LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

30 de noviembre de 2010

BARCELONA Y CATALUNYA EN LOS AÑOS 30---2ª PARTE 30-11-2010.

MI VIDA Y MI HISTORIA.



En 1913, las diputaciones provinciales de la cuatro provincias catalanas se habían fusionado para algunas de sus funciones, de acuerdo con la LEY DE CANALEJAS...
Francisco de Paula Canalejas Casas


1834-1883
Francisco de Paula Canalejas Casas (1834-1883), por E. P. Valluerca, Ateneo de Madrid Catedrático español de literatura y de historia de la filosofía, nacido en Lucena (Córdoba) el 2 de abril de 1834 y fallecido el 4 de mayo de 1883. Hijo de José Canalejas (de Madrid) y de Ana Casas (de La Pedra, Lérida), hermano menor del ingeniero José Canalejas Casas (1827-1902), tío (carnal) de José Canalejas Méndez (1854-1912), tío (político) de Mario Méndez Bejarano (1857-1931) y cuñado de su amigo de juventud Miguel Morayta Sagrario (1834-1917), al casarse con Rafaela Morayta Sagrario, matrimonio del que nacieron Ana Canalejas Morayta –Campoamor dedicaría un poema a Anita Canalejas Morayta–, Leonor y Blanca Canalejas Morayta.
Desde muy pequeño pasó a vivir en Madrid, estudiando el bachillerato en el Instituto de San Isidro, y luego filosofía y derecho en la Universidad Central. Muy amigo y compañero de Emilio Castelar (1932) y de Miguel Morayta Sagrario, los tres fundaron en 1851 El Eco Universitario. Con Castelar, también en plena juventud, escribió Don Alfonso el Sabio, rey de Castilla, novela histórica (Edición Popular, Madrid 1853, 407 págs.). En 1855 formó parte del grupo (con Manuel Gómez Marín, Miguel Morayta Sagrario y otros jóvenes) que, dirigido por Francisco Pí y Margall, publicó la revista política y literaria titulada La Razón (que dejó de aparecer con el golpe de Estado de 1856, aunque luego volvió a publicarse y fue antecedente de la Revista ibérica). En 1856 se licenció en Filosofía y al año siguiente en Jurisprudencia.
Creando una precursora de la autonomía, la Mancomunidad, que no había afectado a la soberanía española. Primo de Ribera la había abolido. ¿iba a ser restaurada ahora ? ¿O la esquerra iría más lejos ?
                                          Manuel Carrasco i Formiguera

  Un abogado catalán, " invocó a catalunya para que declarara la guerra a España"...






 Expulsión cardenal Segura, Guadalajara , junio de 1931

Guadalajara, el gobierno provisional de la República expulsa al cardenal Segura, en la fotografía sale de la Casa de Vigilancia.
El 13 de mayo de 1931 había marchado al Vaticano, volviendo el 9 de junio, pero cuatro días más tarde es detenido y expulsado de España. Poco tiempo después se intervienen unos documentos al obispo de Vitoria, al ir a cruzar la frontera, por los que Segura ordenaba la venta de bienes eclesiásticos en España y el envío del producto de la venta fuera del país.
Estos hechos hacen que el gobierno republicano presione ante la Santa Sede para que se le sustituya en la archidiócesis de Toledo. Segura, enterado de estas gestiones, se habia ido resistiendo, pero finalmente envía una carta a Pío XI poniendo a su disposición el cargo. El papa acepta el ofrecimiento y el cardenal, tras pasar por Bayona y Lisieux es incorporado a la curia pontificia donde permanece hasta el año 1937.
Era un erudito que alardeaba de tener tres doctorados, y , cuando una vez al año, se dedicaba al trabajo social, trabajaba tan duramente como cualquier párroco. En 1931 no había cumplido aún los 50 años, y estaba en la cúspide de su carrera. Su carta pastoral empezaba con un elogio a Alfonso XIII y terminaba con estas amenazadoras palabras " Si permanecemos quietos y ociosos y nos dejamos ir hacia la apatía y cortedad; si dejamos abierto el camino a todos aquellos que intentan destruir la religión o si esperamos la benevolencia de nuestros enemigos para asegurar el triunfo de nuestros ideales, no tendremos ningún derecho a quejarnos cuando la amarga realidad nos muestre que hemos tenido la victoria en nuestras manos, pero que no hemos sabido luchar como intrépitos guerreros dispuestos a sucumbir gloriosamente...
Cardenal Segura 1931.


