárquico, surrealista e irónico, Jaume Sisa ha compuesto pequeñas maravillas como Han tancat la Rambla, Cançó de la Font del Gat o La catedral. Su obsesión por Barcelona le llevó en 1982 a dedicarle un álbum entero, Barcelona postal, en colaboración con el artista conceptual ANTONI MIRALDA.

Nacido en 1948 en el barrio de Poble Sec, Jaume Sisa considera que su Barcelona "va desde Montjuïc hasta la Ciutadella, y de la Gran Via hacia abajo (en la parte alta vive una gente extrañísima que no conozco de nada...)". El célebre autor de Qualsevol nit pot sortir el sol, sin embargo, piensa, como los sioux, que "los siete primeros años de la vida son los más importantes, y que a partir de entonces ya todo son repeticiones". A continuación, Jaume Sisa da un repaso a su itinerario vital por los diferentes barrios de la ciudad, trazando así una especie de geografía espiritual de Barcelona.



POBLE SEC: "Hasta los dieciocho años viví en Poble Sec y después he vuelto alguna temporada. O sea, que lo más importante de mi vida ha pasado en Poble Sec, que es la patria mía. En concreto, la calle Poeta Cabanyes, y además en la parte de arriba. Todavía tengo sueños de cuando era pequeño y jugaba en la calle.
"En los años cincuenta, Poble Sec era un barrio de clase trabajadora, como se solía decir, ni siquiera de clase media. Era un barrio, situado entre Montjuïc y el Paral·lel, que pese a estar en el centro de la ciudad y junto al puerto, era un poco otro mundo, o al menos yo así lo vivía. Era un lugar en el que no había demasiado turismo, porque no caía de paso... Con la excepción de la gente que subía a Montjuïc, aunque normalmente solían coger el funicular, con lo que tampoco pasaban por la calle.
"Poble Sec, para mí, está totalmente ligado a la montaña de Montjuïc. En aquellos años, toda la parte que daba al barrio era una zona virgen de montaña en la que había barracas, trozos de bosque, trozos de montaña pelada y descampados, y donde vivían gitanos.
"Yo vivía en la parte más alta de la calle Poeta Cabanyes y cincuenta metros más allá empezaba la montaña. Los gitanos bajaban a buscar agua a la fuente de mi calle, pero siempre eran vistos como 'los de las barracas'. Pese a ser un barrio trabajador y humilde, en Poble Sec había un marcado sentimiento de clase respecto a los de las barracas. En esa época, todos jugábamos en el trozo de calle que nos tocaba. Eventualmente, podíamos hacer un partido de fútbol con los de la calle de al lado, pero nosotros éramos de nuestra calle, ¡y eso era algo muy serio!
"Entre los personajes ilustres de mi infancia en el barrio figura el futbolista del Barcelona Olivella, que vivía en uno de los diez o doce chalés que había entre el final de la calle y las barracas. Justo delante de mi casa, puerta con puerta, vivía Serrat. Era cinco años mayor que yo, y a estas edades es una gran diferencia; pero, vaya, nos conocíamos. Y después, más abajo, vivían Los 4 de la Torre, un grupo de pachanga de esos melódicos."
Ramblero en mi espoca ramblera de princicpios de los 80's recuerdo un antro parecido en la calle Lancaster ...la bodega Bohemia famosa por sus decrepitos espectaculos de viejos travestis...tambien por esa zona estaba el "enfants Terribles" un mtico lugar donde el hard rock de los 70-80's estaba garantizado...aparte siempre estaba el bar cazalla y aquella panaderia donde servian, a traves de una ventana de la puerta metalica, ensaimadas y otras pastas calentitas recien sacas del horno a todos los que deambulabamos por esa zona en altas horas.


