LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

24 de noviembre de 2010

BARCELONA ALMACENES EL ÁGUILA C/ PELAYO, PLAZA UNIVERSIDAD, 6-06-1981


Escaparate de la compañia Telefonica en los Almacenes El Aguila


INCENDI DELS MAGATZEMS EL AGUILA.
6 de Juny del 1981

MI VIDA Y MI HISTORIA


Me acuerdo cuando ...ya lo he contado anteriormente, la calle Pelayo era el centro de compras de mucha gente en los años 50-60 y los almacenes El Águila, fueron de los primeros grandes almacenes, yo era pequeña y veníamos de Sabadell, Mi tía Júlia, mi madre y yo y esos almacenes eran antiguos entonces pero se compraban cosas baratas y volvíamos en tren muy cargadas siempre lo recuerdo...En la misma acera estaban calzados Segarra, unos zapatos que te destrozaban los pies y los zapatos seguían nuevos ja, ja, ja.


Barcelona - 06/06/1981


Falta total de medidas de seguridad en los almacenes incendiados en Barcelona

Un espectacular, incendio destruyó ayer el edificio que durante años albergó los conocidos almacenes El Aguila, de Barcelona, aunque afortunadamente no hubo que registrar víctimas. Según nota oficial del cuerpo de bomberos, la rápida propagación del fuego se debe a la «carencia total de adecuadas medidas de seguridad», tanto por insuficiencia de extintores como por almacenamiento irregular de géneros de fácil combustibilidad. La estructura era metálica, sin protección alguna antifuego. Las partes del edificio que permanecen en pie amenazan desplomarse. El fuego se inició sobre las 12.20 horas. Un testigo presencial, Jorge Gavín Royo, relató a este periódico cómo a esa hora había visto desde la calle que había fuego en una planta del edificio. «Avisé», manifestó, «a un taxista y a una empleada del establecimiento, pero creo que no se lo creyeron. La verdad es que se tardó en avisar a los bomberos, quienes llegaron veinte minutos más tarde».El edificio de los almacenes El Aguila tiene cinco plantas, cuatro de las cuales estaban en desuso y servían de almacén. Sólo la planta baja efectuaba venta directa al público. Se trata del establecimiento Premini, dedicado a la venta de género rebajado y de grandes remesas, principalmente de prendas de confección.
A la hora de iniciarse el incendio se encontraban en el local alrededor de un centenar de personas. Todas ellas pudieron salir ordenadamente y ninguna sufrió daños.
El fuego se propagó rápidamente de las letras del cartel iluminado que da nombre al edificio a las plantas tercera y cuarta. Una falta de presión en las bocas de riego de la plaza de la Universidad hizo que los bomberos no pudieran atajar el fuego con premura y facilitó la rápida propagación del incendio. Ello fue debido a que en un sótano de un inmueble cercano hubo una inundación de agua producida por un escape horas antes del incendio. La compañía de aguas de Barcelona cortó el suministro y ello originó un descenso en el caudal de las bocas de riego.
Mientras el incendio adquiría grandes proporciones, el tráfico de la zona fue cortado y una densa columna de humo, de más de cuarenta metros de altura, era visible sobre el edificio desde diversos puntos de la ciudad. Veinticinco minutos después de iniciados los trabajos, los bomberos se retiraron del interior del edificio, a la vista de que la acción, del fuego había debilitado la estructura y amenazaba ruina. No tardó mucho en desplomarse parte de la fachada y de una cúpula que sostenía una estatua de bronce que representaba un águila de grandes proporciones.
A partir de este momento, los o trabajos de extinción se complicaron. Los bomberos sólo pudieron trabajar desde el exterior y con dificultad. En su informe, el cuerpo de bomberos señala la carencia total de medidas de seguridad. Los bomberos señalaron también anoche que la propiedad del edificio no podía alegar desconocimiento del estado en que se encontraba el inmueble, ya que hace meses fue advertida por el cuerpo de bomberos de la insuficiencia de medidas de seguridad.
El edificio de El Aguila había sido subastado en varias ocasiones. La última de ellas fue en enero de 1981. La empresa que explotaba ,los almacenes fue a la quiebra y, según fuentes municipales, la propiedad actual poce podía hacer con el edificio. Las citadas fuentes señalaron que había habido dificultades por parte de los bomberos para establecer quién era el actual propietario. Señalaron también que hasta no hace muchos años el principal accionista de El Aguila fue el financiero Julio Muñoz Ramonet, implicado en presuntos delitos de estafa.
Un importante industrial textil barcelonés, Raimundo Gutiérrez García, de 46 años, casado, padre de tres hijos, se halla en paradero desconocido desde el pasado fin de semana. La policía no descarta que el empresario haya podido ser secuestrado, ya que, al parecer, la familia ha recibido una carta de los supuestos autores de la acción, acompañada por una foto del industrial, en la que se ve a éste leyendo un periódico del pasado domingo. La carta recibida por la familia no concreta, sin embargo, ninguna solicitud de rescate, y sus autores se limitan si comunicar que transmitirán nuevos mensajes a los familiares. Uno de los hijos del industrial desaparecido negó anoche a la agencia Europa Press que se tratara de un secuestro, aunque no aclaró en qué datos basaba su negativa, ni mencionó la carta que según diversas fuentes ha recibido la familia.Las investigaciones policiales, que corren a cargo del grupo sexto de la Brigada Regional de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona, estaban ayer en un punto caracterizado por la comprobación de datos personales y profesionales de la presunta víctima, así como de sus familiares y profesionales más próximos. Juan Miguel Cabré, representante legal de la empresa Ramani, propiedad de Raimundo Gutiérrez y de sus hermanos Nicolás y Mariano, explicó ayer que no quería hacer ningún tipo de declaraciones sobre "la extraña desaparición de Raimundo".
La policía ha iniciado sus investigaciones actuando como si estuviera comprobado que se trata de un secuestro, por temor a que se repita el caso de María Teresa Mestre, que inicialmente fue considerado por algunos sectores como un simple montaje, pese a la insistencia de sus familiares en que se trataba de un secuestro, tal como acabó comprobándose de manera trágica.
Los pocos datos que existen sobre la desaparición de Raimundo Gutiérrez García indican que el pasado jueves abandonó la sede social de su empresa, situada en la calle de Trafalgar, número 36. Nadie más volvió a verle. El viernes llamó a sus familiares por teléfono, pero el sábado y el domingo la familia dejó de recibir noticias.
El pasado lunes, una carta depositada en el buzón de la empresa sacó de dudas a sus familiares. El texto escrito por los presuntos secuestradores estaba acompañado de una fotografía polaroid del desaparecido, en la que éste aparece leyendo un periódico del domingo y con un aspecto externo normal. Un texto autógrafo del propio desaparecido afirma que se encuentra secuestrado, y, aunque los autores de la acción no piden ningún rescate, amenazan con represalias si el caso es denunciado a la policía. Los familiares, sin embargo, acudieron de inmediato al juzgado de guardia, donde denunciaron el caso.