L’ODI DEL FRANQUISME CONTRA CATALUNYA


El dia 9 d’abril de 1938, quan feia gairebé dos anys que durava la guerra d’Espanya, Manuel Carrasco i Formiguera era afusellat a la ciutat de Burgos. Havia estat fet presoner, a primers del mes de març de 1937, per les forces navals del general Franco, en apres- sar la nau mercant basca Galdames, en què Carrasco, amb la seva família, es traslladava de França a Bilbao, la capital del govern au- tònom d’Euskadi. Empresonat al penal de Burgos, al cap de cinc mesos va ser jutjat en un consell de guerra sumaríssim i condem- nat a mort. Després de viure més de set mesos d’angoixa, pendent d’un possible indult o d’un canvi de presoners —que havien de- manat, entre d’altres, algunes de les més importants personalitats catòliques del món—, va ser afusellat a Burgos.
L’afusellament de Manuel Carrasco i Formiguera ordenat pel mateix general Franco, per les circumstàncies que en ell concor- rien, és un dels fets que contribueixen a explicar què ha estat el franquisme. Per això, sense conèixer-lo no es podrà comprendre, en tota la seva profunditat i abast, un dels aspectes fonamentals de la guerra d’Espanya i del règim franquista: l’odi contra Cata- lunya i contra tota expressió de catalanitat.
Carrasco i Formiguera era una personalitat catalana que no podia pas ser qualificada de «roja». No era anarquista, ni comu- nista, ni socialista, i ni tan sols era home d’esquerra. En les elec- cions generals del 16 de febrer de 1936, ni ell, ni el partit polític en el qual militava, Unió Democràtica de Catalunya, no havien format part del Front d’Esquerres de Catalunya, coalició electo- ral equivalent al Front Popular d’Espanya. Políticament, era re- publicà, nacionalista català i el dirigent més popular del partit català d’inspiració democratacristiana, fundat a finals de l’any 1931.1 Era també conegut com un home profundament cristià; sent diputat a les Corts Constituents de la República espanyola, s’havia destacat per la seva defensa de l’Església catòlica, i dels ordes i congregacions religiosos, i, molt especialment, dels jesuï- tes, dels quals havia estat alumne i continuava sent un gran amic i defensor. Precisament, la seva defensa dels jesuïtes a les Corts Constituents de la República, que es va fer famosa, provocà que Carrasco i Formiguera sofrís persecució, a Barcelona, durant els primers mesos caòtics que seguiren a l’alçament militar del juliol de 1936, per part de grups d’anarquistes de la FAI i d’altres ex- tremistes, que posaren talment en perill la seva vida, que l’obliga- ren a expatriar-se i traslladar-se a viure al territori d’Euskadi.


Tanmateix, a despit d’aquests antecedents, Carrasco i Formi- guera —fet presoner quan per segona vegada es dirigia a Euska- di, per via marítima—, va ser condemnat a mort i executat per or- dre personal del general Franco, que es presentava davant el món com a defensor del catolicisme i propulsor de l’anomenada Santa Cruzada. Quina raó explica l’afusellament d’aquest destacat catò- lic català? La mateixa que explica, per exemple, l’afusellament de sacerdots bascos pels franquistes: l’odi del franquisme contra la identitat nacional dels pobles de Catalunya i d’Euskadi.
La majoria d’historiadors i comentaristes de la guerra d’Es- panya han oblidat fins ara que una de les causes principals que desencadenaren l’alçament militar va ser precisament la decisió del feixisme espanyol i de la dreta més reaccionària d’Espanya d’a- cabar per sempre més amb la personalitat nacional dels pobles català, basc i gallec. Aquest oblit és greu, car, sense tenir-ho en
compte, no es pot arribar a comprendre la realitat total d’aque- lla guerra.2
Ser catalanista, ser nacionalista català, ser simplement auto- nomista, als ulls dels franquistes equivalia a ser separatista, i ser separatista era el major crim que es podia cometre. Per aquest crim —segons ells—, no podia existir ni pietat ni perdó. Així ho declarava el segon punt del programa del partit Falange Españo- la y de las JONS, que el nou Estat franquista va adoptar, en dir: «Todo separatismo es un crimen que no perdonaremos». Per això, l’escriptor falangista García Venero, en plena guerra, podia escriure, sota el pseudònim de Tresgallo de Souza, els mots següents:


El separatista es el español de geografía, el español irremediable. Todos los demás españoles, con tal que no hayan delinquido, pueden salvarse, espiritualmente. Quien no puede salvarse es el separatista. Éste se halla condenado, moral y materialmente. Para el separatista, no podemos sentir piedad. Es la bestia negra del drama español.