Mario lleva la friolera de 40 años viviendo en una pequeña habitación en el cuarto piso de una casa sin ascensor, en Barcelona. Hasta hace poco, vestía como un hombre de día y, por la noche, se transformaba en mujer para trabajar en un local nocturno de la ciudad. Mario es transformista y, junto a otros artistas maduritos todos ellos, actuaba en la Bodega Bohemia antes de que cerrara sus puertas. El documental Yo soy así, de la directora holandesa nacida en Madrid Sonia Herman Dolz, narra la historia de Mario y de los últimos días del histórico establecimiento del barrio chino. El filme, exhibido en cines de Europa y no estrenado jamás en España, se presenta hoy en la Sala Apolo, dentro del programa Cine Ambigú, en dos únicas sesiones, a las 20.30 y a las 22.30 horas.Sonia Herman Dolz es una reconocida documentalista en Holanda, donde vive y donde dos de sus anteriores largometrajes, Romance de valentía (1992), sobre el mundo de los toros, y Lágrimas negras (1997), que narra una gira de La Vieja Trova Santiaguera por Europa, han cosechado grandes éxitos. Pero en España, esta mujer de 37 años, hija de barcelonesa y peruano, no ha conseguido distribución para sus obras, que se han podido ver en foros reducidos.Yo soy así no sólo retrata a los artistas de la Bohemia, también a su último propietario, Enrique, que es como una especie de padre para los miembros de esta extraña galería de personajes que pululaban por la bodega, entre ellos un fontanero cantante, varios travestidos el mayor de ellos de 77 años y hasta un imitador de Antonio Machín.




Juguetes Rotos, El Gran Gilbert, arriba... estrella de la Bodega Bohemia, Maruzella,  Maria Alda y tantos artistas de ese local...

Adiós a la Bodega Bohemia


Luces de bohemia


Nuevos empresarios se empeñan en resucitar la Bodega Bohemia, amenazada de derribo por el lncasol


 Cerrada en abril por desánimo de la empresa familiar que la explotaba, ha resucitado para los amigos de siempre y para una productora belga de televisión. Fue la noche del pasado miércoles. Una noche mágica, dirían los cursis. Se encendieron de nuevo las luces, se colocaron sobre las mesillas los tapetes rojos y los floreros con claveles de papel, y se sacó brillo a las vigas donde reza que, en esta cava de arte jubilado, " Donde nacen los Artistas". periodistas, que sólo os gusta hablar y escribir de moderneces dice y hace como si quisiera meterme en los bajos su puño cerrado. Frederic García, el nuevo propietario, insiste en que, sea cual sea la decisión del Incasol, la Bodega Bohemia seguirá abierta y con nuevas actividades y propuestas.Conciertos de jazz, recitales de artistas jóvenes, tertulias, debates literarios...Carmen vuelve con otra letra.La cultura catalana también es esto, ¿sabe usted? La cultura de los pobres, que también tienen derecho a divertirse. ¿O es que en Barcelona sólo hay dinero para el Liceu? Mónica, la presentadora de larguísimos escotes, se avalanza sobre mi libreta de notas.Apriete usted, a ver si nos hacen caso dice, y vuelve al escenario..






GILDA LOVE: Toda una institución en las noches de Barcelona, Famoso transformista de El Paralelo, Ha estado más de 20 años en las famosas Bodegas Apolo y la Bohemia, después de recorrer con su arte media España con sus canciones, su buen humos y picardía. Hace las delicias del publico donde vaya...

Fa anys que la mítica Bodega Bohèmia va tancar les portes. Era un catau d'aquells canalla, transgressor i divertit. Del buit insubstituïble en va néixer un documental anomenat Yo soy así. Quan l'actriu...
¡Atentos!
Le hablé a Javier de cuando veíamos a Nazario y demás troupe por las Ramblas (con Ocaña y Camilo y... María), de lo mucho que me me gustaba el libro de Nazario -Plaza Real Safari- y de cómo en mi estudio del Raval tenía una litografía del cartel que le encargaron para las fiestas de la Mercé (un caprichillo de los que de vez en cuando me concedo a mí misma....) y héte aquí que...




-¡Fíjate, fíjate!
En la esquina asomaba la silueta del Onliyú.
Javier se inventó el diálogo ¿posible? entre Nazario y él.
Yo le dejé hablar, pensando... así sea

