LinkWithin

http://mtvo-bcn.blogspot.com.es/

9 de octubre de 2010

Nureyev & Fonteyn Romeo&Juliet


MI VIDA Y MI HISTORIA.



Última aparición pública de Rudof Nureyev...tanto como bailó y ya no podía caminar...









SU PIÉ...

Vestido de Rodolfo Valentino, y fotografiado por ANDY WARHOL.










En Saint Tropez, año 1962.















SU PIÉ ES UN POEMA...



















SU TUMBA...






































Vio la luz el 17 de marzo de 1938 a bordo de un tren que recorría la región del lago Baikal, en Rusia; es por eso que sus biógrafos dicen que la vida de Rudolf Nureyev, el más grande bailarín de su generación, estuvo desde el comienzo signada por el movimiento. Desde muy joven se sintió atraído por la danza, y comenzó a practicarla en compañías de folclore como amateur; posteriormente ingresó en la célebre escuela de Kirov, en Leningrado, donde fue el alumno preferido del reconocido maestro Alexander Pushkin.Cuando tenía 23 años, mientras la compañía que integraba se encontraba de gira en París, el bailarín pidió sorpresivamente asilo en el aeropuerto de Orly. Según sus propias palabras, la Unión Soviética le “estaba quedando chica”. Momento claveEn 1962 sucedió un hecho que tendría enorme importancia en su vida y en su carrera profesional: Margot Fonteyn, ya consagrada estrella del Royal Ballet, le propuso unirse a ella como partenaire. Como la bailarina ya tenía 43 años y estaba próxima a retirarse, muchos pensaron que la pareja no perduraría en el tiempo. Sin embargo, durante casi 15 años fueron los protagonistas excluyentes de las presentaciones del Royal Ballet y -según los rumores- lanzaron a la frustración a decenas de figuras que esperaron en vano su oportunidad de saltar al estrellato dentro de la compañía. El magnetismo de la pareja y su atracción sobre la platea eran tales que, después de una función en Viena, llegaron al récord de 89 llamadas a escena para recibir la ovación del público.La mentalidad abierta del bailarín lo impulsó a abarcar un amplio espectro de personajes; fue un gran cultor del célebre Balanchine, y su interpretación de “Apollon Musagète” fue antológica. Nureyev fue alternando con el tiempo papeles del repertorio tradicional con otros que fueron especialmente preparados para él por coreógrafos contemporáneos. A medida que sus posibilidades técnicas se fueron reduciendo por el paso de los años, el bailarín comenzó a incursionar en otras vertientes artísticas. Además del cine (actuó a las órdenes de Ken Rusell en “Valentino” y junto con Nastassja Kinsky en “Exposed”) realizó un gran número de trabajos como coreógrafo y también se desempeñó como director del Ballet de la Opera de París, entre 1983 y 1989. No fueron pocas las polémicas que despertó porque el directorio del que dependía objetó los seis meses al año que se tomaba para salir de gira con su propia compañía, además de las quejas de los bailarines de la Opera, cansados de los continuos desplantes y los caprichos del director.Temperamento inestableCuando algo lo disgustaba, la furia de Nureyev era incontrolable; a lo largo de su carrera dejó plantada a más de un platea colmada porque algún detalle no era de su agrado. No soportaba la falta de profesionalismo y de disciplina, y detestaba la negligencia. Pero siempre, su amor inclaudicable por la danza y su férrea concepción del compromiso del bailarín atenuaban todos los aspectos irritantes de su compleja personalidad. Los estudiosos de la danza clásica coinciden en señalar a Nureyev como el responsable de haber logrado una transformación histórica en el arte del ballet; desde el ocaso de Nijinsky, ningún bailarín había logrado el impacto que alcanzó Nureyev gracias a su descomunal talento, a su técnica perfecta y a su capacidad de subyugar al público con su expresividad. Su presencia en el escenario ayudó a desterrar la idea de que el bailarín era sólo un partenaire de la mujer y lo elevó al mismo grado de importancia.Hace 15 años se extinguió la vida de un artista notable, de un bailarín que dejó una huella imborrable en la historia de la danza.

No hay comentarios: