LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

29 de novembre de 2010

BARCELONA Y CATALUNYA EN LOS AÑOS 30- DESPUÉS DE AYER HABER GANADO LAS ELECCIONES CATALANAS CIU, CON ARTUR MAS 30-11-2010--- 1ª PARTE.

MI VIDA Y MI HISTORIA.


En los años 30, la clase trabajadora española comprendía ocho millones de personas, de una población de 24 millones.Alrededor de cuatro millones y medio(54,5 %) trabajaban la tierra; y los socialistas, de momento, tenían pocos seguidores entre ellos, aunque pronto los tendrían. Los socialistas tampoco tenían muchos adeptos en Catalunya, donde estaban concentradas casi tres cuartas partes de la industria española. Pero, aunque tenían pocos miembros en las mayores industrias de España  los 300.000 que trabajaban en la industria textil- contaban con un considerable apoyo entre los 270.000 obreros de la construcción, los 200.000 que trabajaban en la industria alimentícia, los 100.000 mineros y los  120.000 obreros metalúrgicos. También tenían fuerza entre los 60.000 trabajadores transportistas y entre el medio millón, aproximado de artesanos.
El último miembro del gobierno republicano de 1931 era un historiador clásico catalán, Lluis Nicolau D´Olwer...


Que fué ministro de
Economía Nacional.
Aunque había sido activo en la política catalana de los años 20, era menos político
profesional que cualquier otro miembro del gobierno; su inclusión en él no tenía más objeto que satisfacer a los gobiernos catalanes.Como economista, se decía de él que era un  "Gran Helenista".
Cinco de los miembros de este gobierno tenían un atributo en común; eran fracmasones y por consiguiente, sus enemigos conservadores sospechaban que tenían lealtades antiespañolas.
En el siglo XIX, la mayoría de los liberales españoles habían sido miembros de una u otra de las logias masónicas que, introducidas en España en el siglo XVIII, se habían extendido mucho durante las guerras napoleónicas. En el siglo XX, las personas de ideas progresivas, tanto en España como en el resto de Europa, se sintieron obligadas a ingresar en una logia, sobre todo como postura personal. Aunque al ingresar suscribían los principios de la revolución francesa de libertad, igualdad y fraternidad, los masones, sin embargo, constituían una sociedad secreta sin una verdadera política. Pero la masonería española,aunque no tuviera objetivos políticos claros, era antirreligiosa y anticlerical. como en españa el no creer en dios era un acto con consecuencias políticas , los eclesiásticos y las personas de derechas creían que la masonería era una conspiración internacional diabólica, organizada en Londres, cuya finalidad era implantar el comunismo ateo. Los jesuitas consideraban especialmente perversa a la masonería, porque veían en sus ritos secretos una parodia profana de su propia orden. semejante hostilidad, naturalmente, solo sirvió para aumentar el carácter secreto de los masones. Pero no por esto los masones de españa tuvieron un frente político definido. pede que los masones franceses financiaran el anticlericarismo en otros países y las logias españolas hubieran actuado como centros de conspiración contra Primo de Ribera. Pero , más adelante, hubo divisiones entre ellas. Algunos generales como Goded, Queipo de Llano y Cabanellas, pertenecían a una logia militar, muchos de cuyos miembros eran fervientes republicanos.
El problema de catalunya era el primero que tenía que afrontar la nueva República. Las cuatro provincias de Catalunya habían disfrutado de un pasado medieval de próspera independencia y preeminencia comercial. La industrialización y la reducción del analfabetismo en el siglo XIX, como hemos visto crearon un deseo de autonomía que al verse frustrado, se convirtió en un movimiento nacionalista. Más rica que cualquier otra parte de la península, con una estructura de clase moderna y una cultura mediterránea, catalunya podría haber prosperado dentro de un Estado federal español. Necesariamente tenía que ser rebelde dentro de la estrucctura borbónica, centralizada y carente de imaginación. La hostilidad al librecambismo y el deseo de proteccionismo tuvieron una parte en la aparición del nacionalismo catalán. Los catalanes, además, se consideraban un " miembro vital " ligado al " cuerpo moribundo " de Castilla.
El catalanismo, sin embargo, debía su fuerza a una combinación de esta interpretación económica con un renacimiento literario manifiesto en los Juegos Florales, que habían empezado en 1859, las competiciones poéticas en Catalán, así como en la obra de varios poetas, encabezadas por el sacerdote romántico Verdaguer.
En los primeros años del siglo XX,la importancia económica de Catalunya aumentó gracias al desarrollo de la energía hidroeléctrica en los Pirineos Orientales.
Desde catalunya se hizo llegar la energía hidroeléctrica a Madrid y Valencia, mientras que el suministro eléctrico en esta zona se concentró en la gran companía de propiedad y financiación norteamericana La Canadiense (Barcelona Traction Company).


Los jardines de las tres chimeneas en el Paralel...


Plaça españa, al fondo las chimeneas del paralel.


Mientras tanto, monjes del monasterio benedictino de Montserrat traducían  la Biblia al catalán, de las imprentas catalanas salía un alud de literatura original y traducida, se compilaba un voluminoso diccionario y se fundaban muchos periódicos. El catalán se hablaba más que nunca y se convirtió en el idioma habitual en los ay-untamientos...
Las excursiones para redescubrir el país catalán, el culto a la danza nacional, la sardana, la creación de coros populares, e incluso la adopción de una divinidad nacional (La Mare de Déu de Montserrat) fueron las manifestaciones culturales de un fuerte nacionalismo político que, a pesar de todas las contrariedades, en 1931 contaba con la lealtad de la mayor parte de la clase media catalana. La iglesia apoyaba hasta cierto punto al movimiento catalán, en gran medida por la razón negativa de que el catalanismo era antiliberal del mismo modo que todos los movimientos regionalistas lo habían sido alguna vez. Pero el federalismo en el que podría encajarse fácilmente el catalanismo era, no obstante, más de izquierdas que de derechas.
En catalunya había una multitud de partidos políticos, todos ellos dominados por personas que, en mayor o menor medida, rechazaban la autoridad del Estado unitario castellano. Ningún partido había podido actuar en tiempos de Primo de Ribera, ni en Catalunya ni en ninguna parte. Incluso habían sido cerrados los centros del prometedor partido de la burguesía catalana, la Lliga Regionalista. Pero el triunfo de los antimonárquicos en las elecciones municipales de abril de 1931 en Barcelona había sido incluso mayor que en ningún otro sitio. Además Esquerra, un nuevo partido cuyo jefe era un anciano coronel, honorable y romántico , Francésc Maciá, "L´Avi ", que se había pasado la época de la dictadura de Primo de Rivera conspirando en Francia, en América Latina y hasta en Moscú. aperte su jefe, la esquerra era un partido de intelectuales, de pequeños comerciantes, que representaban a la clase media baja de Barcelona.
Hacia 1930, los industriales catalanes, se habían asustado con la actuación de los anarquistas en sus fábricas entre 1917 y 1923, y ante el fracaso de tantas empresas valientes , se aliaron con derechas ortodoxas españolas. La clase alta catalana, en tiempos había esperado regenerar a españa mediante el resurgimiento de Catalunya. Su jefe Cambó, había combatido a los antiguos caciques  locales a principio de siglo.Pero ahora combatía a las izquierdas y a los radicales. en varias ocasiones, el movimiento catalán había unido a izquierdas y derechas en la causa nacionalista.


http://www.wefer.com/w5/fgc/kfgc600-a.htm