En La Virreina Centre de La Imatge, Barcelona
Cuatro exposiciones, dos ciclos de proyecciones, un estreno de cine, tres mesas de debates, lecturas poéticas, visitas guiadas… todo ello con La Rambla como hilo conductor del programa de La Virreina Centre de La Imatge. Casi 770 m2 de salas de exposición con más de 650 fotografías, grabados, pinturas, acuarelas, dibujos, documentes originales de época y audiovisuales. 60 autores de diversas generaciones, nacionalidades y géneros: Xavier Miserachs, Cartier Bresson, Ocaña, Brassai, Frederic Ballell, Colita, Dora Maar, Català Roca, Oriol Maspons, Frank Berger, Agustí Centelles, Manel Armengol, Pep Cunties, Jaume Pitarch, Josep Maria Sagarra, Eva Serrats, Àngels Margarit, Beat Streuli, Alexandre Merletti, y muchos más.
CUATRO EXPOSICIONES
La muestra Guía Secreta de La Rambla. Instantáneas de la calle presenta más de 260 fotografías de un total de 43 fotógrafos y ofrece un recorrido diacrónico a través de un gran número de imágenes de La Rambla y su entorno, extraídas de archivos públicos y privados, desde finales del siglo XIX hasta hoy.
Ocaña 1973-1983: acciones, actuaciones, activismo, comisariada por Máquina P.H/Pedro G.Romero, está centrada en la reconstrucción documental de la figura de Ocaña a partir de 200 fotografías de autores como Daniel Ocampo, Colita, Toni Catany, América Sánchez, entre muchos otros, que se combinan con una selección de obras del artista.
La exposición Barcelona en blanco y negro, revisitado presenta una selección de hojas de contactos y tiras de negativos recuperados del Archivo Xavier Miserachs. El ámbito de La Rambla y las imágenes generadas en su entrono permiten una reconstrucción del método fotográfico y los itinerarios urbanos seguidos por el fotógrafo entre 1962 y 1964, mientras trabajaba en el libro Barcelona en blanco y negro (1964).
 También volvieron ellos, los artistas de siempre con sus repertorios de siempre. Y se desencadenó lo que temíamos. Una tormenta de frenética nostalgia y de viva desesperación. Porque, como dijo la guapísima presentadora Mónica mientras lucía muslo, “después de un año cerrados, ya va siendo hora de que alguien haga algo para que este local
universal y único no desaparezca”. Y la cuestión es que, de hacerse, se hace. Y noticias, haylas. Porque hay unos barceloneses nostálgicos y emprendedores que han comprado la empresa Bodega Bohemia SL con la intención de reabrirla cuanto antes. Sucede que, para lograrlo, los nuevos propietarios necesitan la autorización municipal depuesta en marcha que el concejal del distrito, Joan Fuster, les concederá en cuanto realicen las obras de acondicionamiento y seguridad queel local necesita, pero para realizar esas obras ha de darles permiso el Institut Cata1 del Sol (Incasol), dueño del edificio.La Bohemia se convierte me explican en el paradigma de lo que ocurre en el Raval, donde viejos locales entrañables y de alto va br simbólico están siendo sustituidos por edificios de escasa calidad y estética discutible.
Frederic García, uno de los nuevos propietarios, propone que el Incasol corrija la fiebre constructiva y, en vez de arrasarlo, rehabiliteel edificio, salvando de paso la vieja Bohemia centenaria.De todas maneras, pase lo que pase, volveremos a reabrirla dice porque no puede ser que Barcelona pierda un local único como éste, que sale en todas las grandes guías de viajes (“Time-Out”), incluso ahora, que lleva un año cerrado. En el interior, los artistas abonan los deseosde los nuevos jefes.Que lo reabran tal y como está, y que no hagan una horterada como la del café Zurich, al que le han matado el alma.
Las opiniones se suceden. Disciplinados, los artistas jubilados y los espontáneos que durante años animaron el pequeño escenario, suben de nuevo ataviados con sus mejores vestidos y bien empolvados para decirle a lascámaras belgas que la Bodega debe seguir abierta.Esto es una institución catalana que es una pena que se pierda dice con emoción el bailarín flamenco Carmelo Heredia, que resopla sus 64 años tras un zapateado de vértigo. Y añade, ahora cantando: “Yo me siento catalán / Barcelona me conmueve / Yo me quedo en Barcelona / suene la bolsa o no suene”. El equipo de la productora belga de televisión filma el ambiente y a los artistas con emoción contenida. Francisco de Villar y Anna Moumition, los directores, se hacen cruces de que un local con este sabor pueda morir de inanición en una ciudad como ésta.En Bruselas tenemos uno, El Travers, que se parece remotamente, y recibe subvenciones del Ayuntamiento
para que no cierre explica Anna.Lo que define a una ciudad añade Francisco es lo que no encuentras en otra.
El documental que reconstruyen lovan a titular “Adiós, Bohemia”, y esperan venderlo, entre otras, a la cadena europea Arte.Lo enmarcaremos en el contexto de transformación del Raval, y demostraremos que permitir el cierre es una burrada descomunal. Mario del Valle, un transformista con pestañas como viseras que se jacta de cantar comó la Bella Dorita, es decir, sin “play-backs’ ni leches”, me asegura que este mundo suyo de las variedades ha muerto.Mírenos a todos, contentísimos por haber resucitado por un día, pero sin otro futuro que la jubilación o el paro. Mario dice que lo peor del cierre no es el dinero que ha dejado de ingresar, sino que le hayan anulado la posibilidad de seguir sintiéndose artista.No sé si usted me entenderá; el artista necesita siempre las palmas.i,Qué hará si finalmente derriban este edificio? pregunto al hombre/mujer de enormes pestañas.Lo mismo que cuando cerraron la Bodega Apolo, en la que trabajé 22 años: hartarme de llorar. Carmen, la de la barra, me da la bulla en el intermedio.La culpa de que hayamos cerrado es del ay-untamiento...
La Bodega Bohemia fin...abrirá algun día...