Per Manuel Carrasco i Formiguera —com per tants altres milers de catalans, bascos i gallecs, que volien la llibertat nacional de llur poble—, el franquisme no va sentir cap mena de pietat.


Cuando los concejales elegidos en 1931 salieron al balcón de la Plaza Sant Jaume, no solo se oyó La Marsellesa y Els Segadors, el himno nacional catalán, sino también gritos que pedían una república catalana independiente. Lluis Companys, lugarteniente de Maciá, un joven abogado que se había hecho una reputación en los años 20 defendiendo a anarquistas y cobrando honorarios simbólicos, proclamó la re´pública como " la República Catalana"; y una hora más tarde, desde el mismo balcón, Nicolau  D´Olwer, Marcelino Domingo( ambos catalanes de nacimiento) y Fernando de los Ríos hicieron un viaje precipitado a Barcelona para persuadir a Maciá a que esperara la aprobación de un estatuto catalán de autonomía por las nuevas Cortes, que iban a ser elegidas inmediatamente. Maciá accedió, a pesar de que Barcelona estaba en sus manos. Indudablemente demostró prudencia al ser paciente, puesto que los los habitantes de Barcelona no eran, ni mucho menos, todos catalanes; más de un tercio de la población de la ciudad habían nacido fuera de catalunya. Y no podían adivinarse sus opiniones políticas.
La luna de miel de la nueva República duró un mes. durante este tiempo, la República salía caricaturizada en la prensa como " la niña bonita", en la linea de la feliz Marianne del otro lado de los Pirineos; había aparecido por primera vez en 1812 representando la Constitución de Cádiz. El gobierno hizo planes para unas elecciones en Junio de las que saldrían unas Cortes provisionales. Estas aprobarían una constitución. Entretanto, la bandera roja y gualda de la monarquía fué sustituida por una tricolor, roja, amarilla y morada; el himno nacional pasó de ser la Marcha Real al Himno de Riego ( el himno de los constitucionalistas en 1820); y muchas calles fueron bautizadas de nuevo con nombres de resonancia republicana.
Lluis Companys, que se convirtió en el primer gobernador civil republicano de Barcelona, destruyó los archivos policiales, en los que figuraban tanto anarquistas como delincuentes comunes. El gobierno hizo públicos unos proyectos para la construcción de miles de nuevas escuelas primarias, y el 6 de Mayo, decretó que a partir de entonces la instrucción religiosa ya no sería obligatoria en las escuelas del estado; aunque  "podría darse" a los niños cuyos padresla solicitaran. Este cambio era sorprendente en España.
Los enemigos de la República, sin embargo , ya se estaban agrupando. Los anarquistas se aprovecharon de la actitud benébola de Maciá para ellos y el bandazo antiautoritario del país para saldar algunas viejas cuentas en Barcelona, a pesar de que su directorio nacional se había declarado contrario a una vuelta al terrorismo.
Mientras tanto, la República no hizo ninguna purga en la administración nacional ni local, ni en la policía, el profesorado o las representaciones  del gobierno. La judicatura siguió siendo la misma. Y lo mismo, desde luego el ejécito. Esta combinación de políticos inexpertos y reformistas con una estructura gubernamental conservadora presentaría muchas dificultades.
Además, aunque la gran depresión había sido menos dura en España que en los países industriales más avanzados, también presentó en este país grandes dificultades, especialmente en el terreno minero.
A lo largo de 1931 empezarían a notarse los efectos de la depresión en catalunya. Entretanto, el regreso de muchos trabajadores del extranjero, particularmente de América, exacerbaría el paro en las regiones más pobres, como Galicia y Andalucía. En el campo, el paro siempre sería doblemente duro que en las ciudades ,aunque se notara menos. Y por entonces en España no había subsidio de paro, y los servicios sociales en general eran rudimentarios, en comparación con los que existían en el norte de europa. Finalmente , el primer estallido de la contienda que continuaría hasta la guerra civil fue la grave pero violenta pastoral del cardenal Segura, arzobispo de Toledo y primado de la iglesia española, hecha pública a principios de Mayo.
Este resuelto primado combinaba la inteligencia con la obstinación. Obispo a los 35 años, había sido trasladado desde su oscura diócesis de extremadura por intervención especial de rey.

1 comentario:

Miquel dijo...

Cuanto menos...interesante...muy interesante ¡¡¡