Empresario polémico

Considerado como uno de los industriales textiles barceloneses más importantes, Raimundo Gutiérrez tiene, al parecer, bastantes enemigos personales, fruto de su audaz política empresarial. Fuentes del Gremio de Detallistas, al que pertenece el desaparecido, informaron ayer a este periódico que "Raimundo Gutiérrez es un empresario normal, cuyos negocios no presentan ninguna irregularidad a primera vista". "Vendía prendas con etiqueta propia, pero esto lo puede hacer cualquier persona que pague un incremento del 25% sobre la licencia fiscal de comercio", añadieron las citadas fuentes. No obstante, para otros sectores textiles, una parte de las prendas que comercializaba era de fabricación propia dentro del terreno de la llamada economía sumergida, puesto que su empresa no estaba registrada como fabricante textil.Las mismas fuentes aseguraron que "como industrial lo desconocemos, y la única información que tenemos de Raimundo Gutiérrez son sus abundantes pedidos a talleres del sector", señalaron fuentes de la confección. Otro medios consultados dijeron que el empresario secuestrado manejaba mucho dinero en efectivo, que pagaba al contado, y le gustaba llevar sus negocios de forma directa.
Otros proveedores del secuestrado confirman que es una de la pocas personas que abona sus pedidos al contado y, al mismo tiempo, señalan que es un comerciante hábil. Raimundo Gutiérrez se dedica básicamente a hacer de intermediario entre detallistas y fabricantes. Además de ser el propietario de la firma Ramani contaba con una red de boutiques en Barcelona y la Costa Brava.
El empresario secuestrado había alquilado dos plantas de los desaparecidos almacenes El Águila, sitos en la plaza de la Universidad de Barcelona, antes de que se produjera el incendio que los destruyó. Los mencionados almacenes se encontraban cerrados a consecuencia de un pleito y Raimundo Gutiérrez llegó a un acuerdo con los síndicos de la quiebra.

           Almacenes el Águila , 1958, enfrente . Izq, las sillas del Bar Estudiantil y la boca del metro...





ALMACENES EL SIGLO, EN CALLE PELAYO AÑOS 1920



































7 comentarios:

Maria Pardo Gómez dijo...

Muchas gracias por este artículo, he llegado aquí buscando información sobre los almacenes El Águila. Recuerdo estar viendo el incendio desde la Plaza Universidad, yo era muy pequeña, solo tenía 5 años, supongo que por eso se me quedó grabado. Entonces vivía en la calle Casanova con Gran Vía, así que era parte de mi barrio. Un saludo :)

trinidad dijo...

Muchas Gracias, Maria Pardo:
Siempre es una grata alegría el comentario de una persona anónima, Gracias Mª Trinidad

Suskiin dijo...

Como María, yo también he llegado aquí buscando información sobre los almacenes El Aguila, donde de pequeña, en los años 70, había llevado mi carta a los Reyes. Gracias por la información y por las fotos!!!

Suskiin dijo...

Como María también he llegado aquí buscando información sobre los Almacenes El Aguila, donde yo llevaba la carta a los Reyes allá por los años 70. Gracias por la información y las fotos!!!

Mª Trinidad dijo...

Me alegro que te gusten, hay más post, sobre almacenes, en la barra de arriba, escribes lo que quieres buscar, y ya verás, Felices Fiestas...!!!

San Gervasio dijo...

Los entonces famosos almacenes "El Águila" y "El Siglo", ambos propiedad del grupo Muñoz Ramonet, acabaron siendo pasto de las llamas ... que casualidad !

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Y a cobrar del seguro...!!!
Gracias San Gervasio.