*2002.- L'edifici que va acollir la històrica Bodega Bohemia durant l'enderroc. (Foto: Xavier Gómez)

8 comentaris:

Miquel ha dit...

jajajajaja me gusta lo del ay.untamiento ¡¡¡¡

SERGI ha dit...

Que triste perdemos locales que son historia de nuestra ciudad

Anònim ha dit...

Yo conoci la Bodega Bohemia en el año 66, y me convertì en asiduo y en llevar a visitantes de Barcelona a la Bodega. Alli me hicieron Bohemio de Honor una noche, junto a Xavier Cugat, Alberto Cortes y alguien màs.(aun tengo las fotos) Cuando salia de la Bodega, me seguia Maruzzela porque sabia que la invitaba a cafè y le daba 500 pesetas. Me gustaria que alguien me dijera la letra del tango de Maruzzela que deciaasì: Lo conoci en un bailongo...una tarde dominguera...me sacò a bailar el tango...y caì como una estera...Estaban El Gran Gilbert. el Asensi etc. Todos todos son irrepetibles.

trinidad ha dit...

Querido anónimo:
Sigo buscando ese tango...si lo encuentro te lo envío, ¿Sería pedirte demasiado querido anónimo que me escaneases esas fotos que tienes?, sé que es de un valor para mí incalculable lo mismo que para tí...Pero esas fotos no pueden quedar en el olvido...Hay que mostrarlas, espero tu respuesta y si no puedes o no puedes lo comprenderé, las personas quieren su intimidad...Pero yo, gracias a un admirado Sr.Miquel cartisano, del blog, Tot Barcelona, fué el que me animó a contar mis cosillas...
Muchas Gracias Anónimo y un Cordial Saludo.
Mari Trini.

Anònim ha dit...

Conocí la Bodega Bohemia en 1976, volví y volví durante más de veinte años... Era única, uno de esos locales que solo pueden existir en un barrio, una ciudad, un tiempo. Hay una película belga extraordinaria que la recuerda de manera muy poetica: la ví en L'Alternativa y se llama "Adiós Bohemia" de Fransi de Villar Dille y Oranne Mounition, al verla me parecía estar otra vez frente al escenario.

PERSONA ha dit...

MUCHAS NOCHES INOLVIDABLES ...PERO LA DE ALBERTO CORTEZ ...Y SU POESIA NUNCA LA OLVIDARE...GRACIAS POR TU TRABAJO EN DEFENSA DE NUESTRA BOHEMIA¿ NUNCA COMISTE LAS ENSAIMADAS RELLENAS DE LA MAJORICA AL LADO ?

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Hola PERSONA, no que yo me acuerde, he comido ensaimadas.
Un abrazo y muchas gracias.

Anònim ha dit...

Hola, busco el nombre de un bar antiguamente situado en el calle Lancaster,24 con el Arc del teatre (a la esquina). Era un bar con dibujos de mujeres bailando y con mujeres parisiena con una Torre Effel tipo prostitutas del Molino Rojo de Paris. Estaba al lado del mueblé de Madame Petit (hoy es un solar) pero no sé si fue la misma época. También antes o después este bar había una tienda de jamones y licores, y una barbería. Hoy es un centro social okupado llamado GUERNIKA. Soy francesa, vivo en este centro social, si tenéis información, gracias de contactarme o de pasar por allí a encontrarnos (calle Lancaster, 24). Bravo por esta página web que da muchas informaciones!
Un abrazo.
Sarah.